Mostrando: 1 - 10 de 29 RESULTADOS

Se el Mundo que deseas construir y disfrutar

Sanar duele, poner luz en la oscuridad es como echar el desinfectante a la herida, nos incomoda, nos hace estar de mal humor, y en muchas ocasiones acabamos por abandonar el proceso de curación. Hagas la terapia que hagas, o psicoterapia, o x tratamientos de crecimiento personal, si cuando toca profundizar no lo haces, o incluso el ego sale a la vista, entonces estás poniendo un parche más, una tirita que te da tregua a corto plazo, es un placebo que el inconsciente acabará detectándolo.

Si es tu decisión me parece perfecto, pero ten en cuenta que es un engaño más del ego. Lo superficial tiene su función que es apaciguar a la mente, pero hacer el viaje al “centro de la tierra” tiene su papel en una total (o más cercana) auto sanación, porque han de trabajar en equipo corazón y mente.

Hay personas que tienen un tipo de expectativas cuando me solicitan su carta natal numerológica. La numerología con la que trabajo no es superfical, no te hablaré de 3+3=6 y su significado básico y frío. Contemplo cada vibración que predomina en tu personaje, con sus polaridades, qué tipo de aprendizajes resuenan en estas vibraciones, vinculándolas a las emociones, a cómo gestionas las emociones, qué variedades e intensidades energéticas denotan en tu carácter, al trabajar con el árbol transgeneracional tengo en cuenta posibles memorias de este a través de la frecuencia númerica en tu personaje, e identifico las energías femenina y masculina (seas mujer u hombre).

Comprendo que a veces puede ser complejo entender las vibraciones que te “identifican”. Pero, no te quedes con qué número eres, el mensaje está en acoger la responsabilidad de esas energías que resuenan en tí para poder reconducirlas si estubiesen desequilibradas. Si tu expectativa es que te diga “eres así porque tal número te hace ser así” entonces no soy la numeróloga o terapeuta que estás buscando. Para mí el autoconocimiento es un espejo donde el ego acepta mirarse sabiendo que es más que un personaje, que también hay corazón, un alma, o como quieras llamarlo. El autoconocimiento, al principio de tomar la decisión de emprender el camino de empezar a sanar no es un baño de rosas. A medida que vas practicando el perdón, el amor, y la paz si empiezas a disfrutar de la experiencia, tanto que incluso será como un baño de rosas. Pero para ello has de ser disciplinad@ en tu tarea de crecer a nivel personal, de fijar un compromiso contigo mism@ en amarte.

El amor incondicional es amor incondicional, en él no hay dolor, es en el verbo y en su metafísica que experimentamos el sufrimiento, y las demás emociones que nos caracterizan como seres humanos.

Personalmente, experimenté que el odio y el rencor me enfermeban, tanto físicamente como psicológicamente, y se representaba en una vida que era como un cubo de infelicidad. Por supuesto que cuesta dejar años y años de programación densa, tóxica, porque lo conocido nos “reconforta”, aunque sea droga. Pau Donés se entregó a sus aprendizajes a través de su enfermedad, y tomó consciencia de para qué tuvo que pasar por un cáncer. Veo a personas que comentan los ejemplos de personas públicas de bondad, y al tweet siguiente se han vuelto a enganchar con alguna movida de miedo y odio. Es fácil olvidarse del consejo cuando en tí no las experimentado. Es cuando el alma no tiene más posibilidad que enfrentarnos a un accidente, a algo traumático, una enfermedad, una muerte de un ser querido, un despido, una relación que termina, etc…

Elijas lo que elijas tú estás en tu verdad y yo en la mía, ya que el amor incondicional nos contempla tanto a tí como a mi por igual, aunque dualmente estemos transitando caminos de consciencia distintos.

Vibraciones en una Carta Natal Numerológica

Numerología

Desde luego esta palabra ha cambiado totalmente mi vida, no porque sea algo mágico, sino porque a través de esta herramienta personal he podido comprender y conocer aspectos en mí que se me escapaban de las manos por falta de información y entendimiento.

Hay múltiples maneras de estudiar la numerología, la kármica, la tántrica, la cabalística, etc… Me formé en la numerología kármica, pero el método que practico y utilizo profesionalmente se nutre de toda mi experiencia en el mundo del desarrollo personal y espiritual, incluso la simbología me ayuda a descifrar cosas que desde una sola base no podría llegar a verlo con claridad.

Me gusta profundizar, buscar pistas, no lo puedo remediar, y desde mi percepción hay disciplinas que se quedan en lo superficial, y sí, para algunas personas ya les está bien, pero para mí es como quedarme a medias, como dejar un trabajo incompleto. Por ejemplo, los pináculos y escollos no los contemplo en mis cartas natales numerológicas, ya que se basan en el factor tiempo y las posibilidades, y me parece algo que tiende a resonar con lo adivinatorio, aunque tengan una base de estadísticas y pre disposiciones numerológicas. Un breve resumen de pináculo sería algo a favor, y un escollo algo en lo que se ha de poner consciencia, y seguramente nos va a costar de aprender, sanar etc…

En una carta natal numerológica te hablaré de tu personaje, de cómo te desenvuelves en el mundo exterior e interior, de cómo gestionas tus emociones, de tus dones y talentos, si hubiese tendencias energéticas pendientes, o intensas, de tus aprendizajes más principales en esta vida, incluso la tendencia en tus energías femenina y masculina. Con toda esta información puedes tomar consciencia de en qué puntos has de mejorar, si has de subir esa autoestima, la confianza, o si has de frenar un poco en la vida, dejar de presionarte tanto.

Discrepo cuando se dice “yo soy tal número”, aunque respeto las creencias de cada persona. Desde mi experiencia como numeróloga etiquernos en una sola vibración es como alegar que “somos así y no podemos cambiar”. Cuando estamos formados por todas las vibraciones posibles… ¡somos energía! Habrán unas frecuencias con mayor intensidad y resistencia en nosotros, y en esas son las que hemos de prestar atención para reconducirlas hacia el equilibrio.

El sendero natal (aunque a mi me gusta llamarle “ruta de vida”) conocido por el resultado que da la suma de la fecha de nacimiento, no nos define completamente, es como si solo buscáramos una sola vibración, es imposible, ya que la energía cambia, fluye y transmuta. Bueno, imposible desde mi percepción y sensibilidad.

En el nombre hay una vibración final, pero también se compone de otras vibraciones, y algunas podrían repetirse y causar intensidad en la manera de ser, en el carácter de la persona, un desequilibrio energético si no se toma consciencia de estas tendencias vibracionales en el personaje. Pero una persona no es solo esas vibraciones, ya que también me componen los apellidos y la fecha de nacimiento. Desde mi punto de vista la numerología no puede ser básica, sino personal. Sí, claro está, que como vibración básica resonará en la persona, pero sí se contemplan de dónde se nutre su vibración final, qué numeros se repiten, letras, etc… obtendremos una información más completa, es como hacer un tac vibracional. Porque tu tendencia en la vida se verá implicada en de dónde viene esa energía final. Tu sendero de vida podría ser un 5, ya, pero no será lo mismo un 5(14) que (32) o a la inversa (41) o (23). Es como ver la vibración de un aprendizaje, habrán aspectos compartidos, pero el comportamiento resonarán en otras frecuencias, por ejemplo un 6 compartirá aprendizajes sobre la autoestima, pero no será el mismo comportamiento en la vida un 6(24) que un 6(15). El primero tendrá tendencia a sufrir por amor, a engancharse emocionalmente, el segundo no tendrá la tendencia de sufrir en las relaciones, ya que le marcan unas vibraciones más independientes, el aprendizaje de la autoestima lo tiene igual, pero desde otro plano energético, o escenarios en la vida.

Por eso he bautizado mi proyecto como numerología emocional.

Te comparto el enlace de Testimonios por si te interesa leer primero las experiencias de personas que confiaron en mi trabajo. TESTIMONIOS

Si crees que una carta natal numerológica te ayudaría a entender esas cosas pendientes en tu vida que no te dejan avanzar, escríbeme y hablamos. También realizo cartas natales de pareja, o dúo, ayudan a comprender los aprendizajes en común.

Después de una carta natal si crees conveniente que has de trabajar con toda la información nueva y no sabes por dónde empezar, ofrezco un acompañamiento terapeútico transpersonal.

Puedes rellenar el formulario para ponerte en contacto conmigo

 

 

 

Háblame de aquello que te hace únic@

Especial.

Quiero hablar de personas especiales, de niñ@s que enfrentan y afrontan día a día la vida cotidiana gracias a su especial corazón bondadoso y puro. Ciertamente, las palabras como discapacidad o retraso me suelen gustar más bien poco, y durante estos siete, ocho años he aprendido, y sigo aprendiendo, que las etiquetas no contemplan la información que habla más allá en libros de psicología. Porque, ¿Quién habla de empatía? ¿Quién se etiqueta de hablar desde el corazón sobre educación especial? La ignorancia se cae por sí sola cuando ves a una persona que requiere otro tipo de recursos, atención, que necesita un acompañamiento desde una zona de verdadera empatía.

La inocencia es perseguida para ridiculizarla. Lo especial discriminado. Lo diferente agredido.

¿Qué va a pasar con la reeducación especial y esta ley Celaá? Niñ@s como mi hijo podrían ser dados de alta de su plaza de CIEI porque habrían otras plazas con un protocolo y pronóstico más urgente. Dudo que esto sea educación inclusiva… No quiero trasladarme al futuro, pero a día de hoy las cosas a nivel general no pintan de manera empática, solidaria, y con herramientas resolutivas para poder seguir apoyando a la educación especial en todos sus aspectos.

¿Acaso una persona pierde sus derechos cuando no ha sido bautizad@ por los patrones robotizados sociales?

Si te manifiestas te censuran, si reclamas te cierran puertas.

Hubo un tiempo en el que lo reivindicaba todo, estaba tan harta de las mentiras tanto a nivel político, como social. Lo que experimenté cuando el tratamiento biomédico con mi hijo fue tan surrealista que me volví radical, y me polaricé en lo que yo creía que era la verdad. La política me defraudó, la educación, la sanidad… Y toqué fondo en muchos sentidos y aspectos de mi vida. Me separé del padre de mi hijo, y en cierto modo me alejé de todo lo que creía que era lo normal, para empezar de nuevo, pero teniéndome a mí misma de referencia esta vez.

En aquel período de introspección mi hijo y la vida me enseñaron que ver y atender lo especial requiere de un trabajo personal. De crear un vínculo de respeto y comprensión. Y no es lo mismo compartir lo estudiado que compartir lo experimentado.

Y lo cierto, es que ya no puedo obviar el autismo, ni cualquier trastorno del desarrollo, lo diferente, la sensibilidad… no puedo obviar que estamos en un presente muy colgado a nivel educación, recursos y maneras de gestionar las emociones.

¿Quieres saber qué dice la palabra Especial a través de su vibración numerológica?

Se muestra al exterior desde una vibración de rigidez y de toc, de querer encontrar un equilibrio visual que otorga la sensación de paz. Acaba con una numeración karmática, una energía pendiente, una vibración de construir, de hacer las cosas a través de muchos cambios, de perder muchas veces… de sentir el derrumbamiento y que la vida pareciera escapar fácilmente de aquello que se construyó. La vibración predominante es 7, la energía de encontrar la fe, la confianza, del plano mental y racional en busca de la experiencia mísitca o espiritual, es la vibración de equilibrar las energías femenina y masculina… Lo Especial viene a la vida a construir con empuje y con inocencia. Lo Especial nos recuerda todo aquello con nuestr@ niñ@ interior. Lo Especial es cambio como la vida misma, es el reencuentro con tu poder espiritual y con todo tu ser.

 

Almas, egos y espiritualidad

Espiritual.

Zona donde el ego no tiene poder de decisión ni de acción. Se le permite ver pero en silencio. La pseudo-espiritualidad es un traje que se zurce el personaje para auto engañarse diciéndose a sí mismo o misma que está todo sanado, vendiendo pócimas que hablan de curación. Haciendo negocio con la esperanza y el amor. Por negocio me refiero a embaucarse por la productividad, por el dinero y alejarse del compartir, puedes ofrecer un trabajo terapéutico, o dedicarte a cualquier cosa pero sin caer en la arrogancia, ni en la atracción de engordar la cartera. Está claro que necesitamos dinero para vivir, pero que no solo sea esa nuestra vocación. El éxito es ambicioso, y hay que trabajar desde dónde nos movemos, si desde un ego en desfase o desde una zona de armonía. La persona que acude a un profesional en busca de ayuda también nos ofrece un regalo sin ser consciente, porque nos trae un mensaje del inconsciente que, seguramente, nos falta integrar, o pulir esa lección en nosotr@s.

Soy vegetariana, pero no me siento mejor persona que alguien que come carne o pescado. También me alimenté de carne y pescado en el pasado, y es algo que forma parte de mí. Y como siempre digo: hoy soy vegetariana, pero mañana no sé qué seré… Comer sano ¿qué significa? Porque en la actualidad la mayoría de los productos llamados saludables están mega procesados. Y, ¿¿por qué hay que hacer bandos?? La espiritualidad, para mí, se practica respetando. Porque, podría estar en un error, y mi verdad experimentada ser una verdad a medias. Puedo estar viendo un 6 desde mi zona de confort o percepción y tú un 9…

Hay una frase que se la escuché decir a @Enric Corbera con la que resueno mucho y es “no puedes acompañar a una persona a un lugar, si primero tú no has estado en ese lugar”. En la actualidad hay una influencia de mucho mindfulness, coaching, y de herramienas para el desarrollo personal. No es que me parezca mal, sino que hay que conocer desde dónde se está practicando lo que sea que estemos haciendo. Quizás medites durante muchas horas de tu día a día pero a la mínima de tocar cualquier tema emocional el ego se apodere de tí. Me es divertido imaginar los líos y memorias transgeneracionales que dejó a su paso Buda, abandonando a su hijo al que llamó Rāhula, que significa impedimento, obstáculo… o los hijos de Jesús, la de karma o energía pendiente que tuvieron que sanar…  Siempre hay una historia detrás, y otra que estar por venir, seas quien seas.

La paz interna requiere de tomar decisiones, quizás a priori pensadas por el ego, pero con el tiempo quien practica es esa chispa que nos caracteriza de “ser algo más”.

Y una persona no puede amar libremente si primero no se ha encontrado a sí misma. Cuando un@ está desconectad@ de sí mism@ las experiencias suelen ser muy dolorosas, relaciones dependientes emocionalmente, desvalorización en todos los aspectos… y solemos aguantar lo que tenemos por miedo a la soledad.

Aprendí que el amor no va de aguantar dolor, sino de transmutarlo, y que la soledad es una asignatura más, nos prepara y nos otorga conocimiento de la vida, pero sobre todo de un@ mism@.

He analizado vibracionalmente qué nos dice la palabra Espiritual, lo he disfrutado mucho mientras escribía en la pizarra magnética. Está compuesta por tres bonitos 999 seguidos, energía del conocimiento espiritual, de aportar luz a través de experimentar o atravesar esas sombras que también forman parte de la vida. Acaba con la raíz 13, numeración kármica, a nivel interior la espiritualidad nos trae el mensaje de construir a partir de aceptar los cambios, de empezar de nuevo, de liderar nuestra vida a través de dejar fluir en nosotros esa energía de creatividad, de salir de la zona de confort, de no tener miedo a la intuición. Como vibración final nos da 4 también venida de un 13, ser espiritual es construir, hacer otros pilares, otros cimientos, aceptando los cambios de la vida, querer cambiar… siendo flexibles.

Mi trabajo como numeróloga me ha hecho ver que el ego también tiene parte de alma vibrando en su interior, y el alma encarnada tiene su parte de ego formando parte de ella. El equilibrio en una dualidad pasa por tener en cuenta sus caminos. No es aconsejable ir flotando por la vida como si fuésemos ángeles, pero tampoco es sanador identificarse constantemente con el ego. Hacer que se gusten estos dos es el reto que tenemos mientras transitamos por la vida. Puedes practicar la espiritualidad y beber cerveza, tener sexo y disfrutarlo, reírte con monólogos con un sentido del humor ácido, o sarcástico… De hecho, toda persona es un ser espiritual, la práctica ya entra en el libre albedrío.

 

 

Pequeño ejercicio para alinear emoción y pensamiento para cerrar ciclos, con un divertido y creativo ritual para dar la bienvenida al año nuevo.

En la recta final de este 2020 tan cabeza cuadrada que ha sido y a escasos pasos de la entrada al nuevo año 2021. Un año venidero que numerológicamente vibra en 5, vibraciones en relación a tomar responsabilidad de nuestras emociones, a que fluyamos en el presente sin pensar qué nos puede pasar… anhelamos disfrutar de la vida en su total libertad, o almenos sin llevar mascarillas, o poder estar con las personas que amamos, pero que esta vibración de revolución y disfrute no te haga mirar y buscar fuera, porque entonces seguirás enganchad@ en el aprendizaje del año 2020. Además que prevalece el aprendizaje de tomar consciencia, de dejar de emitir juicios, y que empecemos a construir un mundo distinto, desde otras energías no tan densas, sin pasados y memorias que nos encarcelan y nos programan a repetir historias una y otra vez. También tendrás que asumir tu vibración año personal junto a este año nuevo 2021, que sin duda es la que te predominará a la hora de experimentar tus retos.

Ayer tarde estuve de charla con Dios, creo que nunca lo había hecho como ayer, reservé un momento para los dos, quería dedicarle unas palabras, cada día le agradezco lo que tengo, pero en la charla y escrito quise abrirme por completo, fue muy emocionante, y me sentí como si me hubiese liberado de esas piedras que guardaba en mi mochila de otros viajes por si acaso, pero que en este viaje no me dejaban avanzar con plenitud y confianza.

Comparto contigo mi pequeña charla con la Divinidad, puede que te sirva como ejemplo para crear tu propia carta para cerrar ciclos, y soltar lastres desde una zona de tranquilidad, retornando a la paz y a la quietud que brilla en la luz del alma.

“Amado Dios, Divinidad, bajo esta luna llena y este sol precioso, cálido, con un cielo que imita al reino celestial, quiero decirte que Gracias Gracias Gracias… Te estuve buscando en mi juventud, aunque no podía encontrarte, no supe… Hasta que vi en Àlex tu bondad, es parte de ser de luz ¿Sabes? Me emociona sentarme para escribirte, cuando sé que estás y formas parte de mí, de todo lo que soy, aun así, déjame que te diga Gracias. Gracias por ser consciencia, por no juzgar, por tus milagros, por escucharme, por lo que tengo, por lo que ya es. Y gracias por Brillar en mí (cuando te lo permito, ¿verdad?)… Siento no estar despierta totalmente, es y está siendo un camino repleto de experiencias y aprendizajes. Antes de empezar el año 2021 quiero despedir el año 2020, bendiciendo mi auto descubrimiento, he hechos nuevas amistades… y sigo en este camino de ayuda, de compartir, que resuena a lo que mi alma le gusta hacer, y aunque como personaje a veces me bloqueo, creo y siento que mi alma se siente contenta.

Quisiera con tu permiso, cerrar temas pendientes, esas memorias pasadas que arrastro inconscientemente, quisiera si tu me ayudas a darles libertad, amor, paz, y libertad en beneficio de tod@s. Que mis energías masculina y femenina ser equilibren armonizando mi ser. Pongo perdón a mis pasados con un abrazo. Sonrío de felicidad al ver donde estoy hoy, en este preciso instante, se que no puedo dejar de sentir miedo, pero también se que no estoy sola, tu amor está por encima de todo, o más bien lo envuelve todo, como el equipo de seres de luz que me acompañan. A los guías que ya no están conmigo porque necesito a otros guías especializados en otras áreas y aprendizajes, les doy las gracias por haberme acompañado, y gracias por cada idea que recibo por inspiración vuestra.

Me gusta lo que he conseguido, y lo que he sido capaz de construir en este 2020 que ya hay que darle fin. Corto lazos y pactos inconscientes. Y con amor los libero cual paloma de la libertad. Por mi vuelo cuidando mis alas. Tomo responsabilidad sabiendo que tú me Sostienes, sostener no quiere decir que no tenga que caer cuando sea necesario para mi aprendizaje, sino que aunque caiga, no te habrás ido a ninguna parte, seguirás brillando dentro de mí, recordándome la fuerza, la voluntad, y el amor incondicional. “

También aprovecho este improvisado post para compartir contigo un ritual ejercicio para esta noche, durante las 12 campanadas, consiste que pongas una intención en cada campanada acompañada de la gratitud, simbólicamente estarás abriendo un campo de energía positiva con decretos en los que tomas responsabilidad de tu vida. Han de hablar de tí, no de otras personas, es el único requisito que te aconsejo respetar.

Gracias por tomar un ratito para tí y para mí. Te deseo un próspero y educativo 2021

 

 

Los hilos invisibles de la familia

La familia, ¡qué de historias!… algunas para escuchar delante de una chimenea, y otras para deshacer esos recuerdos en nosotr@s, ¿Verdad? Lo que voy a escribir en este post dedicado a la familia y a sus hilos invisibles es desde el prisma de mi propia experiencia personal junto con la experiencia en los casos que veo a través de las cartas natales numerológicas. Todo desde un sentido espiritual, holístico y transpersonal, unido a la parte dual.

Familia, la palabra que numerológicamente vibra en 33/6, energía reconocida en el mundo de la numerología por ser una vibración maestra, la vibración del amor incondicional, y coincide con la edad de Cristo cuando desencarnó, de ahí que le hayan atribuido la etiqueta y estigma de vibración que siente que el amor es sacrificio.

¿Quién no ha tenido alguna discrepancia con sus familiares? Una proyección de espejos muy cercana. Desde técnicas de desarrollo personal como la biodescodificación, la gestalt, la bioneuromoción, la filosofía un curso de milagros, la herramienta ho’oponopono, y la numerología emocional como tantas más se puede profundizar en temas familiares, transgeneracionales para darles luz, paz, amor y perdón. Cada herramienta tiene su modo de operar, en algunas resueno más y de otras me quedo solo con lo que me ayuda a sentirme en paz, el equilibrio y método de sanación lo elige y crea un@ mism@.

Desde mi trabajo como numeróloga he observado que puedo conocer a través de las vibraciones que componen y predominan a la persona que consulta, sobre memorias y aprendizajes familiares y transgeneracionales. Una persona que sufrió abusos, seguramente en sus vibraciones haya algún nueve en su parte paternal o maternal, ya que la energía nueve es la luz, la guía, pero para ello ha de experimentar la sombra y aprender la gran antorcha que es para sí misma y para los demás.

Cuando una persona ha venido a esta dualidad con alguna dificultad, desde el sentido espiritual es porque esa alma eligió en un espacio sin tiempo, limpiar memorias de sus dos clanes familiares, y a su vez hacer de espejo y guía a sus padres, normalmente hay un gran aprendizaje y conexión madre-hijo. En general, los hij@s vienen a despertar en consciencia a los padres y madres. Pero en los hij@s “especiales” hay una misión de consciencia y amor incondicional más elevada. Como familia espiritual y seres de luz estamos en misiones de ayuda, y de poner luz, amor y perdón a esos pasados que se quedaron pendientes en archivos álmicos. No importa si no conociste a tus padres, el inconsciente existe, y tod@s estamos unidos en un plano cuántico. Cómo te desarrolles en la vida hablará de tu familia, de tus aprendizajes, y de tí mism@.

He aprendido que la vida no se puede comprender desde la mente, desde mi personaje no tengo toda la información necesaria para llegar a entender la vida y sus experiencias, otra cosa es que el ego sí lo cree. Con esto no justifico los actos desde vibraciones densas y bajas. Pero, desde mi experiencia personal, hasta que no le empecé a dar espacio a mi parte álmica, a decirme “bueno, ¿y si hay otra manera?, hasta que no hice las paces con memorias pasadas de carencia, de abusos, de maltrato, con todas esas memorias que rondan y pululan de vez en cuando, y sobre todo conmigo misma, comprendí que todo esto me bloqueaba y no me dejaba ser quien era de verdad. No es cuestión de días, es un trabajo, un viaje personal de tiempo, de paciencia, el respeto hacia a un@ mism@ requiere de constancia y de una autoestima sana. No es “pongo amor a esta situación” y ya se hizo la iluminación en mí, porque estamos hech@s de infinitas encarnaciones, y vete a saber las memorias (que podrían ser muy similiares entre ellas) que hemos de desbloquear y liberar. Pero dar un paso hacia el amor y la paz crea espacio en nuestro interior, y los mecanimos y engranajes cuánticos se ponen en marcha a través de sincronías, de serendipias, de milagros. Y entonces descubres que puedes cambiar, que estás sanando, y a su vez recuerdas a los demás que también pueden hacerlo.

Por supuesto que hay situaciones muy duras que el personaje no puede perdonar, pero es que quien perdona es la parte sabia que hay en nuestro interior. El ego por sí solo nunca llegará a esa zona, porque no le interesa la armonía, ni sentirse amado, el ego solo busca fans como ídolo que se cree que es. Perdonar, aceptar, no significa que la situación nos gusta o hay que aguantar según que cosas, o que nos vamos de copas con quien nos hiere… Desde mi experiencia perdonar es ver en mí para qué tengo un espejo que me habla de lo que sea en ese instante de mi vida, porque seguramente sea algo que me quede pendiente de sanar, de integrar en mi día a día.

Desde la mente no podrás comprender la vida y su sentido espiritual si no incluyes en tí a dios, la divinidad, el universo, la energía inteligente, algo más grande y sabio que tú y que no te juzga, llámalo como quieras. Te invito a que reflexiones en cómo te haces las preguntas, y que cambies el modo de formular tus cuestiones, en vez de decir “¿por qué me pasa a mí? ¿por qué siempre doy con el mismo tipo de parejas? ¿por qué mis jefes, jefas son cortados por el mismo patrón?…” a ¿para qué me pasa a mí? ¿qué hay en mí que elijo siempre el mismo tipo de parejas? ¿para qué escojo a jefes, jefas que abusan de su autoridad?. Si tú eres el/la protagonista de tu vida algo habrá de responabilidad en tí en todo lo que te ocurre, ¿no crees? ojo he dicho responsabilidad y no culpabilidad. Que nos conocemos ego. Puede que elijas a parejas que te abandonan porque representa los arquetipos padre-madre y te abandonaron, o fueron ausentes en tu infancia, o que tú en otra vida lo hicieras. Si siempre te ocurre lo mismo quizás es para que empieces a cambiar cosas en tí. Y si tus jefes o jefas tienden a ser autoritarios y a faltarte el respeto, entonces empieza a respetarte, a poner límites, inconscientemente buscas el reconocimiento y protección de papá y mamá… Se que el ego te impide que tengas pensamientos existenciales, pero, ¿has pensado si fuiste tú un agresor o agresora en otra vida? Ningún ser humano está libre de “pecado”.

Antes de perdonar, has de perdonarte a tí mism@, tampoco quieras construir una casa por el tejado. Qué mejor reconocimiento a tus ancestros y ancestras que recordarles que estén en paz, que comprendes sus miedos, y por eso les envías amor, para que se perdonen.

“Criatura de la luz, no sabes que la luz está en tí.” (Un curso de milagros)

Si quieres conocer cómo empezar a romper patrones que te bloquean para prosperar en tu vida, puedes ponerte en contacto conmigo rellenado este formulario, o desde la opción de contacto telefóno o correo electrónico que está en el menú de la página web.

2021 no te tenemos miedo

Voy a hablar del autismo, del espectro autista, del trastorno del desarrollo, del tea, del asperger, de lo que es diferente y una etiqueta social. Te voy a hablar de este condicionamiento biológico, ambiental, neuronal, físico, genético, espiritual… desde mi experiencia personal, estás en tu derecho de no creer ninguna palabra compartida, pero sabes, me siento harta de algunas situaciones respecto a la “discapacidad”, respecto a l@s que aprenden diferente, ¿por qué su manera de experimentar el mundo, la vida, está desvalorizada y descartada? ¿Acaso tú puedes desconectar tu cerebro así sin más para intentar encajar con lo que dicen que es lo normal?

La educación a nivel general apesta a política y a normativas desde administraciones que solo ven papeles y montañas de papeles, no hay empatía, solo recortes. En parvulario se salvan con el método montessori, pero en primaria empieza la obra de teatro llamada “educación inclusiva” que no es más que un guión de ausencias, carencias, y manipulaciones. Lo estoy enfocando desde una perspectiva generalizada, por supuesto que habrán profesores con vocación emocional, pero desde mi experiencia personal con cada curso escolar me he encontrado obstáculos en el desenvolvimiento educativo de mi hijo.

La educación sin más no nos hace más sabios, ni nos da herramientas para afrontar la vida, para practicar esa capacidad de resolver problemas, conflictos reales. Tener intelecto no es una garantía de que sepas gestionar tus emociones, y que seas un adulto con madurez e inteligencia emocional. ¿A dónde están todas esas promesas del mes de marzo que iban con hastags sobre el amor, sobre la humanidad? La educación y la sanidad deshumanizadas por completo. Me río cuando veo publicaciones de sectores que gritan que están hasta las narices de la insensatez de las personas, con emblemas como “ponte la jodida mascarilla”… cuando estás personas que denuncian la falta de respeto te faltan el respeto al juzgarte, te faltan el respeto al colgarte el teléfono cuando preguntas por tu familiar recluído en un hospital, en una residencia, te faltan el respeto cuando dejan a tu hijo solo ante el peligro y como comunicación te dan silencio, hermetismo. Así que, permíteme que no me crea nada de nada, no digo que no exista esta realidad, lo que sí estoy experimentando es mucha densidad en esta realidad, a la que le incomoda la luz.

Me ha pasado y me sigue ocurriendo que cuando ven que me ocupo de mi hijo, de su bieniestar, de que sea feliz, de que en este presente pueda tener una autonomía, de que sea quien quiera ser… cuando hago preguntas me tachan de madre sobreprotectora, de que no tengo ni idea porque ell@s son l@s diplomad@s… La verdad es que la soberbia me la repanpinfla, porque me guío por mi corazón, y por general, una madre sabe cuando su hij@ le ocurre algo que le está bloqueando. ¿Verdad?

La nueva ley de educación ya está causando sus efectos secundarios, pero como no, todo ocurre en las sombras, tapando, y si alguien habla es censurado. Genial, la pandemia nos ha hecho menos humanos, y más robots. Que el autismo pueda ser reversible no quiere decir que deje de condicionar tu vida. Siempre hay factores emocionales en los que poner dedicación, atención, comprensión, y alivio momentáneo si hiciese falta. Puede que la sociedad quiera tener más robots, pero por fortuna emprendí el camino hace unos años de ir despertando, y no voy a ser un robot, ni mi hijo. Aunque esto conlleve pasar retos y más retos. No me importa, y nunca me importó si en mi hijo hay una sonrisa, y en mi corazón el reconfortamiento de ir por buen camino, o el camino correcto para mi hijo y para mí.

Si te contara cómo empezamos esta carrera de fondo no te lo creerías, y como la estamos corriendo en este presente.

Mi hijo a evolucionado mucho, y no reclamo que tenga supervisión constantemente, porque sé que sabe resolver parte de su día a día, pero existen todavía áreas en las que se pierde y sí necesita guía, orientación, comprensión, una mano con la que sentirse seguro de sí mismo. ¡La de comentarios despectivos, fríos y sin tacto que escuchamos los padres y madres de niñ@s con alguna dificultad en su desarrollo! La publicidad siempre tiene una parte oscura, y quien mucho habla de diversidad, dando una imagen en redes sociales de “mirar que gran corazón tenemos” ahí hay mucho que rascar… Y aunque estoy trabajando a nivel personal el soltar el control de las situaciones, el aceptar la realidad neutra, sí quiero expresar con mi propia voz que no me gusta nada las cosas que suceden en este tiempo.

Desde mi trabajo profesional como numeróloga emocional o terapeuta transgeneracional podría hablarte del sentido espiritual, de los mensajes energéticos que tienen experiencias como tener un hijo con autismo, sea cual sea el grado, nivel, etc… eso no me importa. La etiqueta es a modo descriptivo, porque para mí mi hijo es el hijo que mi alma eligió tener para aprender valores como el amor incondicional, el perdón, y sobre todo amarme a mí misma. Que Àlex esté en mi vida es una maravillosa y absoluta bendición.

Si a la educación no le integramos emocional se queda colgada. La educación emocional es la lámpara que da luz a esos rincones oscuros en nuestro interior, como esa vibración 9 desde la numerología que le predomina con las dos palabras juntas. Autismo vibra numerológicamente en 8/26 que es la fuerza, el trabajo, la constancia, los retos, el trabajar la paciencia, la calma, pero sobre todo la autoconfianza.

… Recuerdo cuando me sentaba delante de mi hijo cuando era pequeño, al principio del diagnóstico, él jugaba con las tapas de los tappers, trazaba línieas imagináreas en el suelo con sus deditos, se quedaba en silencio durante tiempo y tiempo, sin mirarme, sin “contar conmigo”… yo le decía: “aquí estoy” “mami está aquí”… este era mi corazón hablando, y respecto a mi hijo mi corazón sigue teniendo este diálogo: Aquí estoy. También es algo que me digo a mí misma, para recordarme que puedo hacerlo, que puedo seguir adelante sin caer y quedarme atrapada, mi hijo y yo podemos hacer cualquier cosa cuando tenemos en cuenta al universo, al amor en su total magnitud y expansión.

Todo lo que nos traiga comunicación, y poder interactuar, bienvenido sea.

En este vídeo mi hijo aún no tenía los tres años. Quizás fui una madre muy pesada pero a día de hoy me encanta el puente que construimos mi hijo y yo.

 

 

Procesos y emociones

 

¿Cómo va tu mes de diciembre? ¿Revuelto? ¿Intenso?

Desde la numerología emocional diciembre vibra en 12, simbolizado por el arcano mayor el Colgado. Puede que te estés sintiendo que no encajas, en el punto de mira de críticas, que te juzgan por tener tu propio estilo de vida… demasiados pensamientos que te alejan del presente y te atan al pasado. Diciembre se presena desde una vibración 4, una energía de poner orden, desde un soporte inflexible y rígido, pero también desde una zona de abarcar abundancia y completud. Acaba con una vibración 5 de cambios, de experimentar el presente. No es casualidad que Diciembre resuene numerológicamente en 5/50, ese 0 nos habla de tomar consciencia, de poner amor, paciencia y más amor. ¿Cómo vamos a empezar un año nuevo sin tomar consciencia del año pasado y vivido?

Me preocupa los mensajes constantes de miedo, de manipulación y de limitación mental que no ceso de ver en anuncios publicitarios. Normalizando el uso de mascarilla, juzgando a quienes les mueve el amor y no el miedo. Recuerdo que de muy joven tuve que dejar de ver los noticiarios porque me afectaban muchísimo las historias que exponían en ellos. Y de joven me lo creía todo. En la actualidad, en casa solo vemos canales de dibujos, cuando mi hijo está con su papi, entonces veo alguna serie de detectives (me declaro fan de las detectives que corren tras los malechores-malechoras con taconazos de vértigo). Pero todo lo que tenga relación con noticias ni me asomo por ello, con los pocos inputs que recibo a través de noticias por el google me es suficiente para hacerme una idea de como está el panorama y querer seguir cuestionándome cosas.

Desconozco si realmente una mascarilla protege de no incubar virus, pero si te sale el típico grano bajo el orificio de la nariz te lo tapa, o sí protege de ciertos olores intensos… ¡incluso de las marcas de la almohada! Personalmente, creo que hemos sucumbido a la identificación de la paranoia, no digo que no existan los virus, de echo el organismo del ser humano está formado de una microbiótica infinita y necesaria para mantener un sistema inmune sano. Mi hijo tiene marcas en las manos de tanto gel… Los extremos solo traen realidades de violencia e inflexibilidad. Me parece correcto que al tirar la basura, te eches una gotita de gel, o que al tocar la barandilla del metro te pongas una gotita de gel, ok. Pero los comportamientos obsesivos destrozan la autoestima, y nos aleja de un contacto con el presente, con la aceptación. Si difieres de lo que comparto en estas líneas, perfecto, te respeto. Solo expongo mis inquietudes, y cosas que estoy viendo que no resuenan en coherencia interna del ser (o desde mi perspectiva).

Hay personas que defienden la ley Celaá, yo en cambio no la soporto, a parte de que va a afectar a mi hijo (ya afecta), much@s niñ@as se van a sentir totalmente abandonad@as con esta nueva ley. La educación actual va de moderna y todo es fachada, sigue siendo una educación industrial que no contempla la inteligencia emocional, solo si haces jeroglíficos matemáticos, convirtiendo el aprendizaje en una carrera competitiva burlándose claramente de l@s niñ@s que tienen una sensibilidad más desarrollada. La educación inclusiva es otra obra de teatro falseando datos, haciendo pasar a los padres y madres de niñ@s con dificultades en el desarrollo personal, emocional, mental o físico por auténticos infiernos. ¿Inclusiva para quién? Una educación que mama de un sistema inflexible, político y religioso, incluso farmaceútico. Y por experiencia personal en cada curso escolar como madre he de enfrentarme a situaciones duras, no voy a entrar en la queja, pero la impotencia que siento en ocasiones me derrumba a veces. Con trabajo personal, y practicando ho’oponopono sobre todo en momentos en los que es mejor que no abra la boca, vuelvo a mi centro de coherencia y observación. Como me decía mi querido amigo Francesc: no te preocupes, ocúpate cuando sea necesario.

Trabajo el que no me reactive fuegos internos lo que el sistema educativo opine de mi hijo, como el amor que pongo cada vez que mis vecinos fiesteros pierden el control y todo respeto. Evolucionar y expandirse en consciencia también requiere de poner límites cuando la situación lo necesite, y decirle al ego que se calle un rato.

Mi hijo y yo somos un gran equipo, y esto no se me olvida, y si se me olvida él me lo recuerda, pase lo que pase saldremos adelante, porque nuestra intención es sanar, ser felices, y seguir creciendo en y con amor. A veces es inevitable sentir miedo, pero la emoción del miedo es para que superemos esos miedos mentales, ya que una vez sentidos los pensamientos temerosos caen por sí solos. Y el camino que aparentemente estaba bloqueado se desbloquea delante nuestro. Escucha a tu corazón porque allí reside tu alma y ella sabe más que tu ego, aunque esto a tu ego le puede chirriar.

Como leía hace poco en un post de Marisol González en su proyecto Serendypia, los días grises (si pinchas podrás leer el gran artículo de Marisol reflexionando sobre los días grises y el proceso de sanación personal) existen y hay que sentirlos. He pasado unos cuantos días grises, por temas pendientes que no terminan de solucionarse, hay resistencias energéticas, y requieren de un proceso de maduración más lento y complejo. Cuando le ocurre algo a mi hijo me descoloca y me cuesta unos días volver a retomar las riendas de mi proceso de crecimiento personal. Tengo a un familiar en una situación muy grave, y con las normativas que hay impuestas por el virus, lo estoy viviendo desde la otra parte del muro… y aunque hago mis trabajos ante esto, a veces puede golpearme.

Son días de emociones colgadas, sí, pero sé que desde el cielo me miras y ojalá te sientas orgulloso de todo lo que estoy aprendiendo, tanto a nivel personal como a nivel profesional, cuando me pongo a jugar con los números y las letras sonrío al pensar en tí, mi gran maestro y guía durante un tiempo muy importante que fue en mi vida. No puedo negar que te extraño, pero seguro que la vida allí arriba es una pasada. Gracias por todo Francesc Lucas.

Tuve una gran compañera de viaje, una gata con unos ojazos verdes que me derretían de amor. Era muy traviesa, pero siempre me mostró su amor. Me cuidó en momentos complicados en mi vida. Fue mi protectora de cuatro patas. Mi querida Luna estés donde estés: Gracias. Gracias. Gracias.

Para reconducir estas vibraciones tan intensas y un poco densas de este mes de diciembre, deberíamos de conectar con una energía 9, dar luz a esas sombras, sentirlas y comprenderlas, para dejar espacio a las estrellas que están por llegar, a los cambios, a presentes con posibilidades más armoniosas. Y sobre todo no te olvides de la gratitud, es una emoción mágica y con un poder divino de transformación y transmutación. Puedes agradecer lo que tienes, que puedes beber agua, comer, si tienes frío te tapas con una manta, y como dice Borja Vilaseca: cuando abres el grifo de casa sale agua caliente…

GRACIAS VIDA POR BRILLAR EN MÍ, APRENDO A DEJARTE BRILLAR EN MÍ EN BENEFICIO DEL AMOR INCONDICIONAL. BENDICIONES.

 

 

 

Si escucharas al amor empezarías a amarte

A través de mi trabajo como numeróloga emocional cada vez más me doy cuenta de que el aprendizaje estrella como seres humanos es amarse a un@ mism@. Hay una tendencia excesiva y preocupante como personas y es que nos enfocamos, nos volcamos en el exterior sin haber realizado un trabajo interior, sin haber siquiera comprobado la seguridad personal en cada situación nos dejamos embaucar, nos lanzamos a todo tipo de relaciones y circunstancias, desde unas vibraciones inconscientes un tanto suicidas y auto destructivas. Llegamos a poner en peligro todo nuestro plan evolutivo personal por unas creencias aprendidas de serie sobre el amor y la vida que se supone que hay que vivir. No dejo de ver casos en los que la energía femenina se ha marcado unas vibraciones de independencia a través de los aprendizajes de experimentar el amor sin apegos emocionales. Cada carta natal que hago me fascina porque tomo consciencia (a parte de con mi trabajo de crecimiento personal) en este campo profesional, como personajes somos muy ignorantes, orgullos@s, y como nos cuesta entender que el valor a integrar se vivirá desde la polaridad. El amor nace en las personas de manera innata, y es inevitable compartirlo, en cambio el dolor es la emoción que nos pone en jaque, en sí ninguna emoción tiene una función negativa, solo ser sentida para que a través de la experiencia y de esa comunicación con los sentidos podamos aprender, comprender y evolucionar.

Vibraciones como la 6 o la 2 nos hablan del amor, de compartir, de las relaciones, del nivel de amor hacia un@ mism@, pero como por norma general estamos muy descentrados a nivel energético y estas vibraciones no resonarán en nosotr@s como estados de “happy flower”, más bien si en tu vida te predominan vibraciones 6 o 2 tendrás todas las papeletas para vivir las relaciones de manera adictiva (que estos bloqueos a su vez se manifiestan a través de proyecciones-espejo) desvalorización, sumisión, pasarás por las transiciones de “víctima-victimario”. Así que puedes ser alguien muy amoros@ con los demás, pero el mayor reto de tu vida está en dejar de necesitar que te quieran, en sanar a tu ego herido, a tu niñ@ que se siente abandonad@… es alarmante la cantidad de personas que dan y dan a los demás pero para sí mismas son como un gran muro de contención. Desde esta zona de hecatombe emocional interna no esperes tener relaciones de igual a igual, o empleos en los que te respeten, o una familia en la que te incluyan, porque estos serán tus principales aprendizajes en esta vida.

Cuando hablas de amor, ¿cómo te incluyes en la frase? ¿Desde qué emoción te conectas al amor? ¿Desde el vacío o desde la completud?

¿Qué pasa con las vibraciones como la 6 y la 9 que suelen anhelar la idea del hogar, que están ancladas a memorias pasadas en relación a la familia? Hasta que no depures dentro de tí estas ideas de sentirte incomplet@, de no valer sin alguien a tu lado, de atender a tu niñ@ interior, de estar en paz con papá y con mamá, de subsanar las energías femenina y masculina… Hasta que no aprendas que tú mism@ ya eres ese hogar de amor no lo encontrarás en ninguna parte. ¿Acaso no te das cuenta de los patrones repetitivos en tu vida? ¿Para qué eliges siempre la misma opción si sabes que a la solución que te llevará es a la ausencia de tí mism@?

Sé que no es fácil, y tampoco es cuestión de poco tiempo, de que si perdono (o me perdono) una vez ya seré feliz para siempre. Pero no por ello es imposible. En mi personaje es habitual y terapéutico pasar por procesos de introspección y reflexión, de poner en cuarentena memorias y observar desde una zona de tranquilidad y sosiego. Requiere de honestidad, de perdón, de constancia, pero también de no exigirse a nivel espiritual, que el ego nos tiene muy calad@s a tod@s. Habrán heridas que necesites de más tiempo para sanar, y otras en las que rápidamente te recompongas. Lo que no cambia nunca es que la decisión siempre es tuya. Tu decides si quieres observar o si prefieres seguir con lo mismo de siempre. Un coordinador que tuve hace muchos años me enseñó que la actitud hace que nuestro trabajo sea con amor o no. Me enseñó a poner mimo en las cosas que hacía, a disfrutar y a sentir placer visual al contemplar un trabajo desde la pasión, desde la creatividad. A ese espacio de conexión con un@ mism@ es a donde hemos de ir, ese lugar es nuestro ser, si observas y pones atención a los detalles estarás más cerca de despertar de la amnesia colectiva y liberarte de los programas que se reinstalan automáticamente en tu inconsciente. Ojo, en nuestro inconsciente siempre habrán programas, memorias, tendencias, pero al ir sanando dejamos espacio para los cambios, sean cuales sean. Eso sí, tu alma se sentirá agradecida.

Reflexionando sobre la numerología

La intención de este post es aportar desde mi experiencia como numeróloga, algunos detalles sobre lo que se cree de la numerología. Escucho decir a personas “yo soy tal número”… es como cuando decimos “es que soy tal signo zodiacal”, como si quisiéramos justificar parte de nuestro carácter con la idea implícita de que no se puede cambiar. Normalmente, si queremos saber alguna vibración numerológica, y no tenemos mucha idea, buscamos lo típico y más común, que es sumar toda la fecha de nacimiento que nos da el valor conocido como sendero natal, camino de vida, o en mis cartas natales numerológicas le nombro ruta de vida. Quiero puntualizar que es un error identificarnos con esa vibración, pues esa energía que posiblemente predominará en general el paso de nuestra vida, representa los aprendizajes, los retos, cómo hemos de reconducir parte de la vibración personal para seguir creciendo personalmente, emocionalmente y como alma. Si es una energía o aprendizaje muy marcado para un@ mism@ podría estar repetida con intensidad en el resto de la carta natal de la persona.

Si como personaje vibras en cierta vibración como norma general no coincidirá con la energía de ruta de vida. A no ser que tengas muy asimilado tus aprendizajes principales para esta vida. Somos una creación de todas las vibraciones posibles como seres multidimensionales. Unas predominarán más que otras en partes de nuestra vida, personaje, como alma, como energía pendiente o kármica… Si el nombre de una persona vibra en 4, que es una energía de control, de un orden establecido, de rigor, de pasar a la acción a través de patrones esquemáticos, de trabajo, de responsabilidad… Tiene todas las papeletas para que su vibración de ruta de vida vibre en 5, que es soltar el control, no presionarse, el disfrutar del momento. Por supuesto cada vibración tiene su lado denso, y ahí es donde hay que remangarse para equilibrar los desbarajustes energéticos que causamos dentro nuestro. Las vibraciones 1, 4 y 5 coinciden en la parte profunda emocional, la expresión de los sentimientos, porque la tendencia es colocar muros de piedra entre ellas y su corazón. Desde mi punto de vista contrastado en la experiencia hay que analizar con atención y mimo qué vibraciones nos componen, para comprender comportamientos, para conocernos mejor, y de esta manera saber qué hacer para cambiar y avanzar en armonía.

Para progresar como seres humanos y no como indivíduos que buscan desesperadamente el amor en el mundo exterior sin siquiera mirarse al espejo…

La responsabilidad está en equilibrar todo aquello que somos

Las vibraciones que componen mi nombre, la letra inicial y última del nombre, apodos, nombres compuestos, seudónimos, los apellidos por separado, todo el nombre al completo teniendo en cuenta también los apellidos, la fecha de nacimiento… más tu signo solar, el lunar, el ascendente, tu planeta regente, el número de vivienda donde resides, etc… todas estas vibraciones y energías son las que manifiestan quién eres y a qué has venido, en esta encarnación, contemplando los principales y básicos aprendizajes que has de integrar en tu vida.

Si solo me quedo con la anécdota de que mi signo solar es Capricornio, ascendente en Libra, signo lunar Tauro, que mi camino de vida resuena en 6/24, que mis dones vibran en 9, y así con todo, entonces no estoy tomando responsabilidad en practicar la espiritualidad que necesita mi personaje y mi alma juntos para seguir progresando en consciencia.

Eres libre de utilizar tu energía de una manera constructiva o para destruir tu parte divina que al final será el resultado del caos de todas tus partes y de tu vida en general.

 

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
YouTube
× ¿Cómo puedo ayudarte?