Un mundo de búsquedas y encuentros con la energía del Amor

La vida simboliza el cambio pero la humanidad erre que erre en aferrarse a lo que cree seguro, cuando en este mundo no existe ni un instante de absoluto control. La energía en cautividad no sabrá fluir y por ende manifestará realidades de prisión, de inflexibilidad y resistencia. El tiempo es un mecanismo relativo e ilusorio, cada persona lo percibe según sus memorias y creencias. Se podría decir que cada mente dispone de su propio reloj de arena como esos álbums de fotos familiares. El tiempo para la mente no es real, pero para el cuerpo sí, nuestro mundo interno es como el conejo en “Alicia en el pais de las maravillas”, con las emociones llegando tarde, con los sentimientos escondiéndose en algunas ocasiones, con pensamientos desbordando todo nuestro cerebro, y con palabras que se quedaron a la mitad de nuestra garganta.

El caos aparece en tu vida cuando has de ponerte las pilas, poner orden dentro de tí, cerrar ciclos y comenzar historias nuevas. Numerológicamente la palabra caos vibra en 11, energía maestra, que detona en utilizar nuestra voz interna para el bien común, y el propio. Está formada por vibraciones de creatividad, de superar miedos, de aprender a confiar en un@ mismo, de valorarse y de cultivar una autoestima sana.

Para evolucionar en la vida desde un nivel personal y no superficial, sin duda alguna has de comprometerte con tu próposito de ser feliz, de prosperar, de no alejarte del bienestar. Hay innumerables herramientas de crecimiento personal o de filosofías holísticas que contemplan la toma de consciencia para sanar responsabilizándote de ti mism@. Solo has de probar practicando para sentir cuál es la apropiada para ti.

El Yoga es una disciplina mental y física que con práctica te ayuda a reconectar con tu esencia, a equilibrar las energías en discordia, y a enraízarte con la madre tierra. Aunque en la actualidad no puedo ejercitarlo como quisiera por lesiones físicas, recuerdo que el tiempo que me dediqué a enfocar mi energía a que fluyera, a aprender a tener estabilidad sin que mis pies temblaran como hojas en otoño, fue un período en el que me sentí muy centrada y fuerte.

Numerológicamente la palabra Yoga nos trae vibraciones de búsqueda de respuestas, de equiparar las energías femenina y masculina, de aprender a estar en calma, de tener un momento de reflexión, de expandir consciencia. La vibración 7 se repite bastante como valor vibracional en la palabra yoga. La vibración predominante es 3/21, me encanta que simbolice los arcanos mayores el Mundo, y la Emperatriz. Nos habla de conectar con la inocencia, de volver a jugar y disfrutar, de salir de la zona de confort, de que seamos creativos con la energía, de ser el mundo en el que queremos vivir. Para reconducir tanta energía 7 sería terapeutico trabajar desde una vibración 8, un trabajo de “quitarle las tonterías al ego”, de ser constantes, de ocuparnos y no de preocuparnos, de esfuerzo sin atosigarnos, de confiar en que somos capaces de hacer cualquier cosa.

Para este post, quiero presentarte a una amiga, que llegamos a ser compañeras de trabajo en un pasado. En su día a día a integrado la práctica del yoga, también nos va a hablar del método energético reiki, entre otras cosas. En la actualidad es representante de la fundación Oncolliga en Rubí.

Cuéntanos un poco sobre ti, ¿A qué te dedicas?

Mi nombre es Marcela pero también me conocen como Claudia, soy responsable de la junta de Oncolliga Rubí, voluntaria asistencial, de recursos, y también colaboro como voluntaria en el consorcio sanitario de Terrassa.

¿Cómo descubriste la disciplina yoga y la técnica energética reiki?

Descubrí el yoga y el reiki a raíz de mi enfermedad (un cáncer de mama), me encontraba bastante perdida y desubicada en la vida, necesitaba hacer algo que me sirviera físicamente ya que tenía muchos sentimientos encontrados, miedos, preguntas sin respuesta, baja autoestima, tristeza, pocas ganas de hacer cosas en general. Entonces empecé a buscar opciones que me ayudaran en todos esos aspectos y el yoga fue mi mayor descubrimiento. El reiki me ayudó a complementar el proceso de sanación y bienestar conmigo misma.

¿En qué pueden beneficiar la práctica del yoga y de reiki?

Me encanta practicar yoga, me devolvió la confianza, la fuerza y las ganas de seguir adelante, lo convertí en mi rutina diaria, y día a día hoy es mi hobbie favorito. El yoga lo complementé con la técnica reiki, el yoga además de fortalecer físicamente también es un renovador de energía, y el reiki es una disciplina que actúa transmitiendo a través de las manos energía positiva en todo aquello que queremos sanar. El yoga y el reiki son prácticas muy beneficiosas para aprender a gestionar emociones, y de equilibrio de energías.

¿Cómo te sientes después de una práctica de yoga o de reiki?

Me siento plena, feliz, agradecida, optimista, relajada… Conexión total con el bienestar.

¿Qué es para ti la energía?

La energía es la fuente que tenemos todas las personas con la posibilidad de utilizarla para bien o para mal. Pienso que si todas las personas supiéramos la fuerza y energía que tenemos interiormente, y aprendiéramos a utilizarla, a saber manejarla, seríamos más sensibles, tolerantes, seríamos seres más completos.

¿En qué ha cambiado la Claudia de este presente a la de hace unos años?

La Claudia de ahora simplemente vive el presente, valora cada segundo de la vida y todo lo que conlleva. Busco el mensaje en cada acontecimiento de mi día a día, y acepto desde el amor y con todo mi corazón tanto lo bueno y lo no tan bueno de las cosas en general.

¿Qué significado tiene para ti estar al frente de Oncolliga?

Estar a cargo de Oncolliga ha sido un gran reto para mi, cada día me siento más orgullosa y feliz de poder ayudar a las personas que lo necesitan, dar un mensaje positivo y de fuerza en un momento tan difícil como es el de la enfermedad.

¿Qué mensaje puedes compartir para aquellas personas que estén pasando por un cáncer o una situación energéticamente díficil?

Mi mensaje es aprender a aceptar al situación, y desde esa zona de aceptación buscar más alternativas que generen paz y tranquilidad en el presente tan complicado que están pasando. Que se rodeen de personas positivas, cariñosas, de personas que dan apoyo y comprendan su momento… leer mucho sobre paz interior, practicar yoga o cualquier tipo de deporte que les resulte agradable y les saque de la rutina. Les recomiendo que tengan fuerza, que no pierdan la fe y la esperanza, que vivan el día a día con amor y paciencia, pues he aprendido que todo pasa en esta vida. Resueno con el dicho anónimo:

<Lo malo de lo bueno, es que pasa y lo bueno de lo malo, es que pasa>

Puedes encontrar a Claudia, o información sobre Oncolliga a través de sus redes sociales, y de las redes sociales de Oncolliga:

Oncolliga Rubi Facebook

Oncolliga Youtube

Oncolliga Instagram

Facebook

Instagram

Finalizo este post recordándote que en mi canal de Youtube tienes acceso a meditaciones prácticas que son solidarias para que empieces a tomar contacto con el bienestar, y subir el estado anímico.

Puede que también te guste

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
FACEBOOK
YouTube
INSTAGRAM