Personal y álmico

Tu Responsabilidad en el proceso de Sanar

El ser humano tiene la tendencia a echar balones fuera cuando toca hacerse cargo de una situación. Tomar responsabilidad no significa que te martirices para el resto de tu vida por el no control que tienes sobre la vida. Sentirte culpable no te beneficia en nada para observar el error y aprender de ello, sea lo que sea. Puedes disculparte, pero sobre todo lo que va a ayudarte para agrandar tu consciencia es que te Perdones a ti mism@. La vida es una actuación de ensayo-error, pero no por mala suerte, o por un mal de ojo, sino para que aprendamos sobre los valores espirituales que nos hacen ser e identificarnos como seres humanos con alma.

De haber filosofías espirituales las hay para todos los gustos, resonancias, y egos espirituales. Un consejo que puedo compartir contigo es cuando sigas a un portavoz de alguna herramienta de desarrollo personal, o precursor-a de la espiritualidad, coge lo que te haga bien, y lo demás lo envías a la papelera de reciclaje. En mi vida personal practico habitualmente la filosofía ancestral hawaina Ho’oponopono, me aporta tranquilidad, acercamiento, comprensión y conexión con mi parte divina, cuántica, universal… (llámalo como quieras). Hay mucha gente que practica y habla de esta herramienta espiritual, much@s coinciden en el mensaje básico, pero también hay de otr@s que enseñan otras maneras de practicar Ho’oponopono. Esto ocurre con esta práctica ancestral de “deshacer el error” como con otras tantas. Si dices aquello de “no compres la realidad”, “0 identificación”, y después tienes un negocio de merchandasing sobre realidades, “el sexo nace del ego”, pero tienes pareja, criticas los que dicen “yo soy”, y cuando te presentas es a modo curricular destacando todos esos yo soy, (a modo informativo: el maestro ascendido St.Germain tiene una bonita oración del Yo Soy). Eso es como ir al médico que te eche la bronca por la alimentación o que te recomienda que dejes de fumar, y delante de tí tener a una persona con sobrepeso, y posiblemente fumadora. La entonación del mensaje cambia de vibración cuando se transmite desde un personaje con los cuerpos dimensionales desequilibrados, o cuando se hace llegar desde una armonía y coherencia emocional y álmica. Puedo tener sobrepeso y darte una orientación sobre una alimentación sana desde una zona de respeto, comprensión, y de no superioridad. No me veo a los ángeles, los guías, o la fuente misma comparándose entre ell@s a ver quien tiene más nivel espiritual porque cree que eso le hace más list@… Toda persona en este plano dimensional está en su camino que a su vez bifurcan en más caminos, y así hasta el resto de nuestros días. Sin ser mejores que nadie, pero sí versionando y actualizando el ser que somos.

Sigo a personas que hablan sobre temas de consciencia y de crecimiento personal e intento que mis pasos sean desde mi propio escalón, no negaré que existen momentos en nuestra vida que necesitamos un-a “maestr@” que nos guíe aportando luz para ver más cómodamente por nuestra propia sombra. Si crees en lo especial desde una perspectiva de “eso yo no lo tengo” entonces sí estás depositando sueños rotos de un ego herido en un mundo externo a ti. Todos somos seres mágicos y especiales, especiales porque nuestra naturaleza es de luz, del amor creador, de energía, de chispa que puede transmutar y evolucionar en todo aquello que desee. Se que la información canalizada de UCDM (Un curso de milagros) descarta y censura lo especial, y durante un tiempo de mi vida también lo creí así, pero he experimentado que en la vida hay cosas, detalles bonitos y especiales, únicos, como mi hijo, no porque sea superior a nadie más, sino porque para mí es un maestro espiritual, que me da caña cuando me despisto, y me recuerda la inocencia con su peculiar modo de ver la vida. Si su alma me eligió para ser su madre en esta encarnación, será para que su alma y la mía trasciendan vivencias pendientes, y prosperen en las nuevas, formamos un gran equipo de aprendizaje, y también compartimos desde el corazón nuestras experiencias, si pueden aportar claridad a alguna persona, bienvenida solidaridad, empatía, y madurez emocional.

El autismo que se presentó hace ocho-siete años ha cambiado su presencia, y ya no me hace sentir miedo. En cambio sí me da miedo la política y el sistema educativo que vapulea a los niñ@s, sin atención en la discapacidad, aprobando leyes donde se pisotea y vulnera situaciones personales, obviando sus derechos como seres humanos tan iguales como tu y yo. Trabajo estas memorias de miedo en mi, reflexionando, meditando, pensar en un futuro siempre trae nerviosismo, así que me ocupo (como me aconsejaba mi gran amigo Francesc Lucas: “no te preocupes, ocúpate”) de no aferrarme a pensamientos con tiempo, cultivar y tener fe, dejar que la sabiduría del amor cuántico me sorprenda con sus milagros. ¡Menudos años y años de pensamientos limitantes, de juzgarme como madre! Pero hoy, el rostro de ese autismo en este presente, no es para nada como cuando le conocí. Cada decisión, acción, cada noche acompañando al insmonio, cada palabra que no fue expresada, la dieta scd, el tratamiento biomédico, los masajes craneosacrales, la reconstrucción de la flora intestinal, la quelación de los metales pesados, cada paso que parecía ir hacia atrás, con cada zancada hacia adelante. Todo este proceso de años y años, de experiencias y vivencias, ha florecido junto con las semillas de emprender el viaje profundo hacia el interior de mi misma. Mi sanación energética limpia parte del camino andado y conjunto de y con mi hijo. ¿Cómo no voy a creer en lo especial desde el amor? Sin duda alguna, para mi alma esta encarnación está siendo un viaje singular.

Cuando luchas desde la sombra con oscuridad la batalla es sangrienta. Cuando luchas en la sombra aceptando tu luz las heridas cicatrizan. La línea que traspasa el juicio de la cuestión es fina, y muy palpable, confundibles dependiendo situación y nivel de consciencia. Gritar, dar un puñetazo sobre la mesa no va a poner fin a aquello que quieras pasar página, tan solo el amor hacia a ti mism@, tratarte con cariño y dulzura, con comprensión, te llevará a equilibrar al ego dentro de ti, y así dar espacio al espíritu que también eres y que te llama entre susurros. Aprender a escucharte para saber qué quieres, qué es lo más adecuado (que en ocasiones no será lo que quieres) para seguir subiendo escalones hacia la expansión del aprendizaje del alma, y de la consciencia de todo tu ser. El personaje tiene un compromiso con el alma en sanar y en aprender, en sentir y experimentar el amor incondicional en todas sus manifestaciones.

Vulgarmente diré que “me he quitado mucha mierda de encima”, y que no dejo de recordar a mis ancestros que se perdonen, y que todo está bien, en paz, pero también he aprendido a agradecer toda experiencia vivida ya que sin ese proceso sentido posiblemente no estaría escribiendo este post en este momento. Quizás en algún momento me deje llevar por lo irracional, y dude por qué parte de esa línea estoy caminando, si decantándome por el juicio o yendo hacia la equidad entre la cuestión y la duda. Pero todo forma parte del plan álmico, donde siempre hay hueco para el cambio y las variantes con sus posibilidades. El alma desea sanar y no bajar más, o al menos siento que la mía lo siente así… jaja.. Como para la próxima encarnación no te recordarás, pon todas tus ganas de ser feliz en esta.

 

Vanesa

Numeróloga, Terapeuta Transpersonal

Puede que también te guste...