¡Mis 40 principales ya están aquí!

Mi víspera de cumpleaños fue de esas experincias que recordaré siempre. Una llamada temprana de mi madre fue cómplice de horas y horas de impaciencia. Hasta la madrugada de hoy no supe si quería compartir mi cumpleaños dado los acontecimientos que surgieron ayer. Intenté distraerme, mandé luz a mi hermana, mentalmente charlé con ella, y con sus guías, también con los míos, mi hijo me hacía reír de vez en cuando con sus ideas tan creativas y su inocencia, y las buenas amigas que desde la distancia me acompañaban con su apoyo, y palabras positivas.

El susto que nos dio, y el susto que se ha dado mi hermana… No voy a entrar en temas espirituales ya que mi familia no suele resonar con mis ideas, así que respeto sus creencias.

Como sociedad hemos disfrazado una palabra que representa un virus, para deshumanizar cada organismo público del que como pueblo nos ha y nos representa. La educación y su falta de recursos en escuelas, la educación especial y su silencio en escuelas, las becas de reeducación de este año, ¿verdad? jaja… me río por no caer en el ego y engancharme a pensamientos que no me iban a ayudar en nada… Pero es toda una odisea cuando hablamos de humanidad, de derechos humanos, y en el sector sanitario también está ocurriendo esa deshumanización. (Con esto no digo que sea la única realidad, pero sí es una realidad que se está intensificando, cogiendo fuerza y forma). Lo experimenté con una tía mía, y lo he vuelto a vivir, esta vez con una hermana. Ni siquiera he podido ir a dar apoyo a mi madre porque hay confianamiento municipal. Que una madre, o un padre, no pueda estar con su hij@ ingresad@, ni que sean 30 minutos… sobre todo si tu úlitma imagen es cuando los sanitarios de la ambulancia se llevaban a tu hija a urgencias… Desde mi perspectiva creo y siento que nos estamos equivocando al elegir constantemente miedo, ignorancia, e inconsciencia. Ya… quién opine distinto a mi me dirá que la inconsciente soy yo… Esto es como ver los anuncios sin tener en cuenta esa letra que vuela en la pantalla del televisor y es casi imperceptible al ojo humano. Esto es como vacunarse y no saber qué has permitido entrar en tu sistema inmunitario. ¿Has probado a pedir un prospecto de una vacuna?… Suerte…

Y como mi experiencia, lamentablemente habrán muchas más. La sociedad del hermetismo, de la NO COMUNICACIÓN, de la NO INFORMACIÓN, de mi verdad es la “absoluta verdad”, de seguir juzgando y condenando todo aquello que es diferente… ciertamente, esto me satura en ocasiones, pero ¡bendito mi 4/13! y esas ganas de volver a empezar, de construir de nuevo, de querer mejorar en consciencia. Aunque, también me den ganas de tirar la toalla, a veces la tiro, pero rápidamente la vuelvo a recoger. Y me digo: “va Vanesa, puedes hacerlo, confía en tí misma, el exterior ya cambiará de diapositiva cuando se el momento adecuado para tod@s”.

Recuerdo con cariño uno de los mejores tutores que tuve en la educación primaria, Ferrán, recuerdo una tutoría que tuvo con mi madre y le dijo: “su hija aprueba porque es tan cabezota consigo misma que al final lo consigue”… sí, es un rasgo que me caracteriza, no puedo decir lo contrario, jeje…

Aunque hoy sea mi cumpleaños, desde aquí le envío amor y luz a mi hermana, que no tenga miedo, ella es una gran luchadora, y en unos días todo habrá quedado en una experiencia de amor hacia a sí misma. Y que hemos de seguir disfrutando, en algún momento, de esos sábados de tortilla de patatas.

I love you my sister

 

Per molts anys, la meva estimada Vanesa

Nací un martes trece de un friolero enero de la generación del 1981. Bebé nocturno fuí, con bello rubio en la cabeza que parecía que había venido al mundo con calva, jeje… y ya con segundos en este plano dual quise inspeccionar a dónde estaba, buscando pistas, alzando mi vista hacia los médicos, según mi madre dijeron que era un bebé muy fuerte (quizás porque nací con cuatro kilos y medio jaja) y solo se veían mis ojos verdes analizando la situación…

… Desde entonces, siempre he tenido esa inercia de observar en silencio, lo único que mis ojos suelen expresar lo que me cuesta decir, tanto si me conoces como si no, con mirarme unos segundos a los ojos sabes perfectamente si estoy a punto de llorar o si me ha entristecido algo, o si me siento súper feliz. Suelo ser una persona trasparente y sincera, incluso si no quiero hablar de mí misma lo expreso con respeto que necesito silencio e introspección. No desmiento que no haya mentido o que en alguna ocasión lo vaya a hacer, pero me gusta la honestidad, porque es el principio para llevarse bien con un@ mism@.

Hoy cumplo 40 años, se dice que es la edad de la crisis existencial, aunque he pasado por muchas crisis existenciales ya… Mis 39 se han ido, con todas sus situaciones, experiencias, con sus días soleados estando en casa, con esos días en los que lloraba porque me daba miedo creer en mí, se han ido mis 39 con personas, con un trabajo que me duró media vida, se han ido aceptando cambios (o al menos acepto un poco mejor, jeje). Para seguir evolucionado en paz interior he tendio que decir adiós a muchas cosas en mi vida, pero no por sacrificio o renuncia, sino porque me obstaculizaban la visión de la luz.

Numerológicamente y a nivel personal va a ser un año importante, con vibraciones intensas, de cambios, de construir aquello que quiero poniendo consciencia en mis actos y palabras. ¿Qué puede depararme este año 2021? pues va a influir mucho mi actitud y las decisiones que tome durante vayan pasando los meses. Sé que no va a ser fácil, y habrán temas que me costarán trabajar, pero para eso estoy aquí, para sentirme mejor persona que fuí ayer, como decía el gran Wyer.

He aprendido, y sigo aprendiendo que hay muchas situaciones que no puedo controlar, y mucho menos el tiempo, recuerdo como me rayaba pensando en futuros de aquí a tres años! me aterraba la idea de envejecer, de pensar qué sería de mi hijo… esto me torturaba cada día… He experimentado que la vida son cambios, no hay nada estático o perenne, la vida es movimiento, y a más me aferraba a mi zona de confort más sufría con pensamientos de miedo y desvalorización. La ansiedad, la que necesita saber que va a ocurrir en todo momento para tener el absoluto control de la situación se acopla con estos tipos de pensamientos. Tengo un rasgo de ser cabezota, algo muy capricorniano, pero esta tendencia en mi personalidad me ha servido, y me ayuda a construir un presente sin obsesionarme con el futuro, porque lo trabajo desde una zona de transitar todo lo posible el equilibrio, y utilizar mis habilidades en ese equilibrio energético. Si soy cabezona, pues que me ayude para ser constante en el desarrollo y despertar personal y espiritual y no para entrar en bucles que hablen de pasados.

Seas el signo zodiacal que seas, o tener una clase de vibraciones numerológicas en tu carta natal, toda esa tendencia energética en tu personalidad la puedes reconducir hacia el equilibrio, y utilizarla para tu bienestar. Los extremos, las polaridades siempre serán aprendizajes. Que nada condicione tus ganas de ser feliz.

Me he armado de valor y de trabajar la vergüenza social grabando un mini vídeo de agradecimiento a mis 39 que ya se van, y dando la bienvenida a mis 40. Puedes verlo en este enlace

GRACIAS GRACIAS GRACIAS

Vanesa

Numeróloga, Terapeuta Transpersonal

Publicaciones

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
YouTube
× ¿Cómo puedo ayudarte?