LA OSTEOPATÍA

A lo largo de la vida en algún momento el cuerpo nos avisa de que necesita atención y cuidados por nuestra parte. Normalmente, hacemos caso omiso de sus llamadas de socorro a través de pequeñas molestias en las articulaciones, una contractura por aquí, otra por allá, ahora una rodilla no responde, epicondilitis, lumbalgías, migrañas, pesadez en las cervicales y un extenso etc… Hoy reflexionaba en cómo no podemos pensar a dónde van todos esos pensamientos y emociones que nos contradicen a diario, que vibran muy bajo, que hacen el camino denso y duro de andar. Si todo es energía en algo acabará manifestándose toda esa energía acumulada en nuestro interior y a su vez conectada a los inconscientes, un espacio inmenso y repleto con información de cada ser humano, y de todos los universos existentes, dimensiones y realidades.

Si no trabajamos en depurar toda esa sombra por sí sola no va a desaparecer, la energía no puede destruirse, solo transmutar. Desde mi trabajo como numeróloga consciente la palabra osteopatía trae vibraciones interesantes que quiero compartir contigo. Empezaré describiendo que la primera letra es una O con un valor muy importante para la humanidad, porque el vocablo O se valora en vibración 6 que es entre muchas cosas, el aprendizaje del amor incondicional. Me gusta la idea de que la vocal O comparte simbolismo con el número 0: el contacto con el origen, el recuerdo de la fe, de que somos algo más que un simple cuerpo de huesos y carne. Como vibración prima o resultante en toda la palabra osteopatía tenemos un 4 que se nutre de un 0 ¡como me apasionan las causalidades!. La energía 4 habla de estructura, que en este caso simboliza el cuerpo, el esqueleto humano, también se direcciona en obtener cierto orden, el aprendizaje en muchas ocasiones está en no obsesionarse con tener el control. Es una vibración de ser práctic@s, de trabajar y construir aquello que queremos. Voy a tener en cuenta algunas de las vibraciones predominantes en la palabra osteopatía como la energía 9, que indica el camino a la introspección, hacia la sanación del alma, el compartir conocimiento y la aceptación. El vocablo i lleva tilde, haciendo hincapié en la importancia de esta vibración 9 en nuestro camino por la vida, hacer un stop para reflexionar, invitarnos para meditar, para tomar consciencia del presente e integrar estos valores y aprendizajes para que el alma que también somos siga evolucionando y experimentando en esta dimensión dual. También resuena la vibración 1, que habla de seguir adelante, de ser alquimistas, de crear desde la autoconfianza, la vibración 2 nos habla de colaborar, de aprender a compartir, de escuchar con paciencia, de respeto.

Una de muchas técnicas que trabajan emociones a través del cuerpo es la osteopatía.

Ahora quiero presentarte a una mujer que ejerce la osteopatía entre otras técnicas y herramientas de desarrollo personal, y sanación del ser. Su nombre es Cristina Jiménez y en esta pequeña entrevista nos explica sobre este método fisioterapeútico acercándonos un poquito más a la sabiduría que hay en la osteopatía.

¿Qué es la osteopatía?

La Osteopatía Bionergética concibe el cuerpo humano como una entidad holística en la que lo físico, emocional y lo espiritual se retroalimentan. Es una medicina basada en el poder de autocuración del cuerpo y que consiste en ayudar al cuerpo a equilibrarse, buscando el origen de su disfunción, ya sea de tipo orgánico (vísceras y orgános), estructural (vértebras y musculatura) o emocional.

¿En qué nos puede beneficiar la osteopatía?

A menudo se desconoce todo el gran potencial que esta medicina tiene sobre el cuerpo, ya que no sólo trata huesos, músculos y tendones, sino que abarca áreas tan importantes como:

      La ginecológica

  • Dolores menstruales,
  • Infertilidad,
  • Ovarios poliquísticos, etc

      La emocional

  • Ansiedad
  • Estrés
  • Depresión, etc

      Problemas viscerales

  • Ardores
  • Estreñimiento
  • Problemas pulmonares, etc

      Disfunciones craneales

  • Bruxismo
  • Jaquecas, etc

¿Cómo llegó la osteopatía a tu vida?

Conocí la osteopatía cuando estudiaba fisioterapia y me lesioné. Me impresionó mucho la forma de enfocar esa lesión. El osteopata no me tocó apenas la zona lesionada y me restablecí de inmeditato.

¿Por qué decidiste estudiar y dedicarte a la osteopatía?

Me decidí hacerme osteópata porque siempre he tenido una comprensión del ser humano en su forma más global y no me parecía lógico tratar el cuerpo por partes. Es decir, si tienes dolor en un hombro, el problema puede estar en el en el hombro o a distancia a nivel corporal, o una emoción reprimida que se expresa a través del dolor en el hombro. Hay que buscar el origen que ha creado una disfunción en ese hombro. En este sentido como somos alma, cuerpo y espíritu hay que testar para ver dónde se produjo el problema. A menudo si el hombro derecho duele es porque hay mucha tensión en el hígado y la vesícular biliar, o incluso en el ovario derecho si se trata de una mujer. Esto está relacionado con emociones no dirigidas de enfado y rabia y el paciente lo muestra con una tendinitis de hombro derecho. Y así con muchas disfunciones del cuerpo. No obstante, cada persona es un mundo y sus circunstancias, por eso se trata de forma individualizada con cada caso para encontrar el origen de ese dolor.

¿Cómo podemos ponernos en contacto contigo?

A través de mi Página web

En las redes sociales:

Instagram

Facebook

Quiero finalizar este post con una frase de Enric Corbera <Aprende a cómo gestionar las emociones y creencias para potenciar tu bienestar>

 

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
FACEBOOK
YouTube
INSTAGRAM