Vibraciones y memorias

¿Alguna vez has encontrado una manera de hacer las cosas que te ayuda a sentirte mejor, y que con el tiempo se hace “tu estilo”? Ho’oponopono para mí es la herramienta que fácilmente colabora a que la vida proceda desde una zona de menos carga mental. Si estás buscando el décimo premiado, la pareja ideal, el alma gemela (que esto da para una gran charla), si te obsesiona tener el trabajo que deseas, que cambien los demás, que tu familia te acepte, que, que, que… Entonces creo que ninguna técnica espiritual puede ayudarte. Primera regla básica y vital en cuanto nos ponemos manos a la obra con nuestro desarrollo personal y álmico es soltar cualquier expectativa. Incluso siento que la famosa ley de la atracción se basa en tener expectativas, y de algún modo esto no acaba fluyendo en armonía. A corto plazo puede que funcione, pero la energía vendrá de nuevo como el primer pensamiento que tuvimos, si fue desde una zona egoíca, los sueños caerán como un castillo de naipes. Por supuesto, cada ser humano desea cosas, yo también quiero tener cosas, pero si no cuidamos la vibración donde nace esa demanda, la oferta puede que sea la no esperada.

Para mí Ho’oponopono es la técnica espiritual que mejor se adapta al día a día, solo necesitas de práctica mental, no has de desplazarte a ningún lugar, ni hacer rituales estrambóticos, ni sacrificios a los Dioses que se le ocurran al ego, no hay penitencias, solo se requiere de un compromiso personal, que venzas la pereza y asumas la responsabilidad de que el inconsciente es de todos, estamos todas las personas allí metidas. La  práctica  consiste en repetir mentalmente las palabras canalizadas por Mornah Simeona, o del doctor Hew Len, o Joe Vitale, incluso de precursores del Ho’oponopono que también han añadido sus propias palabras canalizadas para limpiar el inconsciente y todas las memorias compartidas. Personalmente me gusta repetir “Gracias, te amo” y también tiro de “Suelto y confío”. Cuando empiezas a desarrollar esta técnica, en poco tiempo ciertas cosas cambian, puede que tu jefe deje de ser tan estricto contigo, o que de repente un día tu madre te llama por teléfono (cuando no es lo habitual), o ya no te enganchas en las conversaciones con tu hermana, o sientes el valor y la fuerza de cerrar página con alguna situación en concreto que te generaba sufrimiento… Muchas veces el milagro no es directamente en primera persona, sino que un día te enteras de que a un amigo le han renovado en el trabajo, o que en el colegio de tu hijo te dan facilidades y fluye la armonía, o la persona que camina cerca de tí por la calle se encuentra un billete de 50€ tirado en el suelo… La limpieza de memorias hace que las posibilidades de futuro que resuenan con el nivel de consciencia que tengamos en ese presente, sean más amorosas, como un soplo de aire fresco, como un rayo de luz expandiéndose, sí así lo queremos y decidimos por los caminos que elegimos caminar.

También puedes hacer tu propio Ho’oponopono, recuerdo cuando me topé por primera vez con esta técnica ancestral hawaina, que lo pasé por mi escáner de detective, como todo con lo que me encuentro en la vida, y un día, mientras iba de paseo se me ocurrió repetir mentalmente palabras que para mí resonaban en positivo. Empecé con “bonito”, y a los pocos metros y minutos de estar repitendo esa palabra mentalmente, frente de mi caminaba una familia, el padre besaba a su hijo, y éste sonreía todo el rato. Esa imagen se quedó grabada en en mi corazón y desde ese instante supe que Ho’oponopono había aparecido en mi vida (de nuevo) porque ya estaba preparada para ello, solo tenía que darle la oportunidad de creer en su alquimia, que es la magia  de la divinidad, y de seguir sembrando y cultivando la fe en mi.

He llevado la palabra Ho’oponopono a mi microscopio numerológico, me es fascinante encontrar “secretos” en vocablos que nos suelen ser tan rutinarios e insignificantes, para mi esto es absoluta belleza. Con cada práctica que realizo poniendo a prueba mis conocimientos sobre numerología, más me convence que la letra O tiene el mismo significado que el número 0. A veces me suelo encontrar que donde hay la vocal O también resuenan vibraciones maestras, como ocurre con el número 0. Es muy interesante, al menos para mi, jeje.

HO’OPONOPONO se compone de la vibración prima 5/14 que nos habla del movimiento de la vida, de los cambios, de estar en el presente, de fluir, se nutre de un 1 y un 4 que simbolizan el empuje, la alquimia, la magia personal cuando hay orden y equilibro entre mente-cuerpo y espíritu, de construir la vida que queramos experimentar. Pero, me quedo con el mensaje que representa al número 14 como arcano mayor del tarot: la Templanza. El dibujo de esa carta es precioso, un ángel sobre agua con dos copas en las manos. Nos creó la divinidad, con una mente muy activa que no reconoce en sus programas las alas (que simbolizan nuestro poder de crear) que nos conectan con los sueños, con lo místico, esas copas caracterizadas en la carta que buscan el balance a las emociones, en calma, pero con una pose de saltar fuera de la zona de confort, sin miedo. Templanza vibra en 9/36, la guía interna, la introspección, el caminar con uno mismo… La verdad, es que practicar Ho’oponopono a mi mente templa, jaja.

Ho’oponopono resuena mucho con la vibración 6, que nos habla del amor incondicional, de la autoestima, de la confianza, de no engancharse emocionalmente, con menor intensidad las vibraciones 7 y 5, que nos recuerdan el camino a la consciencia, que tú y yo somos lo mismo, que la vida es ahora, este instante, que nos comuniquemos con y desde el amor, que no huyamos de nuestras responsabilidades. Que compartamos y hablemos de consciencia y amor.

Ho’oponopono es universal pero no todas las mentes aceptan el dejar de juzgar.

 

 

Vanesa

Numeróloga, Terapeuta Transpersonal

Publicaciones

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
YouTube
× ¿Cómo puedo ayudarte?