Numerología y Consciencia

Karma y Numerología

“Yo ya no arreglo mis problemas, arreglo mis pensamientos y los problemas se arreglan solos” (Louise Hay)

La humanidad ha utilizado a su antojo el diccionario espiritual, al antojo de la manipulación, por supuesto. Tenemos la tendencia a hacer pactos con el miedo y las vibraciones bajas más que desear la buena nueva. He aprendido que el karma es una energía pendiente que nos bloquea la prosperidad, porque tiene un mensaje, un aprendizaje que una vez integrado actuará como un código vibracional desprogramando y liberando esa energía estancada en nuestro inconsciente.

El ego etiqueta al karma de venganza, pero lo cierto es que hablamos de justicia divina, que no tiene nada que ver con la dualidad ni dogmas establecidos en la sociedad. Si realmente la energía creadora buscara venganza creo que se hubiese suicidado. Si Gaia buscara venganza nos hubiese aniquilado hace mucho tiempo. Pero, como seres humanos solo vemos lo que nos conviene, y siempre con un sentido material.

En cada encarnación generamos karma, repetimos curso espiritual en vidas y vidas, hasta que conseguimos una comunicación amena entre personaje y alma. Hemos sido agresores, víctimas, pobres, ricos, reyes o reinas, sirvientes… Hasta aprender y comprender que somos parte de una fuerza invisible, mágica, que podemos manifestar y crear desde el amor y la paz una vida más acorde al bienestar, y experimentar una armonía (no establecida, ya que la vida son cambios, pero sí sostenida).

Cuando busco el sentido espiritual de las cosas que me ocurren en la vida, o cuando miro al mundo y observo el caos desde una zona “neutra”, no significa en absoluto que esté de acuerdo, o conforme con los conflictos, o la violencia. La mente tiende a juzgar al espíritu porque no busca comprender sino tener la razón. Mi pasado está lleno de fotogramas muy oscuros, me costó años y años encontrar el camino que me ayudó a entender, a que algo en mi interior hiciese “click” y de repente todas las piezas encajaban, todo tenía sentido, no una lógica intelectual, sino un aprendizaje transpersonal. Mis caídas a aquellos pozos turbios dejaron de ser tan frecuentes, y tan catastróficas a medida que cambiaba mi modo de ver y sentir, cuando uní emociones, cuando comencé a investigar desde otra perspectiva, cuando dejé mi zona de confort, cuando solté mis creencias, cuando me dije: “¿y si hay otra manera?”…

La comprensión espiritual no te exenta del dolor, pero sí trae expansión en consciencia. Y aquí es donde entra el juego del karma. Aquello que más te cueste en la vida es tu mayor aprendizaje kármico, y como numeróloga emocional, puedo aportar que cuando las vibraciones están en negativo en una carta natal numerológica, afecta a la persona, y también a su transgeneracional. Energías como superar miedos, autoestima, auto confianza, construir, hacer, poner orden, soltar el control, en negativo pueden influir mucho en nuestra evolución personal.

Podrías acarrear con un karma -11 que se manifestaría en tu vida con muchas “injusticias”, o en tu manera de juzgar, de manipular, una persona con un karma -3 podría tener tendencia a sufrir pánico con todas las cosas, infancias muy duras, no conectar con su intuición, miedo al abandono… ¿Y cómo se proyecta? en cómo nos desenvolvemos trabajando, con la pareja, con las amistades, en cómo vivimos la paternidad o maternidad…

Somos energía que viene a transmutar, a cambiar de forma para poder experimentar más, no como libertinaje, sino como forma de vida, con responsabilidad, superando niveles de consciencia, ni mejor ni peor, sino de conocimiento sobre el amor incondicional, el perdón, y el poder mágico de la fuente creadora de luz que somos parte.

Realmente, no se puede entender este mundo sin poner una mirada que va más allá de lo establecido.

Karma a nivel vibracional y numerológico

La palabra karma se muestra desde un pilar de equilibrio energético, aunque sus polaridades sean buscar el bien y el mal, lo justo e injusto, amor y miedo. Su vibración final es muy potente, una vibración maestra que habla de compartir la sabiduría, el conocimiento, de ayudar a construir, a hacer, a acompañar a familias, de bloqueos como indivíduos y como sociedad, como colectivo. Por contrapartida la parte estancada en Karma nos habla de que para aprender a construir una vida acorde a aquellas cosas que queremos, tenemos que aprender e integrar rasgos como la aceptación, fluir, vivir el presente, establecer una comunicación sana, que cerremos ciclos, que pongamos consciencia en nuestro poder individual, que entreguemos amor a nuestros proyectos. Trabajo, constancia, y ser honest@s con nosotr@s mism@s.

El beneficio de conocer tu karma

En una carta natal numerológica podrás conocer qué vibraciones karmáticas te has traído para corregir, para liberar y mejorar como persona. El karma está conectado a memorias inconscientes que a su vez están unidas a la historia de tu árbol transgeneracional, y de tus vidas pasadas. En el estudio de tu carta natal numerológica podrás tener en cuenta datos, información que te ayudará a poner paz a esos bucles sean hereditarios o no. Si en tus dones hubiese energía pendiente te beneficiaría saberlo para poder reconducir estas vibraciones hacia un equilibrio, y trabajar en tu sanación emocional y kármica.

El karma no es fácil de sanar, pero tampoco es imposible. Necesita su proceso. No es que vayamos a liberarnos de todo el karma en una vida, pero la toma de consciencia aporta claridad tanto en nuestros pensamientos como en nuestro interior.

Si estás interesad@ en una carta natal numerológica puedes rellenar este formulario para contactar conmigo

Vanesa

Numeróloga, Terapeuta Transpersonal

Puede que también te guste...