Espacio de Amor

Espacio de Amor. Hablemos de Ho’oponopono con los niñ@s

En la recomendación de hoy para este Espacio de Amor, te voy a hablar de un libro sobre Ho’oponopono enfocado para los peques de la casa. Primero quiero compartir contigo que mi vida cambió cuando me hice responsable de tanto de mi luz con de mi sombra. Hay temporadas que los cambios no son tan seguidos, la evolución personal y álmica requiere de tiempo en sabiduría y en eso la madre naturaleza es la experta por descontado. No recuerdo el momento exacto que empecé a practicar la herramienta hawaina Ho’oponopono, hará como tres años, no en todo este tiempo he sido regular con la práctica, en muchas ocasiones la compagino con afirmaciones, con palabras que me gustan a mí y las voy repitiendo, sin dejar de decir gracias y de estar agradecida.

También practico otras técnicas en mi desarrollo personal como el análisis del transgeneracional, meditar unos minutitos al día, y en este presente la numerología emocional me está guiando, aportando aprendizajes y felicidad, también porque es mi profesión en este momento de mi vida.

Ho’oponopono para mí es una manera amena de empezar a tener una disciplina para trabajar la mente y los pensamientos densos. Me lo pasaba bomba cuando estaba cobrando en la caja y pensaba que a algún cliente le diría “gracias, te amo” jaja… Hay un momento en el que te has de poner seri@ contigo mism@, en el que has de comprometerte a querer vibrar alto, y a dejar de engancharte en las mismas películas de todos los días que te acercan al drama y al sufrimiento. La de momentos colocando fruta, desmontando palets, santificándome antes de entrar al despacho de la jefa… la de momentos que en mi mente solo fluían palabras de agradecimiento, recordándome que Dios brilla en mí en beneficio de tod@s. Si eres constante consigues mantener a raya al ego, y de manera automática te conectas a la frecuencia del espíritu, holística, cuántica (como quieras llamarla) y las palabras se repiten solas.

¿Hay alma en el ego? ¿Hay ego en el alma? Ahora que he descubierto mi don para descifrar y entender a las vibraciones creo que tanto el ego como el alma poseen su polaridad. Hablo de la parte energética del alma encarnada, como ser espiritual y de luz el ego no existe, porque el ego está intrínseco en la manifestación, en la materia, el alma viene a experimentar emociones, pero el ego también las siente. Así que toda ayuda para reconducir emociones y equilibrar energías es bienvenida.

Mi recomendación de hoy es un libro escrito por el autor y terapeuta Santos Ávila, se titula “La luz mágica del Ho’oponopono”. Es una forma muy bonita de poder compartir y enseñar a los peques sobre el valor del amor y el agradecimiento. Las ilustraciones del libro son claras, divertidas y muy coloridas. Recuerdo que leímos el libro mi hijo y yo durante la cuarentena hace unos meses, y como se emocionaba mi hijo cuando leía la palabra divinidad, amor, o luz… me emocionó a mi también.

Cuando esperamos a que abran la puerta del colegio, mi hijo juega a que salta las líneas amarillas pintadas de la calle y cuando va a saltar dice: “confía en tí”. El otro día le dije que cambiara ese en tí, por “confío en mí”. Cuando le pregunto a mi hijo cómo podemos trabajar la autoconfianza me responde: “diciendo suelto y confío” jajaja… mi hijo es maravilloso, tiene cada puntazo que me ayuda a tomarme la vida con humor.

De Santos Ávila puedo compartir que es un gran profesional y canalizador, resueno con su manera de ver hacer terapia porque es ameno, directo, divertido y muy creativo. Y su máxima intención es que te empoderes, es que obtengas tus propios recursos para desenvolverte y desarrollarte en la vida. Tiene libros maravillosos como “Cómo cuidar de tu niñ@ interior”, también libros canalizados como el titulado “Mis conversaciones con un Arcángel” lectura que me encantó, o como el libro canalizado de la Diosa Atenea, lectura llena de toques de atención, fuerza y amor.

A Santos Ávila le podías encontrar a través de sus redes sociales:

Facebook

Web

Youtube

 

 

Vanesa

Numeróloga, Terapeuta Transpersonal

Puede que también te guste...