Un poco de repaso

2020

¡Menudo año y menudas vibraciones!

Diría que este año está siendo toda una revelación en el campo emocional y de la consciencia en las personas. A nivel humanidad aun no ser perciben los cambios, pues estamos bien impregnados todavía en la formación de la práctica del amor incondicional, a veces el barco parece ir a la deriva, sin tener muy claro a dónde nos dirigimos.

Estrené este año 2020 dejando atrás un empleo que ya no me aportaba bienestar, la señal más clara fue en el comportamiento de mi hijo, que me decía lo mucho que me necesitaba en un momento en el que las emociones fueron como caminar por espirales. Ser la madre de mi hijo me ha llevado y me lleva a aprendizajes que van más allá del personaje que elegí interpretar en esta vida. Numerlógicamente hablando puede que sean por mis 4 nutridos de esos 13, que he de romper con patrones que son como intermitentes atrapados en bucles temporales, que he de “morir para renacer” como un ave fénix renace de sus cenizas… ese pálpito constante de “he de volver a empezar”. He aprendido a sanarme a través de mis tragedias en la vida, a aceptar el caos intrínseco en mí para poner orden desde la decisión de querer encender el interruptor de la luz. Cuando observas tu densidad desde tu propia luz no parece tan monstruosa ni duele tanto. Sigue siendo incómodo para el ego tener un espejo, pero cuando miras desde el espíritu que hay en tu interior la ilusión de sufrimiento se cae por sí sola.

Todo requiere de un proceso de maduración, incluso aprender a amarnos a nostr@s mism@s. ¡Y las de pruebas que están por llegar! Si este 2020 ha sido como un gran zarandeo para tomar consciencia de nuestra vida personal, 2021 va a requerir de más consciencia, de más amor, de más paciencia, va a requerir de que volvamos a soñar, de que volvamos a sentir la risa, el placer por vivir… un gran trabajo de superación de miedos hay detrás de ese 2021 que está a la vuelta de la esquina. Pero sobre todo que como adultos que atendamos a nuestr@ niñ@ interior. Fomentar el juego con inocencia, y explorar el mundo interno desde una zona creativa y artística. Utilicemos nuestras habilidades y dones para crear un mundo nuevo en el que sus raíces sean fuertes en amor y en respeto.

¿Hacia a dónde quieres ir? Reflexiona en qué parte del camino te encuentras. Decisiones duras siempre tendremos que tomar, pero tu alma sabe de sobras a qué has venido a esta vida. Si decides no escucharla, a tu vida siempre le faltará algo y no sabrás el qué. Te darás cuenta cuando tu personaje no deje de quejarse por lo infeliz que es. Ahí está uno de tus retos: aprender a escucharte. ¿Acaso no puedes alegrarte por la felicidad de tu ex pareja? ¿Te molesta que otra persona tenga “suerte” en la vida?… Bendito el día que decidí separarme, porque me trajo un gran viaje personal de autoconocimiento, sí con sus días grises y de noches oscuras del alma, pero en este presente he sanado muchas memorias respecto a la Vanesa de por entonces, y a día de hoy el padre de mi hijo ha encontrado a una pareja con la que resuena totalmente…. Recuerdo las palabras del abogado que nos tramitó la separación: nunca he visto a una “pareja” como vosotros, con las ideas tan claras, y tan pacíficos” Desde el segundo uno nuestro hijo fue y es algo que nos une, y su bienestar emocional, psíquico, álmico, y físico es algo fundamental y primordial como padres. Somos y siempre seremos su familia.

En este 2020 he aprendido a valorarme, a dejar de huir de lo que realmente me apasiona por miedos inconscientes que solo conseguían que me bloqueara sin avanzar en mi vida. Estoy dando pasos hacia mi emprendimiento personal y laboral, hacia la conexión con mi parte creativa, transmutando sombras desde la observación con luz, aprendiendo a no juzgarme y a mimarme. Aprendiendo que si duele es que aun he de poner más amor, aprendiendo qeu si se me activan emociones internas es que he de seguir trabajando en mí, seguir invirtiendo en mi crecimiento como persona y como alma. Situaciones obstáculo siempre habrán, la cuestión es desde qué vibración va a ser mi actitud, con qué intención voy a tomar decisiones para disponer de soluciones que se acerquen a un equilibrio y comprensión en beneficio del amor. A veces me es fácil, y con mi práctica con Ho’oponopono normalmente me es más sencillo detectar cuando me ofusco o me engancho en alguna situación, también siento que mi alma cuando elaboró el plan “renove” jaja escogió todo lo chungo pendiente y lo metió en la cocktelera que es mi cabeza… ¡y así nos va!, que los números y letras nos hablan de manera emocional, canalizando vibraciones un tanto abstractas para darle sentido en los personajes de cada carta natal numerológica que realizo.

Lo que más me aporta y emociona es ver que las personas confían en mi trabajo, que les resuena toda la información que sale a la luz, y como sus palabras de agradecimiento hacen que mi alma se sienta reconfortada y agradecida. El cambio y el click consciente lo ha de hacer un@ mism@, pero a veces sí es cierto que necesitamos una guía temporal, y si mi experiencia personal puede aportar entendimiento y comprensión, me siento totalmente bendecida por ello. Me siento bendecida y orgullosa por todo lo que he conseguido en este año 2020, y sigo trabajando, el año conocido vibracionalmente de construir a través de la consciencia. Agradecida y afortunada por mi colaboración como asesora en temas de numerología emocional y prácticas en relación a la espiritualidad con la psicóloga Sonia Tapiador

A largo plazo podrían haber pequeñas sorpresas. Pero trabajo en mí el no tener expectativas, sí el tener ilusión y ganas de poder lograr algunas cositas. Con calma y trabajo personal pongo mi intención en seguir compartiendo bienestar.

Gracias. Gracias. Gracias.

Vanesa

Numeróloga, Terapeuta Transpersonal

Publicaciones

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
YouTube
× ¿Cómo puedo ayudarte?