The Winter is Coming V2.0

En este post rescato parte de una publicación que escribí a principios de septiembre en la que me aventuré a hablar sobre las vibraciones predominantes en los meses que quedan para acabar el año 2020, y en el primer mes del año nuevo 2021, con una mirada reciclada a día de hoy.

A partir de mañana, que será viernes 16 de octubre, cambiarán las medidas preventivas por la situación actual a drásticas nuevamente. No estoy aquí para juzgar la mente de nadie, y voy a intentar no tropezar con la misma piedra que me hizo caer hace unos meses. Los inputs del exterior no dejarán de asomar por tu ventana para que salgas a engancharte y a tomar partida de esta batalla de egos. A nivel colectivo no podemos hacer mucho porque primero hay que hacer con un@ mism@. Si en tu manifestación hay rabia solo consigues empoderar más si cabe lo que tienes delante de tí. Comprendo que puedas sentirte impotente, desesperad@, de los nervios, yo también me he sentido así. Pero vibrar desde el nivel del conflicto no puede resolverlo si esperas un cambio a mejor. Es evidente desde mi verdad, que no están por la labor de aportar luz al tema. Mucha gente se ha dejado las linternas en el garaje. Sumergidos en una pandemia política de una embergadura mundial, en la cual si abres la boca para decir tu verdad estás despedid@. Año 2020 donde ocurren cosas como castigar a las personas por pensar distinto al colectivo. Si hablas de salud mental, de bienestar y cuidado de las emociones para enfermar lo menos posible, o que sea llevadero, si das tu opinión sobre las vacunas, o la alimentación, el autismo, y de expandir consciencia, te censuran, se apoderan de tus publicaciones, e intentan desterrarte del espacio internauta. En cambio, si hablas de miedo, de muerte, de estudios que no han pasado su proceso de rigor, entonces te has ganado un sitio en el primetime.

No se a tí, pero a mi me perturba más pensar si tienen escondidos más virus modificados como este, un Gran Hermano no es meter a 10 personas en una casa con todo lujo y esperar a que tengan sexo, más bien es un experimento social donde solo juega el observador-a. Y quien mira sabe lo que hace, aunque sus intenciones no estén basadas en el amor incondicional, dado el presente que estamos experimentando puede que seamos como Truman en un show que desconocemos. Me perturba que cuando activo el teléfono móvil no tener ninguna notificicación y al desactivarlo me lleguen de golpe las notificicaciones. ¿Cómo, quién sabe que iba a dejar el teléfono en la mesita de noche? Esto es de película de Halloween total. Aunque cuando me perturbo, me inquieto y me doy el tortazo de nuevo de identificarme con la causa. Trabajo cada día en que nada ni nadie pueda tener control sobre mi mente. Requiere entrenamiento, práctica, constancia, honestidad, aceptación, flexibilidad, pero sobre todo dar acceso a esa parte que no piensa, que siente. Llámalo como quieras, corazón, alma, espíritu, consciencia, energía sabia… Por eso prefiero no pensar, evitar perturbarme y sentir más. Mi vida cambió cuando comencé a reconocer que sin aceptar esta parte más íntima y mística no podía ser feliz ni prosperar, cuando decidí que el intento de cambiar empezaba por desaprender, en renovar la programación interna, en que los esquemas que me hacía no fueran perfectos. Siento que mereció la pena dar esos pasos hacia mi independencia mental. Y sigue mereciendo la pena.

The Winter is Coming

2020 está siendo un año que psicológicamente nos está afectando a todos, de mayor o en menor medida, las vibraciones planetarias, las energías terrenales, y la densidad de todos los inconscientes nos están empujando a destapar rincones oscuros, sobre todo emocionales y personales. No hemos aprendido a vaciar el vaso antes de que nos sobrepase y aquí estamos, mes de octubre sin saber qué hacer con nuestras vidas ni qué creer del exterior.

Basándome en la numerología consciente y evolutiva con la que trabajo, he realizado mi propio estudio con las vibraciones predominantes para los meses de recta final en este 2020, y la posible tendencia energética con la que vamos a comenzar el año 2021. Astrológicamente en estos últimos meses de este inolvidable 2020 se va a liar parda, la influencia de planetas como Saturno nos recuerdan el llamado a seguir limpiando en nuestros corazones. Puede que te sientas roto, perdido, incluso cansado de todo lo que está ocurriendo actualmente, pero recuerda que el agua que va llenando tu vaso son tus emociones, una parte de tí necesita sentir la luz que te compone como ser completo y parte de la divinidad (elige el concepto en el que tú creas) de la que sumas. La influencia de los planetas que están muy cerca a la tierra están en movimiento retrógrado, el tiempo se experiementa como ir hacia atrás, lento y pesado. Es como volver a vivir historias del pasado con la intención de desbloquearlas, y que las energías puedan fluir libremente, sin presión ni densidad.

Octubre 2020/4 1/10 5/14 va a ser el mes de la “Templanza”, de buscar el equilibrio interior para que el exterior baile en armonía, un mes para gestionar las emociones, para ordenar ese armario donde apilamos todo lo que no sabemos donde poner, los secretos siempre quieren ser desvelados para ser acogidos desde el amor y la comprensión. Para decidir poner paz. Alinear conocimiento con bondad, mente y espíritu siendo el equipo de nuestro ser. Como energía 1 y 4 creo que podría ser un mes de bastante autoridad, de mucha-demasiada actividad mental que en los extremos puede hacernos estallar. Queremos seguir con nuestra vida, pero hay resistencia en muchos aspectos. El planeta Saturno puede regir con cierto anhelo y melancolía, tenemos aprendizajes pendientes sobre valores como la flexibilidad, y el perdón, sobre todo con un@ mism@, y esto se va a notar en el ambiente porque persiste la incoherencia y la ausencia de libertad. En generla vibran energías de autoridad, de querer seguir adelante pero con dificultad. Puede ser un mes donde se nos ponga a prueba con retos de no juzgar, de de ver más allá entre “lo bueno y lo malo”.

Noviembre 2020/4 11/2  6/15 la tendencia en este mes a nivel vibraciones no parece muy equilibrada. Representado por el arcano mayor El Diablo van a regir energías de sentirnos encadenados, de ser sumisos, de estar ciegos espiritualmente, de buscar culpables y no de tomar responsabilidades. Los conflictos exteriores serán el espejo del malestar interior, y después de este octubre donde posiblemente se huela el pesimismo, noviembre podría ser el mes de “querer justicia”. El enfrentamiento es la información de ausencia de amor. Quizás sea un mes donde las polaridades se puedan activar con demasiado calor, temperamento. Estaremos con la sensibilidad a flor de piel… También hay como un empuje en la búsqueda de posibilidades para subsanar la situación, queremos vivir, volver a sentir el placer saliendo sin toques ni normas, poder dar abrazos sin estigmas de asesin@s, volver a bailar en discotecas, pasear libremente sin mascarilla y con total acercamiento si uno lo desea. Noviembre por sí solo vibra en dar voz, en empezar a hablar, en utilizar la palabra. Podría ser un mes comparado a una baldosa que está quebrada. Será un mes apropiado para empezar a cultivar la autoestima y la autoconfianza.

Diciembre 2020/4 3/12 7/16 va a ser el mes que lo representa el arcano mayor la Torre, para acabar el año intuyo que va a ser duro. Hay que desprenderse con urgencia de todo lo que nos está evitando ser felices, de prosperar, de que salgan del castillo todas las cosas que nos complican para seguir evolucionando, y que nos corrompen por dentro. También podría ocurrir algo inesperado que nos ayude definitivamente a ser valientes para afrontar esos miedos que se escondían en las catacumbas de nuestra torre. La hora de decir adiós al pasado, el momento vital de salir de la zona de confort. Vibraciones propícias para dar la cara, para sacar de nuestra vida a los intrusos o sospechosos, a esas memorias, y recuerdos que nos generan malestar. Quizás si prohiben celebrar las fiestas navideñas la sociedad se levante a cuestionar qué ocurre en realidad. Bromas a parte, algo ha de unirnos como humanidad para hayar una solución desde el respeto y en beneficio para cada pensante.

2021/5 marca el cambio, el movimiento, nos va a costar un poco salir de la energía 4 que influye este 2020 que se basa en el control aunque la idea inicial era construir un nuevo mundo de evolución consciente, a fluir nuevamente con la vida.  Quiero apostar que el 2021 sea un año para la comunicación, para expresar lo que sentimos, para volver a viajar, aunque esto presiento que será para primavera o verano, al menos con normalidad.  Pero también ha de haber un cambio mental, en ser responsables, atender en medida de lo posible las necesidades de la madre tierra, que haya una alquimia interior, una ecología personal. Seguiremos en las vibraciones de crear un mundo consciente, un mundo que sus pilares bases sean totalmente distintos a los conocidos que pertenecen muy al pasado.

Enero 2021/5  6  El año nuevo vendrá con posibles pruebas de confianza, de amor, de valorar los detalles de la vida, con ganas de salir de esta situación. El arcano mayor 6 está representado por los Enamorados: exámen de cuánto te amas a tí mism@.

Es un breve resumen numerológico desde mi perspectiva en temas de vibración y energéticos. Hay más influencias vibratorias, como por ejemplo los dígitos 2020, que está siendo el año de juicio a nosotros mísmos, se puede desenredar más si cabe la tendencia vibracional haciendo hincapié también en los arcanos mayores de las energías primas, en esta publicación me he basado en los arcanos mayores que nacen de la raíz que suma el resultado primo, como parte de un origen creo que contiene más información y detalles a tener en cuenta. Personalmente, creo que en la numerología consciente y evolutiva todo está conectado, y en cierta manera todo me habla de algún aspecto a no descartar. Igualmente, quiero aclarar desde mi experiencia personal y profesional que querer cambiar es una decisión propia que ha de acompañarse de acción, podemos tener infinitas pruebas, estar bajo la influencia de planetas, de vibraciones, del inconsciente colectivo, de memorias pasadas, de pertenecer a un signo zodiacal, de tener los chackras cerrados, de practicar Ho’oponopono… Pero si uno cree en el amor verdadero sanar será más doloroso, condenándote a una vida desde el especialismo.

 

Puede que también te guste

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
FACEBOOK
YouTube
INSTAGRAM