Mostrando: 11 - 19 de 19 RESULTADOS

Corazón de niña

Cuando te sientas perdid@ deja de hacer cosas, quédate en un intervalo de tiempo-sin tiempo en esa emoción, toma perspectiva de quién eres y de todo lo que es importante para tí. No te preocupes, la vida en conexión con el universo va a seguir enviándote mensajes y sincronías, de echo nunca ha dejado de hacerlo, solo es que cuando estamos más atentos percibimos esa vibración más en resonancia con nuestro origen, cuando hay un equilibrio interno, cuando la energía que desprendemos deja de rondar por extremos y densidades.

También sé por experiencia, que a más vayas avanzando y evolucionando, las pruebas venideras serán con un alto grado de nivel de resolución. Para mí la espiritualidad es eso, es poner en práctica mi poder de sanación en todos los aspectos día a día. Imagino que el mismo Buda tenía sus noches oscuras… y su genio cuando venían cambios que le hicieran dudar de lo que estaba ocurriendo. Quizás deberían de invertar un estilo de Ho’oponopono físico, en estos días visualizaba a la madre de Nené, la amiga de Shin-Chan, con el famoso conejo de peluche dándole de ostias… No apoyo la violencia, es más no creo que los niñ@s deban jugar con pistolas y armas. Pero hay cosas que nos ocurren y parecen que tengan el poder de hacernos explotar por dentro, ¿verdad? El mal no tiene justificación pero sí comprensión. Y ahí es donde entra mi trabajo personal, el ir poniendo amor a las situaciones que se presentan con máscaras de dolor, de injusticia, de cambios… No es fácil, y si fuera por el ego no existiría ningún ser humano en la tierra.

Puede que seas un ser de luz que en esta encarnación hayas venido a transmitir paz a las personas, a recordarles un camino más amoroso. El amor no duele, a quién le duele es al ego experimentar el amor en todas sus manifestaciones y dimensiones. ¿Acaso cuando te hablan de espiritualidad no te chirría? Suele pasar, hasta que vas uniendo personaje y alma. O creas una amistad o estarás dividid@ en tu vida y en todo lo que hagas y quieras.

Si quieres cambios en la vida, primero has de cerrar las puertas que dejas entreabiertas por miedo, por esos “y si…”. Esperar nos bloquea, tener expectativas nos ancla más si cabe a nuestra zona de confort, para comenzar cosas nuevas hay que dejar espacio, hacer limpieza en la casa interna, y decir adiós a aquellas cosas, situaciones, personas que se quedaron en tu inconsciente formando parte de los “y si…”. A veces también pasarás por duelos para despedirte de lo que conocías para dar la bienvenida a lo que desconoces.

 

Reconozco que cuando me saturo soy muy 13 gestionando mis emociones, pero también esos 9 que me resuenan me guían como su vibración refleja, trabajando el no estar demasiado tiempo con la sombra, sino más bien, estando pero a la misma vez llevando mi luz. Pero, creo que sí me caracteriza que soy una persona muy autodidacta, y responsable. Y aunque hoy no esté en mi momento más iluminado mis ganas sí desean seguir avanzando y no dejar de sentirme empoderada. Ayer vi que tenía una reclamación de autor en mi canal de youtube, me sorprendió ya que los audios musicales los busco sin copyright. Igualmente, eliminé dicha meditación por precaución. En ningún momento he querido apropiarme de algo que no he creado, no es mi estilo, puede que en esto sea muy capricorniana, pero no hay experiencia en la vida que no venga a darte un mensaje. Así que me acordé de una invitación que hace muy poco me daban los seres de luz a través de una tirada oráculo canalizada por la profesional Helena Bendala. Por el momento pondré un límite en mis ideas, etc que comparto, y cuando sea el momento oportuno tendré mi propio nombre registrado y mi registro intelectual. El amor está para compartir, pero un@ mism@ ha de aprender a amarse y a saber respetarse. Quien quiera una meditación mía, o cualquier servicio que de los que ofrezco que me escriba, tenéis varias maneras, rellenando el formulario en esta web, un correo electrónico e incluso vía whatsapp y telegram, y estaré encantada de responder. Por el momento el proyecto solidario para conectar con el bienestar lo dejo en stand by.

Todo remolino trae consigo una nueva visión. A los temas pendientes hay que transmutarlos y darles descanso. Si te sientes perdid@ es que has olvidado cómo llegar a tu corazón, pero es fácil recordar los pasos para conectar de nuevo con tu alma, deja de pensar y se abrirán nuevos cielos. ¿Y cómo va a ayudarme la Divinidad si no le/la dejo ayudarme? Cuando brillo es porque esa energía inteligente y creadora está en mí brillando, siempre está conmigo, pero a veces me lío en historias que me cuenta el ego y pierdo de vista por un instante mi propia luz.

¡Y qué tentador es a veces ese conejito de peluche!

Ser madre es para mí uno de los aprendizajes más importantes y significativos en mi vida. Mi hijo es una maestro, una estrella.

Atender a mi niña interior está siendo sin duda todo un descubrimiento tanto a nivel personal como álmico. Volver a encontrarme con ella y darme cuenta de todas sus heridas olvidadas por mí, me llevan a una zona de perdón, de paz, y de muchas ganas de que ella esté feliz. Mi hijo me ayuda mucho a divertirme con mi niña interior, y en conjunto jugamos él y yo y nuestras esencias. Sentir la inocencia es una sensación maravillosa y súper bonita.

A parte de ser como una guía espiritual para algunas personas, he de aprender a ser mi propia guía, teniendo presente todo lo que sé hacer, sin dejar que nadie manche mi fe.

Quiero recordar unas palabras que me dijo el Arcángel Metatrón “corazón de niña, siempre ten tu corazón de niña”.

Gracias Universo por todo.

Gracias

“Durante nuestros momentos más oscuros debemos centrarnos en ver la luz” (Aristóteles Onassis)

 

 

 

 

Voz interior

Si pides respeto, no grites

Cuando digas que es tóxico, pon en remojo a tu mente

Si amas, ¿qué más da lo demás?

Si te aceptas, no pases de largo del espejo

Si dices que no te entienden, se tolerante

No aguantes, aprende

Si te declaras jugador-a, no quieras controlar el tiempo

La belleza del alma no tiene ojos

El deseo del ego tiene zarpas

Si no pensaras en lo Perfecto, sentirías Felicidad

Si tienes miedo, puedes darme la mano

Si huyes, no puedo escucharte

Un pozo siempre es hondo, trae contigo el kit de supervivencia

Si lloras, no te olvides de reír

Si crees que estás sol@, imagina a un equipo de luz a tu lado

Cuando duela, abrázate

Si hay problemas, cocrea una solución

El presente es el camino, el pasado te lleva direct@ al pozo, el futuro te causa insomnio

Si te da miedo, pon amor

Si hablas de luz, no niegues tu sombra

Si no dejo la puerta abierta ¿cómo vas a entrar Confianza?

Si me miras, podrás ver mi aura resplandecer

Donde hay luz desvaneciendo sombras, hay crecimiento

El corazón siempre te sostiene

 

Querida Vanesa, no te diré que vas a dejar de sentir dolor, pero sí te diré que tu capacidad para sanar está llena de luz y de muchas ganas de trascender, aunque hayan momentos en los que pueda doler lo vas a conseguir: Creo en tí.

-Mi alma-

 

 

 

Procesos y emociones

 

¿Cómo va tu mes de diciembre? ¿Revuelto? ¿Intenso?

Desde la numerología emocional diciembre vibra en 12, simbolizado por el arcano mayor el Colgado. Puede que te estés sintiendo que no encajas, en el punto de mira de críticas, que te juzgan por tener tu propio estilo de vida… demasiados pensamientos que te alejan del presente y te atan al pasado. Diciembre se presena desde una vibración 4, una energía de poner orden, desde un soporte inflexible y rígido, pero también desde una zona de abarcar abundancia y completud. Acaba con una vibración 5 de cambios, de experimentar el presente. No es casualidad que Diciembre resuene numerológicamente en 5/50, ese 0 nos habla de tomar consciencia, de poner amor, paciencia y más amor. ¿Cómo vamos a empezar un año nuevo sin tomar consciencia del año pasado y vivido?

Me preocupa los mensajes constantes de miedo, de manipulación y de limitación mental que no ceso de ver en anuncios publicitarios. Normalizando el uso de mascarilla, juzgando a quienes les mueve el amor y no el miedo. Recuerdo que de muy joven tuve que dejar de ver los noticiarios porque me afectaban muchísimo las historias que exponían en ellos. Y de joven me lo creía todo. En la actualidad, en casa solo vemos canales de dibujos, cuando mi hijo está con su papi, entonces veo alguna serie de detectives (me declaro fan de las detectives que corren tras los malechores-malechoras con taconazos de vértigo). Pero todo lo que tenga relación con noticias ni me asomo por ello, con los pocos inputs que recibo a través de noticias por el google me es suficiente para hacerme una idea de como está el panorama y querer seguir cuestionándome cosas.

Desconozco si realmente una mascarilla protege de no incubar virus, pero si te sale el típico grano bajo el orificio de la nariz te lo tapa, o sí protege de ciertos olores intensos… ¡incluso de las marcas de la almohada! Personalmente, creo que hemos sucumbido a la identificación de la paranoia, no digo que no existan los virus, de echo el organismo del ser humano está formado de una microbiótica infinita y necesaria para mantener un sistema inmune sano. Mi hijo tiene marcas en las manos de tanto gel… Los extremos solo traen realidades de violencia e inflexibilidad. Me parece correcto que al tirar la basura, te eches una gotita de gel, o que al tocar la barandilla del metro te pongas una gotita de gel, ok. Pero los comportamientos obsesivos destrozan la autoestima, y nos aleja de un contacto con el presente, con la aceptación. Si difieres de lo que comparto en estas líneas, perfecto, te respeto. Solo expongo mis inquietudes, y cosas que estoy viendo que no resuenan en coherencia interna del ser (o desde mi perspectiva).

Hay personas que defienden la ley Celaá, yo en cambio no la soporto, a parte de que va a afectar a mi hijo (ya afecta), much@s niñ@as se van a sentir totalmente abandonad@as con esta nueva ley. La educación actual va de moderna y todo es fachada, sigue siendo una educación industrial que no contempla la inteligencia emocional, solo si haces jeroglíficos matemáticos, convirtiendo el aprendizaje en una carrera competitiva burlándose claramente de l@s niñ@s que tienen una sensibilidad más desarrollada. La educación inclusiva es otra obra de teatro falseando datos, haciendo pasar a los padres y madres de niñ@s con dificultades en el desarrollo personal, emocional, mental o físico por auténticos infiernos. ¿Inclusiva para quién? Una educación que mama de un sistema inflexible, político y religioso, incluso farmaceútico. Y por experiencia personal en cada curso escolar como madre he de enfrentarme a situaciones duras, no voy a entrar en la queja, pero la impotencia que siento en ocasiones me derrumba a veces. Con trabajo personal, y practicando ho’oponopono sobre todo en momentos en los que es mejor que no abra la boca, vuelvo a mi centro de coherencia y observación. Como me decía mi querido amigo Francesc: no te preocupes, ocúpate cuando sea necesario.

Trabajo el que no me reactive fuegos internos lo que el sistema educativo opine de mi hijo, como el amor que pongo cada vez que mis vecinos fiesteros pierden el control y todo respeto. Evolucionar y expandirse en consciencia también requiere de poner límites cuando la situación lo necesite, y decirle al ego que se calle un rato.

Mi hijo y yo somos un gran equipo, y esto no se me olvida, y si se me olvida él me lo recuerda, pase lo que pase saldremos adelante, porque nuestra intención es sanar, ser felices, y seguir creciendo en y con amor. A veces es inevitable sentir miedo, pero la emoción del miedo es para que superemos esos miedos mentales, ya que una vez sentidos los pensamientos temerosos caen por sí solos. Y el camino que aparentemente estaba bloqueado se desbloquea delante nuestro. Escucha a tu corazón porque allí reside tu alma y ella sabe más que tu ego, aunque esto a tu ego le puede chirriar.

Como leía hace poco en un post de Marisol González en su proyecto Serendypia, los días grises (si pinchas podrás leer el gran artículo de Marisol reflexionando sobre los días grises y el proceso de sanación personal) existen y hay que sentirlos. He pasado unos cuantos días grises, por temas pendientes que no terminan de solucionarse, hay resistencias energéticas, y requieren de un proceso de maduración más lento y complejo. Cuando le ocurre algo a mi hijo me descoloca y me cuesta unos días volver a retomar las riendas de mi proceso de crecimiento personal. Tengo a un familiar en una situación muy grave, y con las normativas que hay impuestas por el virus, lo estoy viviendo desde la otra parte del muro… y aunque hago mis trabajos ante esto, a veces puede golpearme.

Son días de emociones colgadas, sí, pero sé que desde el cielo me miras y ojalá te sientas orgulloso de todo lo que estoy aprendiendo, tanto a nivel personal como a nivel profesional, cuando me pongo a jugar con los números y las letras sonrío al pensar en tí, mi gran maestro y guía durante un tiempo muy importante que fue en mi vida. No puedo negar que te extraño, pero seguro que la vida allí arriba es una pasada. Gracias por todo Francesc Lucas.

Tuve una gran compañera de viaje, una gata con unos ojazos verdes que me derretían de amor. Era muy traviesa, pero siempre me mostró su amor. Me cuidó en momentos complicados en mi vida. Fue mi protectora de cuatro patas. Mi querida Luna estés donde estés: Gracias. Gracias. Gracias.

Para reconducir estas vibraciones tan intensas y un poco densas de este mes de diciembre, deberíamos de conectar con una energía 9, dar luz a esas sombras, sentirlas y comprenderlas, para dejar espacio a las estrellas que están por llegar, a los cambios, a presentes con posibilidades más armoniosas. Y sobre todo no te olvides de la gratitud, es una emoción mágica y con un poder divino de transformación y transmutación. Puedes agradecer lo que tienes, que puedes beber agua, comer, si tienes frío te tapas con una manta, y como dice Borja Vilaseca: cuando abres el grifo de casa sale agua caliente…

GRACIAS VIDA POR BRILLAR EN MÍ, APRENDO A DEJARTE BRILLAR EN MÍ EN BENEFICIO DEL AMOR INCONDICIONAL. BENDICIONES.

 

 

 

Un poco de repaso

2020

¡Menudo año y menudas vibraciones!

Diría que este año está siendo toda una revelación en el campo emocional y de la consciencia en las personas. A nivel humanidad aun no ser perciben los cambios, pues estamos bien impregnados todavía en la formación de la práctica del amor incondicional, a veces el barco parece ir a la deriva, sin tener muy claro a dónde nos dirigimos.

Estrené este año 2020 dejando atrás un empleo que ya no me aportaba bienestar, la señal más clara fue en el comportamiento de mi hijo, que me decía lo mucho que me necesitaba en un momento en el que las emociones fueron como caminar por espirales. Ser la madre de mi hijo me ha llevado y me lleva a aprendizajes que van más allá del personaje que elegí interpretar en esta vida. Numerlógicamente hablando puede que sean por mis 4 nutridos de esos 13, que he de romper con patrones que son como intermitentes atrapados en bucles temporales, que he de “morir para renacer” como un ave fénix renace de sus cenizas… ese pálpito constante de “he de volver a empezar”. He aprendido a sanarme a través de mis tragedias en la vida, a aceptar el caos intrínseco en mí para poner orden desde la decisión de querer encender el interruptor de la luz. Cuando observas tu densidad desde tu propia luz no parece tan monstruosa ni duele tanto. Sigue siendo incómodo para el ego tener un espejo, pero cuando miras desde el espíritu que hay en tu interior la ilusión de sufrimiento se cae por sí sola.

Todo requiere de un proceso de maduración, incluso aprender a amarnos a nostr@s mism@s. ¡Y las de pruebas que están por llegar! Si este 2020 ha sido como un gran zarandeo para tomar consciencia de nuestra vida personal, 2021 va a requerir de más consciencia, de más amor, de más paciencia, va a requerir de que volvamos a soñar, de que volvamos a sentir la risa, el placer por vivir… un gran trabajo de superación de miedos hay detrás de ese 2021 que está a la vuelta de la esquina. Pero sobre todo que como adultos que atendamos a nuestr@ niñ@ interior. Fomentar el juego con inocencia, y explorar el mundo interno desde una zona creativa y artística. Utilicemos nuestras habilidades y dones para crear un mundo nuevo en el que sus raíces sean fuertes en amor y en respeto.

¿Hacia a dónde quieres ir? Reflexiona en qué parte del camino te encuentras. Decisiones duras siempre tendremos que tomar, pero tu alma sabe de sobras a qué has venido a esta vida. Si decides no escucharla, a tu vida siempre le faltará algo y no sabrás el qué. Te darás cuenta cuando tu personaje no deje de quejarse por lo infeliz que es. Ahí está uno de tus retos: aprender a escucharte. ¿Acaso no puedes alegrarte por la felicidad de tu ex pareja? ¿Te molesta que otra persona tenga “suerte” en la vida?… Bendito el día que decidí separarme, porque me trajo un gran viaje personal de autoconocimiento, sí con sus días grises y de noches oscuras del alma, pero en este presente he sanado muchas memorias respecto a la Vanesa de por entonces, y a día de hoy el padre de mi hijo ha encontrado a una pareja con la que resuena totalmente…. Recuerdo las palabras del abogado que nos tramitó la separación: nunca he visto a una “pareja” como vosotros, con las ideas tan claras, y tan pacíficos” Desde el segundo uno nuestro hijo fue y es algo que nos une, y su bienestar emocional, psíquico, álmico, y físico es algo fundamental y primordial como padres. Somos y siempre seremos su familia.

En este 2020 he aprendido a valorarme, a dejar de huir de lo que realmente me apasiona por miedos inconscientes que solo conseguían que me bloqueara sin avanzar en mi vida. Estoy dando pasos hacia mi emprendimiento personal y laboral, hacia la conexión con mi parte creativa, transmutando sombras desde la observación con luz, aprendiendo a no juzgarme y a mimarme. Aprendiendo que si duele es que aun he de poner más amor, aprendiendo qeu si se me activan emociones internas es que he de seguir trabajando en mí, seguir invirtiendo en mi crecimiento como persona y como alma. Situaciones obstáculo siempre habrán, la cuestión es desde qué vibración va a ser mi actitud, con qué intención voy a tomar decisiones para disponer de soluciones que se acerquen a un equilibrio y comprensión en beneficio del amor. A veces me es fácil, y con mi práctica con Ho’oponopono normalmente me es más sencillo detectar cuando me ofusco o me engancho en alguna situación, también siento que mi alma cuando elaboró el plan “renove” jaja escogió todo lo chungo pendiente y lo metió en la cocktelera que es mi cabeza… ¡y así nos va!, que los números y letras nos hablan de manera emocional, canalizando vibraciones un tanto abstractas para darle sentido en los personajes de cada carta natal numerológica que realizo.

Lo que más me aporta y emociona es ver que las personas confían en mi trabajo, que les resuena toda la información que sale a la luz, y como sus palabras de agradecimiento hacen que mi alma se sienta reconfortada y agradecida. El cambio y el click consciente lo ha de hacer un@ mism@, pero a veces sí es cierto que necesitamos una guía temporal, y si mi experiencia personal puede aportar entendimiento y comprensión, me siento totalmente bendecida por ello. Me siento bendecida y orgullosa por todo lo que he conseguido en este año 2020, y sigo trabajando, el año conocido vibracionalmente de construir a través de la consciencia. Agradecida y afortunada por mi colaboración como asesora en temas de numerología emocional y prácticas en relación a la espiritualidad con la psicóloga Sonia Tapiador

A largo plazo podrían haber pequeñas sorpresas. Pero trabajo en mí el no tener expectativas, sí el tener ilusión y ganas de poder lograr algunas cositas. Con calma y trabajo personal pongo mi intención en seguir compartiendo bienestar.

Gracias. Gracias. Gracias.

Agradecer

 

Hace un año atravesaba un período de tiempo en el cual no levantaba cabeza con recaídas físicas y emocionales. Una lumbalgía acompañada de otros problemas musculares se manifestó a través de tantos pensamientos durante el transcurso del año en el que sentía que tenía que dar un paso más allá en mi vida, tocaba salir de la zona de confort, aunque implicara cambiar drásticamente la vida que conocía durante 17,18 años.

Por entonces para muchas personas mi decisión de dejar el trabajo cayó como una gran losa de locura. No fue fácil, pero por fín me sentía coherente con lo que pensaba, sentía y quería expresar. De mis dolencias físicas no me recuperé enseguida, aún arrastro algunas cosillas, pero a nivel emocional trabajé lo que no está escrito porque deseaba irme de mi empleo, el cual fue como una familia durante tantos años, deseaba irme en completa paz, conmigo misma y con todo lo que representaba en mi vida aquel lugar. Lo trabajé con Ho’oponopono, con prácticas simbólicas, visualizaciones, cartas, y con eternas charlas con mis guías. Y los milagros vinieron a mi vida, de situaciones caóticas todo acabó con un final emotivo y pacífico, y a día de hoy siento gratitud con aquel empleo.

A nivel personal he crecido mucho en los últimos años, pero en este año 2020 siento que he caminado una maratón de fondo. ¡Qué grandes aprendizajes tiene la vida, siempre! Duelos, amistades que sí-que no, confinamientos, y como no, mis aprendizajes junto a mi hijo. Los aprendizajes no paran nunca, el alma ha venido a empaparse de lecciones y experiencias, y entre tanto, de intentar aprobar las asignaturas pendientes. Personalmente, este año para mí ha sido como una gran prueba de superación, de recordar mi luz, que mis dones si los utilizo desde la creatividad puedo caminar hacia la prosperidad que sueño, que me ilusiona. Si confío en mí soy capaz de cambiar mi vida.

¿Qué me depara el futuro? Ni idea, pero si dirijo mi presente hacia la armonía, o todo lo que sea posible, no dudo que habrán milagros como posibilidades que me guiarán a seguir evolucionando, construyendo y decidiendo la vida que quiero vivir, sin obviar los muchos aprendizajes que están por llegar. Cuento con ello. Creo que mi personaje y mi alma empiezan a entenderse. jeje…

 

Es gratificante ver que todo el trabajo personal en mí también se manifiesta en progresos en mi hijo y en su desarrollo evolutivo personal. ¿Dejará el autismo de condicionar su vida y la mía? No lo sé, pero sin duda la intensidad en la que se manifiesta ha ido cambiando, la vibración del autismo en este presente se ha reconducido hacia a un equilibrio y sanación emocional.
Mi hijo y yo somos un gran equipo caminando hacia la conexión al bienestar, hacia el auto descubrimiento de nuestros poderes internos, y de todo el amor que hemos venido a experimentar. Puede que sienta apego emocional hacia a mi hijo visto desde ciertas corrientes filosóficas, pero es que mi hijo me guía cuando me pierdo, cuando me desoriento es mi zarandeo perfecto, es mi cuestión, mi revolución interna. Él me ayuda a brillar, seguramente sola no sabría cómo hacerlo. Imagino, que para eso están los pactos álmicos, para recordarnos la luz que habita en nuestro interior.

Mi hijo para mí es Agradecimiento.

También hago el ejercicio personal de agradecerme a mí misma todo este gran camino, de valorar cada situación, de mi despertar espiritual, de mis errores, de mis caídas a pozos emocionales, pero también de mi constancia y de mis ganas de seguir adelante, de levantarme y sanar mis heridas. De que a pesar de sentir miedo aprendo a creer en mí, a tomar consciencia, a dar pasos por la vida sintiéndome feliz, a crear pensamientos de amor y equilibrio en mi ser. No ha sido fácil, y hay procesos personales complejos, pero sé que todo empieza por decidir, por implicar al espíritu a mi actitud.

Y agradecida me siento por mi proyecto laboral, y crecimiento profesional, también a través de mi colaboración con la psicóloga Sonia Tapiador 

La vida en su infinita sabiduría nos ha reunido en este proyecto en conjunto para guiar en autoconocimiento, para educar en inteligencia emocional, y ante todas las cosas en el nombre y vibración del amor incondicional.

GRACIAS. GRACIAS. GRACIAS.

Reflexionando sobre la numerología

La intención de este post es aportar desde mi experiencia como numeróloga, algunos detalles sobre lo que se cree de la numerología. Escucho decir a personas “yo soy tal número”… es como cuando decimos “es que soy tal signo zodiacal”, como si quisiéramos justificar parte de nuestro carácter con la idea implícita de que no se puede cambiar. Normalmente, si queremos saber alguna vibración numerológica, y no tenemos mucha idea, buscamos lo típico y más común, que es sumar toda la fecha de nacimiento que nos da el valor conocido como sendero natal, camino de vida, o en mis cartas natales numerológicas le nombro ruta de vida. Quiero puntualizar que es un error identificarnos con esa vibración, pues esa energía que posiblemente predominará en general el paso de nuestra vida, representa los aprendizajes, los retos, cómo hemos de reconducir parte de la vibración personal para seguir creciendo personalmente, emocionalmente y como alma. Si es una energía o aprendizaje muy marcado para un@ mism@ podría estar repetida con intensidad en el resto de la carta natal de la persona.

Si como personaje vibras en cierta vibración como norma general no coincidirá con la energía de ruta de vida. A no ser que tengas muy asimilado tus aprendizajes principales para esta vida. Somos una creación de todas las vibraciones posibles como seres multidimensionales. Unas predominarán más que otras en partes de nuestra vida, personaje, como alma, como energía pendiente o kármica… Si el nombre de una persona vibra en 4, que es una energía de control, de un orden establecido, de rigor, de pasar a la acción a través de patrones esquemáticos, de trabajo, de responsabilidad… Tiene todas las papeletas para que su vibración de ruta de vida vibre en 5, que es soltar el control, no presionarse, el disfrutar del momento. Por supuesto cada vibración tiene su lado denso, y ahí es donde hay que remangarse para equilibrar los desbarajustes energéticos que causamos dentro nuestro. Las vibraciones 1, 4 y 5 coinciden en la parte profunda emocional, la expresión de los sentimientos, porque la tendencia es colocar muros de piedra entre ellas y su corazón. Desde mi punto de vista contrastado en la experiencia hay que analizar con atención y mimo qué vibraciones nos componen, para comprender comportamientos, para conocernos mejor, y de esta manera saber qué hacer para cambiar y avanzar en armonía.

Para progresar como seres humanos y no como indivíduos que buscan desesperadamente el amor en el mundo exterior sin siquiera mirarse al espejo…

La responsabilidad está en equilibrar todo aquello que somos

Las vibraciones que componen mi nombre, la letra inicial y última del nombre, apodos, nombres compuestos, seudónimos, los apellidos por separado, todo el nombre al completo teniendo en cuenta también los apellidos, la fecha de nacimiento… más tu signo solar, el lunar, el ascendente, tu planeta regente, el número de vivienda donde resides, etc… todas estas vibraciones y energías son las que manifiestan quién eres y a qué has venido, en esta encarnación, contemplando los principales y básicos aprendizajes que has de integrar en tu vida.

Si solo me quedo con la anécdota de que mi signo solar es Capricornio, ascendente en Libra, signo lunar Tauro, que mi camino de vida resuena en 6/24, que mis dones vibran en 9, y así con todo, entonces no estoy tomando responsabilidad en practicar la espiritualidad que necesita mi personaje y mi alma juntos para seguir progresando en consciencia.

Eres libre de utilizar tu energía de una manera constructiva o para destruir tu parte divina que al final será el resultado del caos de todas tus partes y de tu vida en general.

 

 

Tu Responsabilidad en el proceso de Sanar

El ser humano tiene la tendencia a echar balones fuera cuando toca hacerse cargo de una situación. Tomar responsabilidad no significa que te martirices para el resto de tu vida por el no control que tienes sobre la vida. Sentirte culpable no te beneficia en nada para observar el error y aprender de ello, sea lo que sea. Puedes disculparte, pero sobre todo lo que va a ayudarte para agrandar tu consciencia es que te Perdones a ti mism@. La vida es una actuación de ensayo-error, pero no por mala suerte, o por un mal de ojo, sino para que aprendamos sobre los valores espirituales que nos hacen ser e identificarnos como seres humanos con alma.

De haber filosofías espirituales las hay para todos los gustos, resonancias, y egos espirituales. Un consejo que puedo compartir contigo es cuando sigas a un portavoz de alguna herramienta de desarrollo personal, o precursor-a de la espiritualidad, coge lo que te haga bien, y lo demás lo envías a la papelera de reciclaje. En mi vida personal practico habitualmente la filosofía ancestral hawaina Ho’oponopono, me aporta tranquilidad, acercamiento, comprensión y conexión con mi parte divina, cuántica, universal… (llámalo como quieras). Hay mucha gente que practica y habla de esta herramienta espiritual, much@s coinciden en el mensaje básico, pero también hay de otr@s que enseñan otras maneras de practicar Ho’oponopono. Esto ocurre con esta práctica ancestral de “deshacer el error” como con otras tantas. Si dices aquello de “no compres la realidad”, “0 identificación”, y después tienes un negocio de merchandasing sobre realidades, “el sexo nace del ego”, pero tienes pareja, criticas los que dicen “yo soy”, y cuando te presentas es a modo curricular destacando todos esos yo soy, (a modo informativo: el maestro ascendido St.Germain tiene una bonita oración del Yo Soy). Eso es como ir al médico que te eche la bronca por la alimentación o que te recomienda que dejes de fumar, y delante de tí tener a una persona con sobrepeso, y posiblemente fumadora. La entonación del mensaje cambia de vibración cuando se transmite desde un personaje con los cuerpos dimensionales desequilibrados, o cuando se hace llegar desde una armonía y coherencia emocional y álmica. Puedo tener sobrepeso y darte una orientación sobre una alimentación sana desde una zona de respeto, comprensión, y de no superioridad. No me veo a los ángeles, los guías, o la fuente misma comparándose entre ell@s a ver quien tiene más nivel espiritual porque cree que eso le hace más list@… Toda persona en este plano dimensional está en su camino que a su vez bifurcan en más caminos, y así hasta el resto de nuestros días. Sin ser mejores que nadie, pero sí versionando y actualizando el ser que somos.

Sigo a personas que hablan sobre temas de consciencia y de crecimiento personal e intento que mis pasos sean desde mi propio escalón, no negaré que existen momentos en nuestra vida que necesitamos un-a “maestr@” que nos guíe aportando luz para ver más cómodamente por nuestra propia sombra. Si crees en lo especial desde una perspectiva de “eso yo no lo tengo” entonces sí estás depositando sueños rotos de un ego herido en un mundo externo a ti. Todos somos seres mágicos y especiales, especiales porque nuestra naturaleza es de luz, del amor creador, de energía, de chispa que puede transmutar y evolucionar en todo aquello que desee. Se que la información canalizada de UCDM (Un curso de milagros) descarta y censura lo especial, y durante un tiempo de mi vida también lo creí así, pero he experimentado que en la vida hay cosas, detalles bonitos y especiales, únicos, como mi hijo, no porque sea superior a nadie más, sino porque para mí es un maestro espiritual, que me da caña cuando me despisto, y me recuerda la inocencia con su peculiar modo de ver la vida. Si su alma me eligió para ser su madre en esta encarnación, será para que su alma y la mía trasciendan vivencias pendientes, y prosperen en las nuevas, formamos un gran equipo de aprendizaje, y también compartimos desde el corazón nuestras experiencias, si pueden aportar claridad a alguna persona, bienvenida solidaridad, empatía, y madurez emocional.

El autismo que se presentó hace ocho-siete años ha cambiado su presencia, y ya no me hace sentir miedo. En cambio sí me da miedo la política y el sistema educativo que vapulea a los niñ@s, sin atención en la discapacidad, aprobando leyes donde se pisotea y vulnera situaciones personales, obviando sus derechos como seres humanos tan iguales como tu y yo. Trabajo estas memorias de miedo en mi, reflexionando, meditando, pensar en un futuro siempre trae nerviosismo, así que me ocupo (como me aconsejaba mi gran amigo Francesc Lucas: “no te preocupes, ocúpate”) de no aferrarme a pensamientos con tiempo, cultivar y tener fe, dejar que la sabiduría del amor cuántico me sorprenda con sus milagros. ¡Menudos años y años de pensamientos limitantes, de juzgarme como madre! Pero hoy, el rostro de ese autismo en este presente, no es para nada como cuando le conocí. Cada decisión, acción, cada noche acompañando al insmonio, cada palabra que no fue expresada, la dieta scd, el tratamiento biomédico, los masajes craneosacrales, la reconstrucción de la flora intestinal, la quelación de los metales pesados, cada paso que parecía ir hacia atrás, con cada zancada hacia adelante. Todo este proceso de años y años, de experiencias y vivencias, ha florecido junto con las semillas de emprender el viaje profundo hacia el interior de mi misma. Mi sanación energética limpia parte del camino andado y conjunto de y con mi hijo. ¿Cómo no voy a creer en lo especial desde el amor? Sin duda alguna, para mi alma esta encarnación está siendo un viaje singular.

Cuando luchas desde la sombra con oscuridad la batalla es sangrienta. Cuando luchas en la sombra aceptando tu luz las heridas cicatrizan. La línea que traspasa el juicio de la cuestión es fina, y muy palpable, confundibles dependiendo situación y nivel de consciencia. Gritar, dar un puñetazo sobre la mesa no va a poner fin a aquello que quieras pasar página, tan solo el amor hacia a ti mism@, tratarte con cariño y dulzura, con comprensión, te llevará a equilibrar al ego dentro de ti, y así dar espacio al espíritu que también eres y que te llama entre susurros. Aprender a escucharte para saber qué quieres, qué es lo más adecuado (que en ocasiones no será lo que quieres) para seguir subiendo escalones hacia la expansión del aprendizaje del alma, y de la consciencia de todo tu ser. El personaje tiene un compromiso con el alma en sanar y en aprender, en sentir y experimentar el amor incondicional en todas sus manifestaciones.

Vulgarmente diré que “me he quitado mucha mierda de encima”, y que no dejo de recordar a mis ancestros que se perdonen, y que todo está bien, en paz, pero también he aprendido a agradecer toda experiencia vivida ya que sin ese proceso sentido posiblemente no estaría escribiendo este post en este momento. Quizás en algún momento me deje llevar por lo irracional, y dude por qué parte de esa línea estoy caminando, si decantándome por el juicio o yendo hacia la equidad entre la cuestión y la duda. Pero todo forma parte del plan álmico, donde siempre hay hueco para el cambio y las variantes con sus posibilidades. El alma desea sanar y no bajar más, o al menos siento que la mía lo siente así… jaja.. Como para la próxima encarnación no te recordarás, pon todas tus ganas de ser feliz en esta.

 

Tu Historia, mi Historia

No temas, cada paso que das es un conductor hacia tus aprendizajes, puede que el camino que escojas sea otro al que tu alma tenía preestablecido, pero todos los caminos tienen un mensaje consciente para ti. Quizás te has desviado en relación a la ruta de vida, orientándote en eso que llamas libre albedrío, mas, si supieras que esas decisiones son un empuje de tus memorias inconscientes comprenderías en su totalidad lo que creemos por libertad.

Ignoro conscientemente tu historia, pero tú que me lees no es por casualidad, compartimos memorias, e inconscientemente sí conozco partes de ti. En cierta manera nos atrae la energía pendiente, aquello que llamas karma, para que pueda ser trascendida y manifestarse en evolución y cambio.

Mi historia es larga en el tiempo, desconozco las encarnaciones que mi alma ha tenido que experimentar para aprender sobre el amor incondicional y abrirme a la práctica de la consciencia. Pero intuyo que llevo unas cuantas vidas, puede que demasiadas sobre mis espaldas, a veces la vida me agota. El cuerpo físico se deteriora, muere, pero el alma, toda esa energía invisible perdura en lo eterno. La oscuridad es energía en su densidad, y la luz es energía fluyendo. Una dimensión va muy lenta, como los planetas retrógrados, y la otra dimensión va muy deprisa, por eso nos cuesta apreciar la luz en el mundo, incluso aceptar la luz del ser, y la propia. La experiencia de la vida es a través de una dimensión densa, lenta, es un mundo que atrae más esa parte de la mente que quiere tener la razón, lo egoíco, proyectamos nuestros propios monstruos internos dirigiendo el dedo al frente en pose de jueces. La sombra se siente sola y como densidad le incomoda la luz porque la claridad aporta expansión en la mirada, existe un sentimiento de culpabilidad muy arraigado por ser “la sombra”. La cuestión no es descartar la oscuridad de nuestras vidas, porque es imposible, transitamos, queramos o no, en la dualidad, la solución pasa por la aceptación, y después ponernos manos a la obra gestionando esa parte interna y profunda con la consciencia de que también hay luz en nuestro interior. Trabajo en equipo, la vida sería más equilibrada si practicáramos esto. La medicina, la ciencia, el empleo, la educación, la familia… si trabajaran en equipo, respetando y aceptando posiblemente como humanidad no tendríamos que pasar por confinamientos, tendríamos otra clase de lecciones, eso no lo negaré, pero en sincronía a la energía de apoyo y amor que resonaría.

Normalmente, cuando estamos en pleno proceso de aprendizaje nos duele, nos resistimos, no entendemos nada, sufrimos una y otra vez, porque hay historias que se repiten en el tiempo, vuelven como una peonza derribando parte de nuestro personaje. La materia no sabe aprender de otra manera que experimentando las veces que hagan falta. ¿Te suena? Si tu alma se propuso emprender una vida, ser independiente, y aprender a amarte, no transitaras por escenarios happy flower, primero te tocará actuar en salas donde posiblemente te desvaloricen, no te sientas merecedor-a de tener oportunidades en la vida, de ser feliz, tendrás tendencia a enganches emocionales, no cuides tu físico, o te sientas víctima del mundo, también cabe la posibilidad de experimentar todo esto en su polaridad, que te cierres en banda, que sufras de egocentrismo, celos, o deposites tus creencias en lo superficial.

Mi historia se compone de drama, de abusos, de soledad sintiéndome incompleta, de caídas a pozos, algunas voluntarias, de malos tratos, también de superación, de confiar en mi equipo de guardia de luz, que hubo un tiempo que no sabían como hacerme señales para que les sintiera. Gracias a seres como mi querido amigo y maestro Francesc Lucas (que se fue para mi demasiado pronto, para él en el momento exacto) apareció en mi vida para hacerme recordar el camino a casa. No fue de inmediato, pero me comprometí a sanar, quería ser feliz, y sobre todo, quería que mi hijo tuviera todas las posibilidades para ser autosuficiente. Sí, he de decir que gracias al autismo de mi hijo me puse en marcha hacia caminos que eran desconocidos, pero me llevaron hasta la pradera en la que me siento ahora caminar. Problemas que solucionar siempre los hay, te etiquetes de espiritual o no, pero sí a más amor pongas en tu vida mejor te sentirás contigo mism@ y por ende todo los demás resonará con las mejores posibilidades para ti y tu evolución personal y álmica.

La palabra Historia a nivel numerológico nos trae vibraciones como la 9, muy intensa, es una energía que simboliza el caminar, la introspección, aceptar la luz desde tu oscuridad, y aplicarla para desbloquear patrones, para que la sombra sea menos densa y pese menos en ti. Se nutre de vibraciones 4 y 5, que simbolizan el porte, construir caminos si nos impiden ir hacia lo que queremos, poner orden, también de soltar el pasado y conectar con el presente, sin remordimientos, pero sí con toma de responsabilidad, de expresar y comunicar. La historia se compone de todos nuestros ancestros y también de todas nuestras vidas experimentadas. La historia conecta con dar paz al pasado, desechar lo que no ayuda a evolucionar, y nutrir de nuevo la parte del alma que sufre, nos habla de rejenerar la vida con otro tipo de creencias, el amor incondicional no tiene límites, pues hasta el amor acepta al miedo. Historia nos recureda el poder de curación que hay en nuestro interior, la magia que fluye en la consciencia, la alquimia que transforma a tu ser elevando tu conocimiento y sanación.

A través de mi trabajo personal aprendí que la felicidad es un complemento más que forma parte de mi ser, es  intrínseca a mi alma, es una decisión interna no algo externo. Merezco sonreír y disfrutar de la vida, valoro cada amanecer, y cuando las cosas parecen complicarse, intento no caer en el auto castigo (aunque a veces reacciono desde esa frecuencia), reflexiono qué memorias se me activan para así tomar consciencia y transmutar esa experiencia, esa emoción en energía equitativa.  Aprendo cada día a utilizar el amor sano, en observar desde un punto flexible. Aprendo cada día a poner límites, a respetarme, a creer en mi, a recordar la inocencia, la risa, y a amarme como nunca supe hacerlo. Ahora creo que sí se hacerlo, y me siento feliz, me siento feliz con mi historia.

Apocalipsis

Todo en esta vida tiene una vibración, incluso el silencio emite ondas. ¿Has pensado que la voz es una manera de experesar lo que se cuece en tu mundo interior? Incluso las palabras no dichas pero sí pensadas tienen una energía. La incoherencia entre como piensas, como sientes, o lo que dices se manifesta en proyecciones en tu día a día, a través de tu mismo cuerpo, enfermando, o a través del mundo exterior en forma de situaciones, de accidentes, de esas “cosas raras” que ocurren en la vida.

Queremos la paz mientras discutimos. Hablamos de igualdad, de integración subidos en rascacielos. <Cambia tú que tienes problemas, yo solo soy víctima del mundo…> Si dices eso de <nadie va a quererte como yo te quiero> te invito a que reflexiones, porque tu vibración apunta a que tienes problemas y que no eres víctima del mundo. La paz no es un camino, sino una decisión que va contigo. Y tus pensamientos harán de figurantes en tu día a día. Siempre puedes elegir tu vibración: ¿Miedo o amor? Si eliges miedo, acepta tu decisión, y si eliges amor, acepta tu decisión. Emancípate de la culpabilidad y madura en la responsabilidad.

En este espacio para la introspección, para la autoindagación, siéntete huésped en mi casa, reflexiona y cuestiona la vida sin la mirada del juicio. Aquí abro mi personaje, me desnudo frente al espejo del compartir, de la sinceridad, del respeto, aceptando la proyección y mi reflejo para seguir evolucionando en amarme a mí misma. Como dijo la actriz Natalie Portman en la película Cisne Negro <Este es mi momento>. Sí, este es mi momento para que mi corazón hable a través de las cosas que mejor sé hacer aunque a veces mi mente quiera hacerme creer lo contrario. Escribo sobre mis experiencias, aprendizajes personales y espirituales, si mi luz enciende y conecta tu consciencia, entonces bienvenido momento. Si mi luz no hace chispas en tu consciencia, también bienvenido momento que me hace aceptar y trabajar el respeto. Quiero compartir contigo que pase lo que pase: puedes estar en paz contigo mism@. Y si has de batallar, que sea con la mente-cuerpo y espíritu unidos.

Ignoramos las cosas hasta que se presentan en nuestra puerta, tocando el timbre y poniendo patas arriba la vida tal y como la conocíamos. Recuerdo cuando me di cuenta de que a mi hijo le ocurría algo, el presentimiento era como una bomba en mi estómago, mi bebé había cambiado, dejó de prestarme atención, nunca pedía ayuda, ni agua, no hablaba solo repetía gargarismos. Recuerdo el día que salí de la consulta de la pediatra sin llorar, manteniendo el tipo, pero con su rostro me lo dijo todo al ver a mi hijo deambular por la consulta. Al salir del centro sanitario, rompí a llorar, llegué a casa y aun lloraba. No entendía nada de lo que estaba pasando, y volvieron a mi aquellas palabras <¿por qué a mi?>. El camino con sus interacciones no ha sido fácil, tuve que aprender a tomar decisiones por el bienestar de mi hijo, hasta que me di cuenta de que cuando yo evolucionaba en algún aspecto personal, él también progresaba. Cuando puedes hablar de algo sin que te afecte es la señal de que has elegido la paz en tu camino. La paz no es eterna para el ser humano, sino presente, has de elegirla en cada presente, porque se nos olvida rápidamente la fe, el amor, la bondad, la voluntad, nuestra mente funciona en piloto automático modo ego. Han pasado algo más de siete años desde aquellos días de incertidumbre, de tristeza, de impotencia, de sentirme víctima del mundo una vez más. En este presente elijo la paz, me siento bendecida de tener en mi vida a un maestro espiritual como mi hijo, y me siento agradecida por cada lección de amor incondicional. Algunas no las aprobé y tuve que repetir exámen, y retos que me esperan en el no tiempo, si mi alma elaboró un plan de aprendizajes y experiencias fue porque ella sabe lo más adecuado y conveniente para ir alcanzando niveles de consciencia. Ella conoce a donde he de aplicar el perdón. Algunas personas me dicen que soy luz para ellas, no son conscientes de que soy un reflejo de su espejo.

Hace muchos años, cuando era joven, jaja, no mantenía contacto con mi abuela paterna por circunstancias familiares y ajenas a mí. Mi abuela paterna acudió a una tarotista, la vidente le dijo que veía como a un ángel llamando a su puerta, una de sus nietas. Mi abuela se quedó impactada, y con ganas de que fuera real aquella visión. La tarotista le dijo que era la nieta con la que más vínculo había tenido. Esto me lo contó mi abuela la mañana que decidí subir a verla, con repercursiones o no para mí, no me importó, quería verla y punto. Hoy mientras limpiaba me acordé de la visión del ángel, no es que me considere uno, más bien me he vuelto a emocionar por la sincronía de ser luz para alguien, aunque obviamtente todos somos seres de luz. Me emociona sentir que acepto mi luz para mí misma. Y

Y entonces la vida cambia a través de serendipias.

Mi vida cambia porque he aceptado transmutar el dolor en aprendizaje, experimentar el miedo para aprender a confiar en mí misma, si pido es en beneficio para tod@s. Cuando elijo resistirme al aprendizaje, a tener razón, a no soltar el control, entonces desde esa vibración mi vida no cambia, más bien me bloqueo, me estanco. Si puedo ofrecer un consejo es que la vida cambia cuando fluyes como una mariposa sabiendo que has de seguir atravesando la metamorfosis. Si mi aleteo puede producirte un terremoto que sea para ayudarte a despertar.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
YouTube
× ¿Cómo puedo ayudarte?