Háblame de aquello que te hace únic@

Especial.

Quiero hablar de personas especiales, de niñ@s que enfrentan y afrontan día a día la vida cotidiana gracias a su especial corazón bondadoso y puro. Ciertamente, las palabras como discapacidad o retraso me suelen gustar más bien poco, y durante estos siete, ocho años he aprendido, y sigo aprendiendo, que las etiquetas no contemplan la información que habla más allá en libros de psicología. Porque, ¿Quién habla de empatía? ¿Quién se etiqueta de hablar desde el corazón sobre educación especial? La ignorancia se cae por sí sola cuando ves a una persona que requiere otro tipo de recursos, atención, que necesita un acompañamiento desde una zona de verdadera empatía.

La inocencia es perseguida para ridiculizarla. Lo especial discriminado. Lo diferente agredido.

¿Qué va a pasar con la reeducación especial y esta ley Celaá? Niñ@s como mi hijo podrían ser dados de alta de su plaza de CIEI porque habrían otras plazas con un protocolo y pronóstico más urgente. Dudo que esto sea educación inclusiva… No quiero trasladarme al futuro, pero a día de hoy las cosas a nivel general no pintan de manera empática, solidaria, y con herramientas resolutivas para poder seguir apoyando a la educación especial en todos sus aspectos.

¿Acaso una persona pierde sus derechos cuando no ha sido bautizad@ por los patrones robotizados sociales?

Si te manifiestas te censuran, si reclamas te cierran puertas.

Hubo un tiempo en el que lo reivindicaba todo, estaba tan harta de las mentiras tanto a nivel político, como social. Lo que experimenté cuando el tratamiento biomédico con mi hijo fue tan surrealista que me volví radical, y me polaricé en lo que yo creía que era la verdad. La política me defraudó, la educación, la sanidad… Y toqué fondo en muchos sentidos y aspectos de mi vida. Me separé del padre de mi hijo, y en cierto modo me alejé de todo lo que creía que era lo normal, para empezar de nuevo, pero teniéndome a mí misma de referencia esta vez.

En aquel período de introspección mi hijo y la vida me enseñaron que ver y atender lo especial requiere de un trabajo personal. De crear un vínculo de respeto y comprensión. Y no es lo mismo compartir lo estudiado que compartir lo experimentado.

Y lo cierto, es que ya no puedo obviar el autismo, ni cualquier trastorno del desarrollo, lo diferente, la sensibilidad… no puedo obviar que estamos en un presente muy colgado a nivel educación, recursos y maneras de gestionar las emociones.

¿Quieres saber qué dice la palabra Especial a través de su vibración numerológica?

Se muestra al exterior desde una vibración de rigidez y de toc, de querer encontrar un equilibrio visual que otorga la sensación de paz. Acaba con una numeración karmática, una energía pendiente, una vibración de construir, de hacer las cosas a través de muchos cambios, de perder muchas veces… de sentir el derrumbamiento y que la vida pareciera escapar fácilmente de aquello que se construyó. La vibración predominante es 7, la energía de encontrar la fe, la confianza, del plano mental y racional en busca de la experiencia mísitca o espiritual, es la vibración de equilibrar las energías femenina y masculina… Lo Especial viene a la vida a construir con empuje y con inocencia. Lo Especial nos recuerda todo aquello con nuestr@ niñ@ interior. Lo Especial es cambio como la vida misma, es el reencuentro con tu poder espiritual y con todo tu ser.

 

Vanesa

Numeróloga, Terapeuta Transpersonal

Publicaciones

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
YouTube
× ¿Cómo puedo ayudarte?