La herida no tiene sexo

Un hecho en tu vida es un programa con llaves y claves cuánticas que se descarga desde el inconsciente y que solamente tu consciencia puede depurar. En filosofías de bienestar, herramientas como el mindfulness (prestar atención al momento) o toda corriente de desarrollo personal que contemple la mirada holística y espiritual de la vida, y en el ser humano, es conocido aquello de “el alma viene a experimentar”, estoy totalmente de acuerdo con esta afirmación, pero hay que puntualizar algunos detalles para que el ego no se disperse en vibraciones como el libertinaje y 0 responsabilidad.

Un hombre caminaría por la vida de manera equilibrada si aceptara su energía femenina. Aceptar es un primer paso que acerca a la comprensión que la felicidad está dentro de un@ mism@, mas la solución a resolver los conflictos no se queda en solo aceptar el presente, sino en prestar atención qué está ocurriendo dentro de tí, y trabajar día a día en mantener una armonía energética, o todo lo que se pueda. Vivimos en un mundo dimensional muy denso y por descarte alguna descompensación energética siempre llevaremos en nuestra vida. Un hombre no ha de vibrar solamente en masculinidad, o resonar en memorias de ser el macho alfa. ¡Como nos pesa la historia!… solo hay que echar un vistazo por eso que llamamos actualidad para reconocer en este mundo algo que ya pasó, con guiones distintos, sí, pero la información es la misma.

Una mujer andaría por la vida de manera equilibrada si aceptara su energía masculina. Una mujer no necesita a un hombre, ni un hombre necesita a una mujer, la coexistencia es a través de compartir las energías femeninas y masculinas, ni a un hombre ni a una mujer les falta nada ni están incompletos, más bien sentimos esa ausencia de “es mi otra mitad” porque es la proyección de esa creencia de carencia propia e interna. Claro está que todo esto nos da para escribir infinitos libros sobre arquetipos, roles, heridas en la infancia, encarnaciones y reencarnaciones.

El amor no es una relación externa, es una relación interna. ¿Cómo te relacionas contigo mism@? Aquí es donde hay que poner foco, ya que así te trates así será tu decorado y escenarios en tu guión de vida. También puede que te trates bien pero que tengas la información de sanar y de dar un final feliz a películas vividas en tu árbol transgeneracional. Por propia experiencia y verdad contrastada, se que todo está conectado, puede que tus padres te quieran o te quisieran estructuradamente, pero si en una de tus vidas pasadas la liaras parda siendo hombre o mujer, ahora te toque darle la paz a todo aquello, no como castigo sino como un acto de amor.

Me voy a enfocar en la parte vibracional de las palabras como mujer, hombre, femenina, masculino, energía, y herida. En la palabra Mujer vibra como energía maestra 22, que a su vez también resuena en 4. Es una vibración de manifestación, de crear, de poder constructor y hacedor. La mujer es quien a través de ella puede traer una vida a este mundo. Está muy marcada la energía de compartir, de escuchar, de seguir los pasos de otr@as personas. Está la información de compartir a nivel más humanitario, de enseñar paciencia, de equilibrar la energía femenina de este número para que no se descompense en nuestra vida y caer en la sumisión o en la obsesión del control y los celos. Como vibración repetida 4 marca la estructura, la importancia de tener en equilibro los chackras, sobre todo los que están sincronizados a la tierra, al enraizamiento, al disfrute y merecimiento. A nivel general el aparato reproductor y digestivo es un gran libro que explica memorias, miedos, y también podemos releer en qué condiciones se encuentran nuestra energía femenina y masculina. La energía 4 se caracteriza por querer poner orden, a veces rozando a la obsesión por querer sentir el control de la situación. Un dato curioso es que en la palabra mujer no le predomina ninguna energía 6, la vibración del amor incondicional, aunque con ese 2 gemelo habla del amor pero con algunas connotaciones respecto a la energía 6. Un 2 es más de relacionarse, y un 6 tiende a apegarse, al enganche emocional, aunque siempre hay que tener en cuenta la historia personal e individual de la persona.

En la palabra Hombre vibra como 7/34 que es la búsqueda, arquetípicamente se simboliza con “el recolector, quien trae el pan a casa”. En las dos palabras, el aprendizaje sobre la igualdad a todos sus niveles está implícito en las vibraciones que resuenan en ellas. El 7 es una energía de analizar, muy mental, este siete se nutre de un cuatro así que tendrá tendencia a querer tener la razón. Si equilibráramos la energía 3 en nosotr@s o a quien le vibre de manera predominante, seríamos seres humanos creadores imparables, y prósperos. En este caso es un recuerdo de que por ser hombre no hay que olvidarse de seguir jugando como un niño, de reír, de disfrutar, de que la energía masculina junto con la energía femenina forman parte de la divinidad, energía creadora, universo… como quieras llamarlo. Como vibración que se repita vuelve a salir el 4, así que un hombre y una mujer comparten aprendizajes, tan antiguos como el de construir desde el amor, la paciencia y el respeto.

La palabra femenina vibra en 4, sincronizándose con la vibración en el arquetipo mujer. Se nutre de un 0, que es esa energía del todo, el recuerdo de una vida más en la espiritualidad, de la fe y la confianza. Como vibración muy predominante resuena 5, que aquí se pone en marcha la gran sabiduría de la vida, los aprendizajes como energía 4 están en lo que vibra la energía 5, que simboliza el cambio, la comunicación, la no presión.

La palabra masculina tiene dos vertientes, si me dirijo como energía masculina vibra en 3 que se nutre de 0, ¿casualidad? sabemos que no. Esa vibración 3 que está muy en sincronía con los aprendizajes y vibraciones en la palabra hombre. Pero si decimos masculino ya nos cambia un poco la vibración, y pasa a ser 8/35, sigue predominando la energía 3, y con bastante intensidad, pero en este caso también se nutre ese 8 de un 5. La energía 8 habla de trabajo, de autoconfianza, de tener retos, ambición, pero sobre todo de domar a la bestia interna, el 8 tiene un trabajazo a la hora de equilibrar al ego, la honestidad y el reconocer cuando se equivoca. Desde mi punto de vista esta vibración la simbolizo con la femenidad, ya que a lo largo de mi trabajo con las cartas natales numerológicas he contrastado que muchas mujeres en la parte de sus apellidos se traen esta vibración para liberar memorias respecto a esta energía. La energía 5 conecta con el presente, pero tiene tendencia a querer escapar de las responsabilidades.

La palabra energía me encanta, la numeración de sus tres primeros vocablos está represenada por tres 5. ¿Mensaje de la alta consciencia? Y como vibración final es 5/41, la energía nace, cambia, transforma, comunica, viaja. La energía construye, transmuta, reforma. La energía es el empuje, el “seguir adelante”, el ser un@ mism@, confiar, ser alquimistas, de convertirnos en verdader@s mag@s.

La palabra herida vibra en 9 y se compone de un 3 y un 6. Es maravilloso este mundo de conexiones y como todo encaja desde un nivel cuántico, desde los ojos del ser humano siempre nos faltan piezas para terminar de acabar el puzzle. El 9 es una energía de introspección, de dar luz a la sombra, el 9 conoce muy bien su dolor, sus zonas oscuras, es una vibración que puede caer fácilmente en depresiones si no trabaja ciertos aspectos como la flexibilidad y la aceptación. La energía tres nos vincula a la niñez, a la felicidad, a soñar, a superar los miedos, y la energía 6 nos habla de amarnos, de poner amor en las cosas, de perdonar, comprender, de sanar.

La herida muestra parte de la información que se esconde en tu interior, es como un iceberg en medio del océano. Nos dejamos impactar por el exterior, ¡la sangre y su puesta en escena tan dramática! Nos caemos y culpamos al suelo, autoresponsabilidad 0.

¿Quieres vivir en un mundo equitativo?

¿Cómo de equitativ@ te sientes respecto a tu vida?

Para terminar comparto contigo una reflexión que me vino a través de una experiencia cercana en estos días: <Cuida tus pensamientos, que el Universo te trae lo que resuena con ellos, sin aparente orden y sentido consciente, pero con información que trascender inconscientemente>

 

 

Vanesa

Numeróloga, Terapeuta Transpersonal

Publicaciones

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
YouTube
× ¿Cómo puedo ayudarte?