Mostrando: 1 - 9 de 9 RESULTADOS

Un latido es una manifestación de Amor

El amor

¿Para tí qué es el amor?

Hace unos días @Marisol Gonzalez y @Santos Ávila tuvieron una charla en directo donde exponían el amor y todo lo que nos cuesta amarnos a nosotros mismos, dejo el enlace por si quieres verla, ya que es muy interesante ver a dos personas hablar del amor, la consciencia, desde sus creencias, y desde su trabajo personal.

Pincha aquí para ver el vídeo de Santos Ávila y Marisol González

A nivel sociedad le hemos dado el significado al amor a través solo de la pareja, de tener una pareja romántica para toda la vida. Y las personas sin pareja están estigmatizadas con las etiquetas de solitarias, ¡pobres almas solitarias e incompletas!…

Mi experiencia con el amor en estos 40 años recién cumplidos, ha sido de todos los niveles y polaridades. A día de hoy sé que el verdadero amor No resuena con dependencia emocional, y aun así, en ocasiones me sigo enganchando con personas que me acabarán engañando, o en situaciones en las que me desvalorizo pensando que mi don o dones no son para tanto… Y sé que cuando ocurre no son ellos, ni el mundo, sino yo, que en ese instante de mi vida he perdido la fe, y la confianza en mí misma.

Mi historia no es muy agradable pero así fue para que yo entendiese y SINTIESE que ya era amor. Creo que el amor es una energía infinita que se manifiesta en toda dimensión existente y a través de esa frecuencia hay más densidad (la luz no se aprecia por sí sola) o menos densidad (donde la luz no tiene dudas del amor que es). En esta dimensión dual rige la densidad, el cuerpo, y a través del cuerpo el alma se olvida de toda la luz y amor de la que se compone. Aquí empieza la aventura del personaje, y los aprendizajes, valores, y lecciones que ha de integrar, sanar, liberar y aceptar el alma junto al personaje. En la tierra el ego ha de hacer las paces con la divinidad.

Con estas líneas quiero recordarte que el amor no es solo estar en pareja, o compartir una relación, amorosa, sexual, de amistad, no importa. El amor es todo lo que compartes de tí, cuando hablas con amabilidad, cuando ayudas a alguien en encontrar una calle, amor también es darte y disfrutar de un baño de agua caliente, amor es mirarte al espejo y decir con la sonrisa “todo va a ir bien”. Amor es decir no a quien quiere obligarte a decir sí, amor es hablar de lo que en su día te dañó para compartir tu trabajo de sanación… Incluso cuando sientes miedo hay amor en tí.

Para mí, una de las mayores manifestaciones de amor ha sido ser madre. Mi hijo es una maravillosa energía de luz y amor y no hay nada en esta vida que pueda decir que se asemeja a esta experiencia. Somos un equipo especial mi hijo y yo, y siento que su alma y la mía ya habían vivido otras aventuras en otros tiempos. Y en este tiempo estamos aprendiendo sobre vivir nuestros sueños, liberando memorias pasadas experimentando situaciones donde hay que poner el perdón y la comprensión. Mi hijo es mi asignatura de amor incondicional. Día a día.

Para terminar quiero recomendar el centro de acogida Assís que está en una camapaña humanitaria para las personas sin hogar, hay una en especial para las mujeres sin hogar, creo que merece la colaboración. Si quieres pasar por su web pincha aquí

Y ya que hablo del amor, quiero recordarte mi canal de Youtube donde hablo sobre numerología, y comparto meditaciones para los adultos y para los niñ@s. Es mi proyecto personal para conectar con el bienestar.

Mi canal Youtube

Si crees que necesitas un acompañamiento en este momento de tu vida ofrezco sesiones online de terapia holística. También puedes conocer qué dones y qué aprendizajes te has marcado en esta vida a través de una carta natal numerológica.

Gracias por leerme, es otra manera de compartir amor y consciencia.

GRACIAS GRACIAS GRACIAS

 

Espacio de amor recomienda: Decide de nuevo

Mi primera recomendación de este año 2021 en este espacio de amor es el libro “Decide de nuevo” de la autora Marta Salvat conocida por sus formaciones y enseñanzas en relación a la filosofía “Un curso de Milagros”. Fue un libro que me acompañó en una etapa de mi vida muy dura y en la que empecé a practicar eso de ser espiritual, no por boca, sino en mis acciones. Es cierto, todo ser humano es un ser espiritual, un ser de luz, aunque lo seamos por naturalidad y derecho al estar encarnad@s es otra cosa poner en práctica y experimentar que realmente somos amor en potencia, en toda su manifestación o dimensión en su expansión. El alma encarna con necesidad de resolver errores, enigmas, también de ser feliz, hay necesidad y trabajo de perdón, retos que no entran en los planes del ego, el personaje, y aquí es cuando se lía parda, cuando nos ocurren un montón de cosas y nos quejamos y más cosas nos ocurren, y más nos quejamos…

Resueno mucho con la manera de difundir el mensaje de paz y perdón que comparte Marta Salvat. El libro “Decide de nuevo” está enfocado en una versión más dinámica y comprensible del libro canalizado “Un curso de Milagros”. Incluye tarjetitas super molonas que ayudan a bendecir, o hacer una extensión, o simplemente a enviar luz.

En cada página está el recuerdo de que siempre puedes decidir de nuevo. No busques excusas ni justificaciones, comienza a cambiar lo que no te ayuda ni te deja ser feliz, acepta que no lo sabes todo. Acciona tu actitud hacia el amor.

Podrás encontrar a Marta Salvat a través de sus redes sociales

Facebook

Instagram

 

 

 

Pequeño ejercicio para alinear emoción y pensamiento para cerrar ciclos, con un divertido y creativo ritual para dar la bienvenida al año nuevo.

En la recta final de este 2020 tan cabeza cuadrada que ha sido y a escasos pasos de la entrada al nuevo año 2021. Un año venidero que numerológicamente vibra en 5, vibraciones en relación a tomar responsabilidad de nuestras emociones, a que fluyamos en el presente sin pensar qué nos puede pasar… anhelamos disfrutar de la vida en su total libertad, o almenos sin llevar mascarillas, o poder estar con las personas que amamos, pero que esta vibración de revolución y disfrute no te haga mirar y buscar fuera, porque entonces seguirás enganchad@ en el aprendizaje del año 2020. Además que prevalece el aprendizaje de tomar consciencia, de dejar de emitir juicios, y que empecemos a construir un mundo distinto, desde otras energías no tan densas, sin pasados y memorias que nos encarcelan y nos programan a repetir historias una y otra vez. También tendrás que asumir tu vibración año personal junto a este año nuevo 2021, que sin duda es la que te predominará a la hora de experimentar tus retos.

Ayer tarde estuve de charla con Dios, creo que nunca lo había hecho como ayer, reservé un momento para los dos, quería dedicarle unas palabras, cada día le agradezco lo que tengo, pero en la charla y escrito quise abrirme por completo, fue muy emocionante, y me sentí como si me hubiese liberado de esas piedras que guardaba en mi mochila de otros viajes por si acaso, pero que en este viaje no me dejaban avanzar con plenitud y confianza.

Comparto contigo mi pequeña charla con la Divinidad, puede que te sirva como ejemplo para crear tu propia carta para cerrar ciclos, y soltar lastres desde una zona de tranquilidad, retornando a la paz y a la quietud que brilla en la luz del alma.

“Amado Dios, Divinidad, bajo esta luna llena y este sol precioso, cálido, con un cielo que imita al reino celestial, quiero decirte que Gracias Gracias Gracias… Te estuve buscando en mi juventud, aunque no podía encontrarte, no supe… Hasta que vi en Àlex tu bondad, es parte de ser de luz ¿Sabes? Me emociona sentarme para escribirte, cuando sé que estás y formas parte de mí, de todo lo que soy, aun así, déjame que te diga Gracias. Gracias por ser consciencia, por no juzgar, por tus milagros, por escucharme, por lo que tengo, por lo que ya es. Y gracias por Brillar en mí (cuando te lo permito, ¿verdad?)… Siento no estar despierta totalmente, es y está siendo un camino repleto de experiencias y aprendizajes. Antes de empezar el año 2021 quiero despedir el año 2020, bendiciendo mi auto descubrimiento, he hechos nuevas amistades… y sigo en este camino de ayuda, de compartir, que resuena a lo que mi alma le gusta hacer, y aunque como personaje a veces me bloqueo, creo y siento que mi alma se siente contenta.

Quisiera con tu permiso, cerrar temas pendientes, esas memorias pasadas que arrastro inconscientemente, quisiera si tu me ayudas a darles libertad, amor, paz, y libertad en beneficio de tod@s. Que mis energías masculina y femenina ser equilibren armonizando mi ser. Pongo perdón a mis pasados con un abrazo. Sonrío de felicidad al ver donde estoy hoy, en este preciso instante, se que no puedo dejar de sentir miedo, pero también se que no estoy sola, tu amor está por encima de todo, o más bien lo envuelve todo, como el equipo de seres de luz que me acompañan. A los guías que ya no están conmigo porque necesito a otros guías especializados en otras áreas y aprendizajes, les doy las gracias por haberme acompañado, y gracias por cada idea que recibo por inspiración vuestra.

Me gusta lo que he conseguido, y lo que he sido capaz de construir en este 2020 que ya hay que darle fin. Corto lazos y pactos inconscientes. Y con amor los libero cual paloma de la libertad. Por mi vuelo cuidando mis alas. Tomo responsabilidad sabiendo que tú me Sostienes, sostener no quiere decir que no tenga que caer cuando sea necesario para mi aprendizaje, sino que aunque caiga, no te habrás ido a ninguna parte, seguirás brillando dentro de mí, recordándome la fuerza, la voluntad, y el amor incondicional. “

También aprovecho este improvisado post para compartir contigo un ritual ejercicio para esta noche, durante las 12 campanadas, consiste que pongas una intención en cada campanada acompañada de la gratitud, simbólicamente estarás abriendo un campo de energía positiva con decretos en los que tomas responsabilidad de tu vida. Han de hablar de tí, no de otras personas, es el único requisito que te aconsejo respetar.

Gracias por tomar un ratito para tí y para mí. Te deseo un próspero y educativo 2021

 

 

Los hilos invisibles de la familia

La familia, ¡qué de historias!… algunas para escuchar delante de una chimenea, y otras para deshacer esos recuerdos en nosotr@s, ¿Verdad? Lo que voy a escribir en este post dedicado a la familia y a sus hilos invisibles es desde el prisma de mi propia experiencia personal junto con la experiencia en los casos que veo a través de las cartas natales numerológicas. Todo desde un sentido espiritual, holístico y transpersonal, unido a la parte dual.

Familia, la palabra que numerológicamente vibra en 33/6, energía reconocida en el mundo de la numerología por ser una vibración maestra, la vibración del amor incondicional, y coincide con la edad de Cristo cuando desencarnó, de ahí que le hayan atribuido la etiqueta y estigma de vibración que siente que el amor es sacrificio.

¿Quién no ha tenido alguna discrepancia con sus familiares? Una proyección de espejos muy cercana. Desde técnicas de desarrollo personal como la biodescodificación, la gestalt, la bioneuromoción, la filosofía un curso de milagros, la herramienta ho’oponopono, y la numerología emocional como tantas más se puede profundizar en temas familiares, transgeneracionales para darles luz, paz, amor y perdón. Cada herramienta tiene su modo de operar, en algunas resueno más y de otras me quedo solo con lo que me ayuda a sentirme en paz, el equilibrio y método de sanación lo elige y crea un@ mism@.

Desde mi trabajo como numeróloga he observado que puedo conocer a través de las vibraciones que componen y predominan a la persona que consulta, sobre memorias y aprendizajes familiares y transgeneracionales. Una persona que sufrió abusos, seguramente en sus vibraciones haya algún nueve en su parte paternal o maternal, ya que la energía nueve es la luz, la guía, pero para ello ha de experimentar la sombra y aprender la gran antorcha que es para sí misma y para los demás.

Cuando una persona ha venido a esta dualidad con alguna dificultad, desde el sentido espiritual es porque esa alma eligió en un espacio sin tiempo, limpiar memorias de sus dos clanes familiares, y a su vez hacer de espejo y guía a sus padres, normalmente hay un gran aprendizaje y conexión madre-hijo. En general, los hij@s vienen a despertar en consciencia a los padres y madres. Pero en los hij@s “especiales” hay una misión de consciencia y amor incondicional más elevada. Como familia espiritual y seres de luz estamos en misiones de ayuda, y de poner luz, amor y perdón a esos pasados que se quedaron pendientes en archivos álmicos. No importa si no conociste a tus padres, el inconsciente existe, y tod@s estamos unidos en un plano cuántico. Cómo te desarrolles en la vida hablará de tu familia, de tus aprendizajes, y de tí mism@.

He aprendido que la vida no se puede comprender desde la mente, desde mi personaje no tengo toda la información necesaria para llegar a entender la vida y sus experiencias, otra cosa es que el ego sí lo cree. Con esto no justifico los actos desde vibraciones densas y bajas. Pero, desde mi experiencia personal, hasta que no le empecé a dar espacio a mi parte álmica, a decirme “bueno, ¿y si hay otra manera?, hasta que no hice las paces con memorias pasadas de carencia, de abusos, de maltrato, con todas esas memorias que rondan y pululan de vez en cuando, y sobre todo conmigo misma, comprendí que todo esto me bloqueaba y no me dejaba ser quien era de verdad. No es cuestión de días, es un trabajo, un viaje personal de tiempo, de paciencia, el respeto hacia a un@ mism@ requiere de constancia y de una autoestima sana. No es “pongo amor a esta situación” y ya se hizo la iluminación en mí, porque estamos hech@s de infinitas encarnaciones, y vete a saber las memorias (que podrían ser muy similiares entre ellas) que hemos de desbloquear y liberar. Pero dar un paso hacia el amor y la paz crea espacio en nuestro interior, y los mecanimos y engranajes cuánticos se ponen en marcha a través de sincronías, de serendipias, de milagros. Y entonces descubres que puedes cambiar, que estás sanando, y a su vez recuerdas a los demás que también pueden hacerlo.

Por supuesto que hay situaciones muy duras que el personaje no puede perdonar, pero es que quien perdona es la parte sabia que hay en nuestro interior. El ego por sí solo nunca llegará a esa zona, porque no le interesa la armonía, ni sentirse amado, el ego solo busca fans como ídolo que se cree que es. Perdonar, aceptar, no significa que la situación nos gusta o hay que aguantar según que cosas, o que nos vamos de copas con quien nos hiere… Desde mi experiencia perdonar es ver en mí para qué tengo un espejo que me habla de lo que sea en ese instante de mi vida, porque seguramente sea algo que me quede pendiente de sanar, de integrar en mi día a día.

Desde la mente no podrás comprender la vida y su sentido espiritual si no incluyes en tí a dios, la divinidad, el universo, la energía inteligente, algo más grande y sabio que tú y que no te juzga, llámalo como quieras. Te invito a que reflexiones en cómo te haces las preguntas, y que cambies el modo de formular tus cuestiones, en vez de decir “¿por qué me pasa a mí? ¿por qué siempre doy con el mismo tipo de parejas? ¿por qué mis jefes, jefas son cortados por el mismo patrón?…” a ¿para qué me pasa a mí? ¿qué hay en mí que elijo siempre el mismo tipo de parejas? ¿para qué escojo a jefes, jefas que abusan de su autoridad?. Si tú eres el/la protagonista de tu vida algo habrá de responabilidad en tí en todo lo que te ocurre, ¿no crees? ojo he dicho responsabilidad y no culpabilidad. Que nos conocemos ego. Puede que elijas a parejas que te abandonan porque representa los arquetipos padre-madre y te abandonaron, o fueron ausentes en tu infancia, o que tú en otra vida lo hicieras. Si siempre te ocurre lo mismo quizás es para que empieces a cambiar cosas en tí. Y si tus jefes o jefas tienden a ser autoritarios y a faltarte el respeto, entonces empieza a respetarte, a poner límites, inconscientemente buscas el reconocimiento y protección de papá y mamá… Se que el ego te impide que tengas pensamientos existenciales, pero, ¿has pensado si fuiste tú un agresor o agresora en otra vida? Ningún ser humano está libre de “pecado”.

Antes de perdonar, has de perdonarte a tí mism@, tampoco quieras construir una casa por el tejado. Qué mejor reconocimiento a tus ancestros y ancestras que recordarles que estén en paz, que comprendes sus miedos, y por eso les envías amor, para que se perdonen.

“Criatura de la luz, no sabes que la luz está en tí.” (Un curso de milagros)

Si quieres conocer cómo empezar a romper patrones que te bloquean para prosperar en tu vida, puedes ponerte en contacto conmigo rellenado este formulario, o desde la opción de contacto telefóno o correo electrónico que está en el menú de la página web.

Espacio de Amor. Hablemos de Ho’oponopono con los niñ@s

En la recomendación de hoy para este Espacio de Amor, te voy a hablar de un libro sobre Ho’oponopono enfocado para los peques de la casa. Primero quiero compartir contigo que mi vida cambió cuando me hice responsable de tanto de mi luz con de mi sombra. Hay temporadas que los cambios no son tan seguidos, la evolución personal y álmica requiere de tiempo en sabiduría y en eso la madre naturaleza es la experta por descontado. No recuerdo el momento exacto que empecé a practicar la herramienta hawaina Ho’oponopono, hará como tres años, no en todo este tiempo he sido regular con la práctica, en muchas ocasiones la compagino con afirmaciones, con palabras que me gustan a mí y las voy repitiendo, sin dejar de decir gracias y de estar agradecida.

También practico otras técnicas en mi desarrollo personal como el análisis del transgeneracional, meditar unos minutitos al día, y en este presente la numerología emocional me está guiando, aportando aprendizajes y felicidad, también porque es mi profesión en este momento de mi vida.

Ho’oponopono para mí es una manera amena de empezar a tener una disciplina para trabajar la mente y los pensamientos densos. Me lo pasaba bomba cuando estaba cobrando en la caja y pensaba que a algún cliente le diría “gracias, te amo” jaja… Hay un momento en el que te has de poner seri@ contigo mism@, en el que has de comprometerte a querer vibrar alto, y a dejar de engancharte en las mismas películas de todos los días que te acercan al drama y al sufrimiento. La de momentos colocando fruta, desmontando palets, santificándome antes de entrar al despacho de la jefa… la de momentos que en mi mente solo fluían palabras de agradecimiento, recordándome que Dios brilla en mí en beneficio de tod@s. Si eres constante consigues mantener a raya al ego, y de manera automática te conectas a la frecuencia del espíritu, holística, cuántica (como quieras llamarla) y las palabras se repiten solas.

¿Hay alma en el ego? ¿Hay ego en el alma? Ahora que he descubierto mi don para descifrar y entender a las vibraciones creo que tanto el ego como el alma poseen su polaridad. Hablo de la parte energética del alma encarnada, como ser espiritual y de luz el ego no existe, porque el ego está intrínseco en la manifestación, en la materia, el alma viene a experimentar emociones, pero el ego también las siente. Así que toda ayuda para reconducir emociones y equilibrar energías es bienvenida.

Mi recomendación de hoy es un libro escrito por el autor y terapeuta Santos Ávila, se titula “La luz mágica del Ho’oponopono”. Es una forma muy bonita de poder compartir y enseñar a los peques sobre el valor del amor y el agradecimiento. Las ilustraciones del libro son claras, divertidas y muy coloridas. Recuerdo que leímos el libro mi hijo y yo durante la cuarentena hace unos meses, y como se emocionaba mi hijo cuando leía la palabra divinidad, amor, o luz… me emocionó a mi también.

Cuando esperamos a que abran la puerta del colegio, mi hijo juega a que salta las líneas amarillas pintadas de la calle y cuando va a saltar dice: “confía en tí”. El otro día le dije que cambiara ese en tí, por “confío en mí”. Cuando le pregunto a mi hijo cómo podemos trabajar la autoconfianza me responde: “diciendo suelto y confío” jajaja… mi hijo es maravilloso, tiene cada puntazo que me ayuda a tomarme la vida con humor.

De Santos Ávila puedo compartir que es un gran profesional y canalizador, resueno con su manera de ver hacer terapia porque es ameno, directo, divertido y muy creativo. Y su máxima intención es que te empoderes, es que obtengas tus propios recursos para desenvolverte y desarrollarte en la vida. Tiene libros maravillosos como “Cómo cuidar de tu niñ@ interior”, también libros canalizados como el titulado “Mis conversaciones con un Arcángel” lectura que me encantó, o como el libro canalizado de la Diosa Atenea, lectura llena de toques de atención, fuerza y amor.

A Santos Ávila le podías encontrar a través de sus redes sociales:

Facebook

Web

Youtube

 

 

Dios es el único Gurú que puede ayudarte

¿Estás buscando un héroe, un gurú que te saque las castañas del fuego? Siento decirte que esa película no es apta para el crecimiento de tu personaje ni para la expansión de tu alma. En cambio es un taquillazo para el ego.

Bastantes experiencias ocurridas en mi vida me llevaron a culpar a Dios, llegué a odiar la figura que representaba para mi ser Dios, llegué a sentir que me había abandonado por completo. Por entonces, mi vida de adolescente estaba llena de problemas, de miedos, y de abusos. Durante años cada palabra referente a la divinidad o que tuviese relación con a la espiritualidad me activaba en mi fuero interno una densidad muy violenta. Odiaba la vida, me odiaba a mí misma, lamentaba cada amanecer, y en muchos atardeceres deseé morir. Desde este presente puedo observar ese pasado con calma, y analizarlo con amor. Desde el segundo uno de nacer uno de mis caminos siempre fue encontrar esa energía inteligente, esa vibración maternal y paternal unidas. Ahora que puedo pensar en mi yo de joven desde otro nivel de consciencia, sé que siempre estuve buscando a Dios para que me volviese a querer, que me aceptara de nuevo, siempre fue un sentimiento muy profundo e íntimo, e intuyo que con connotaciones kármicas, como si una sombra del pasado pesara sobre todo mi cuerpo, mente, y alma. No es lo mismo andar por caminos ensombrecidos con catorce años, que con 39 años. Si los adultos suelen pasar de la espiritualidad, a los jóvenes les raya todo en general. También porque la religión católica en especial manipuló lo que es la luz, lo que es la consciencia, impuso a la humanidad un Dios castigador. Todas aquellas memorias de sufrimiento, de rechazo a lo espiritual, de quema de brujas, de juicios por pensar distinto, todos esos pasados están en la hucha kármica, son parte de todos los inconscientes, están en nuestra propia sombra.

La frase <que sea lo que Dios quiera> hacía que mi estómago se alterara, escuchar a la gente decir aquello me enfurecía, porque me acogí a la creencia de que existimos por nuestra cuenta. Era una superviviente sin la ayuda de la Divinidad, ni de nadie más. Me aferré a una especie de pensamiento de orfandad espiritual, hasta rozar extremos en los que me castigué a mí misma. Para mí el amor había dejado de existir. Aunque me predominan energías de atravesar el caos para transformarme en equidad, en el fondo me mantenía la ilusión de seguir despertando, no sabía cómo, era muy joven y “dependía” de situaciones, por entonces no disponía de los recursos que ahora conozco. Pasara lo que pasara en el pasado, escogí los caminos correctos y necesarios para que mi personaje integrara el perdón y la comprensión. A medida que transcurría experiencias y aprendizajes es cuando me reencontré con el verdadero significado del amor, de Dios. Guardo en el recuerdo momentos significativos en los que mis guías, o los guías en general se comunicaban a través de personas que canalizaban para decirme <ey, no estás sola, estamos aquí contigo, siempre hemos estado contigo>. También me transmitían mensajes a través de interruptores que funcionaban solos, de vasos que explotaban, con canciones que representaban a familiares fallecidos, también en sueños. Siempre tuve la voz de mis guías, de mi ángel guardían, pero inconscientemente rechazaba todo lo “extraño”, sentía miedo, y aunque me ayudaron a pasar una infancia muy imaginativa, algo hizo que cortara aquella conexión de manera natural. Cuando me embarqué a crecer personalmente, cuando acepté la responsabilidad de hacerme cargo de mi sombra, cuando experimenté que a través de mi sanación energética el autismo de mi hijo parecía ser reversible, en ese momento de mi vida es cuando verdaderamente hice un trabajo de perdón, y comprendí que no tenía que acercarme a Dios, pues él siempre estuvo en mí.

Ahora puedo decir sin sentir conflicto Acepto ser el propósito de Dios (la consciencia, el unvierso, la energía inteligente, la fuente, el origen, llámalo como tú desees) en la tierra.

Vibraciones y memorias

¿Alguna vez has encontrado una manera de hacer las cosas que te ayuda a sentirte mejor, y que con el tiempo se hace “tu estilo”? Ho’oponopono para mí es la herramienta que fácilmente colabora a que la vida proceda desde una zona de menos carga mental. Si estás buscando el décimo premiado, la pareja ideal, el alma gemela (que esto da para una gran charla), si te obsesiona tener el trabajo que deseas, que cambien los demás, que tu familia te acepte, que, que, que… Entonces creo que ninguna técnica espiritual puede ayudarte. Primera regla básica y vital en cuanto nos ponemos manos a la obra con nuestro desarrollo personal y álmico es soltar cualquier expectativa. Incluso siento que la famosa ley de la atracción se basa en tener expectativas, y de algún modo esto no acaba fluyendo en armonía. A corto plazo puede que funcione, pero la energía vendrá de nuevo como el primer pensamiento que tuvimos, si fue desde una zona egoíca, los sueños caerán como un castillo de naipes. Por supuesto, cada ser humano desea cosas, yo también quiero tener cosas, pero si no cuidamos la vibración donde nace esa demanda, la oferta puede que sea la no esperada.

Para mí Ho’oponopono es la técnica espiritual que mejor se adapta al día a día, solo necesitas de práctica mental, no has de desplazarte a ningún lugar, ni hacer rituales estrambóticos, ni sacrificios a los Dioses que se le ocurran al ego, no hay penitencias, solo se requiere de un compromiso personal, que venzas la pereza y asumas la responsabilidad de que el inconsciente es de todos, estamos todas las personas allí metidas. La  práctica  consiste en repetir mentalmente las palabras canalizadas por Mornah Simeona, o del doctor Hew Len, o Joe Vitale, incluso de precursores del Ho’oponopono que también han añadido sus propias palabras canalizadas para limpiar el inconsciente y todas las memorias compartidas. Personalmente me gusta repetir “Gracias, te amo” y también tiro de “Suelto y confío”. Cuando empiezas a desarrollar esta técnica, en poco tiempo ciertas cosas cambian, puede que tu jefe deje de ser tan estricto contigo, o que de repente un día tu madre te llama por teléfono (cuando no es lo habitual), o ya no te enganchas en las conversaciones con tu hermana, o sientes el valor y la fuerza de cerrar página con alguna situación en concreto que te generaba sufrimiento… Muchas veces el milagro no es directamente en primera persona, sino que un día te enteras de que a un amigo le han renovado en el trabajo, o que en el colegio de tu hijo te dan facilidades y fluye la armonía, o la persona que camina cerca de tí por la calle se encuentra un billete de 50€ tirado en el suelo… La limpieza de memorias hace que las posibilidades de futuro que resuenan con el nivel de consciencia que tengamos en ese presente, sean más amorosas, como un soplo de aire fresco, como un rayo de luz expandiéndose, sí así lo queremos y decidimos por los caminos que elegimos caminar.

También puedes hacer tu propio Ho’oponopono, recuerdo cuando me topé por primera vez con esta técnica ancestral hawaina, que lo pasé por mi escáner de detective, como todo con lo que me encuentro en la vida, y un día, mientras iba de paseo se me ocurrió repetir mentalmente palabras que para mí resonaban en positivo. Empecé con “bonito”, y a los pocos metros y minutos de estar repitendo esa palabra mentalmente, frente de mi caminaba una familia, el padre besaba a su hijo, y éste sonreía todo el rato. Esa imagen se quedó grabada en en mi corazón y desde ese instante supe que Ho’oponopono había aparecido en mi vida (de nuevo) porque ya estaba preparada para ello, solo tenía que darle la oportunidad de creer en su alquimia, que es la magia  de la divinidad, y de seguir sembrando y cultivando la fe en mi.

He llevado la palabra Ho’oponopono a mi microscopio numerológico, me es fascinante encontrar “secretos” en vocablos que nos suelen ser tan rutinarios e insignificantes, para mi esto es absoluta belleza. Con cada práctica que realizo poniendo a prueba mis conocimientos sobre numerología, más me convence que la letra O tiene el mismo significado que el número 0. A veces me suelo encontrar que donde hay la vocal O también resuenan vibraciones maestras, como ocurre con el número 0. Es muy interesante, al menos para mi, jeje.

HO’OPONOPONO se compone de la vibración prima 5/14 que nos habla del movimiento de la vida, de los cambios, de estar en el presente, de fluir, se nutre de un 1 y un 4 que simbolizan el empuje, la alquimia, la magia personal cuando hay orden y equilibro entre mente-cuerpo y espíritu, de construir la vida que queramos experimentar. Pero, me quedo con el mensaje que representa al número 14 como arcano mayor del tarot: la Templanza. El dibujo de esa carta es precioso, un ángel sobre agua con dos copas en las manos. Nos creó la divinidad, con una mente muy activa que no reconoce en sus programas las alas (que simbolizan nuestro poder de crear) que nos conectan con los sueños, con lo místico, esas copas caracterizadas en la carta que buscan el balance a las emociones, en calma, pero con una pose de saltar fuera de la zona de confort, sin miedo. Templanza vibra en 9/36, la guía interna, la introspección, el caminar con uno mismo… La verdad, es que practicar Ho’oponopono a mi mente templa, jaja.

Ho’oponopono resuena mucho con la vibración 6, que nos habla del amor incondicional, de la autoestima, de la confianza, de no engancharse emocionalmente, con menor intensidad las vibraciones 7 y 5, que nos recuerdan el camino a la consciencia, que tú y yo somos lo mismo, que la vida es ahora, este instante, que nos comuniquemos con y desde el amor, que no huyamos de nuestras responsabilidades. Que compartamos y hablemos de consciencia y amor.

Ho’oponopono es universal pero no todas las mentes aceptan el dejar de juzgar.

 

 

De la mano mientras vamos de camino a casa

Este post se lo dedico en especial a mi hijo, mi gran maestro de vida desde que él me escogió y vino a mí.

Ayer la tutora de mi hijo me dijo que lo ve super tranquilo, muy bien adaptado a las nuevas normas y que en matemáticas genial. Me quedé en la puerta del colegio con una sensación muy placentera, mi cara sonreía, pero mi cuerpo también sentía ganas de llorar, pero de emoción y felicidad. Con los protocolos escolares activos por la situación actual, el apoyo de educación especial por el momento no es posible desarrollarlo. No es que mi hijo lo necesite de manera constante, pero el autismo que le afecta es muy dependiente de sus emociones, lo que más le cuesta es regular la frustración, pero últimamente se está esforzando en ser consciente de sus emociones y de utilizar los recursos que le enseñamos para volver a la calma y a un punto de partida más estable. Le dije a mi hijo que me sentía super orgullosa de él, y la sonrisa que me regaló me transportó en micro segundos a la gratitud. Por la tarde cuando vino su padre a verle, nuestro hijo le preguntó si estaba orgulloso de él.

Cuando digo que me siento orgullosa de mi hijo no es desde una zona de “mi hijo es el mejor”, sino de “wow, que valiente eres”. También me siento orgullosa de mí misma, porque mi hijo refleja todo el amor y trabajo personal que aplico en mi vida. A más consciencia en los aprendizajes que comparto con mi hijo más experimento la vida que quiero crear para mí, como alma, como persona, como mujer independiente, y como madre.

No necesito la numerología para conocer que las vibraciones de mi hijo están más desarrolladas y en conexión con la divinidad. Pero sí a través de esta herramienta de desarrollo personal y espiritual puedo corroborar, y comprender más detalles y en profundidad lo que antes no entendía, o no del todo. La numerología consciente que practico ayuda a que las piezas encajen, eso sí, uno ha de estar dispuesto a aceptar su verdad energética y vibratoria, que no quiere decir que sea perenne, todo lo contrario, porque la energía evoluciona transmutando. Las vibraciones son como imanes en nuestras vidas, y ya sabemos lo que ocurre cuando las cosas se han extremado o se polarizan: que sentimos caminar por encima del caos. Pero el caos solo quiere decirnos una cosa: encuentra el equilibrio. Y para más inri la palabra caos tiene hasta vibración maestra…

Esta mañana fui a visitar a mis ex compañer@s de trabajo, con este gesto he querido decirle a una de mis yo temporal que ese empleo ya acabó, ya no existe, que le doy las gracias por esos sueños en los que intenta hablarme sobre ello, pero necesito que se quede en paz respecto a todos esos años en los que fui parte de otra familia. Mientras me dirigía hacia la tienda he practicado Ho’oponopono, y les he dicho a mis yo dimensionales que las necesito felices porque ahora hemos de enfocarnos en este proyecto. Sí, es algo totalmente distinto y nuevo para mí, de desmontar palets con fruta y llevar una sección, o cobrar en caja, he pasado a apostar por lo que me gusta de verdad y me hace sentir bien en este momento. Ser frutera me encantaba, pero llegó un tiempo en el que dejó de tener su encanto, y mi ilusión palpitaba en otras áreas más alineadas a lo que quería mi alma.

La visita ha sido muy gratificante, con ausencia de achuchones por los protocolos, pero ver a esas personas que de alguna manera forman parte de una familia en la que crecí me ha dado un gran chute de alegría. Pocas personas muy cercanas a mí saben todo lo que trabajé a nivel memorias mi relación con este empleo y todo lo que significaba para mí durante el proceso de mi marcha. No tengo duda alguna de que la divinidad puso su toque mágico en toda la experiencia.

Ahora que estoy totalmente unificada, y acepto mi nombre, confío en lo que puedo llegar a crear. Los ex compañer@s no paraban de decirme lo guapa que estoy, y delgada… (iba de negro que mundialmente es conocido por ser un color que estiliza, jeje). Lo que quiero expresar es que sí se manifiesta la energía que vibramos interiormente,  han reconocido mi voz desde lejos, me han visto reír, y me han preguntado qué estoy haciendo, qué es esto de la numerología, sin juicios, aparentemente. Así que, sí, me siento orgullosa de mí.

Voy a compartir un input de cómo saber uno de los aprendizajes que tenéis con cualquier persona, es sumando el mes de nacimiento de cada uno, hasta que solo quede un dígito, aunque siempre es interesante tener en cuenta de qué números se nutre la vibración prima.  Ejemplo: mi hijo es del mes 9, yo soy del mes 1, en este caso tenemos 1/10, resumiendo a lo básico nuestros aprendizajes están en ser alquimistas, en tener nuestros propios proyectos, el trabajo y empuje en conjunto, el 10 que se nutre de esa raíz el 1 está representado por el arcano mayor la Rueda, lo cíclico que viene a sanar, y el 0 que es el recuerdo de la divinidad, de la unión. Esto solo es una pequeña pincelada, porque hay más vibraciones en tener en cuenta, pero para empezar a tomar consciencia ya nos da de sobra.

En este momento en que los abrazos están prohibidos, siento más ganas de darlos. ¿No os pasa? Mi hijo y yo hacemos “guerra de abrazos”, lo de guerra es porque se tira en plancha para abrazarme, a veces me deja sin aire, jeje…

Abrazos van para quien quiera. Bendiciones.

 

Un principio

Puede que para tí la numerología solo sean números y operaciones matemáticas. Hasta que no me topé con darle sentido a mi vida, y escuchar la voz de mi alma la numerología para mí eran recuerdos incómodos de aquella asignatura en el cole que tenía que prestar todos mis sentidos para poder aprobar. Actualmente, hay diversas maneras de estudiar e interpretar la numerología, aunque diría que todas comparten el valor que se adjudicó a cada letra. Números y letras componen parte de esta dimensión que experimentamos como seres humanos, y apenas atendemos el impacto de nuestro eco vibratorio tanto en el mundo exterior como en en interno.

El ser humano quiere las cosas fáciles, que nos digan las respuestas de este exámen de encarnar a un personaje, que nos adelanten el futuro, si la vida nos da algo gratis repetimos con la avaricia llenando nuestro pecho. Que nos digan por qué a nosotros nos ocurren las mismas cosas. Bien, hay maneras de comenzar a entender el para qué de nuestras actitudes y pensamientos, de esas cosas que parecen repetirse con el tiempo, eso que “volvemos a vivir” y no nos gusta para nada.

Mi compromiso contigo y conmigo es hablarte de la vida, de las emociones, de tu tendencia energética a través de mi experiencia con la numerología, has de saber que no me quedo solo en el resultado primo. Personalmente, me atrae descifrar los mensajes “ocultos”, pulir el diamante en bruto, quizás soy como un programa que su cometido es pasar un ratito de limpieza y orden en esas zonas del ser que normalmente tenemos prohibidas de entrar. Como cuando pasas el antivirus a escanear el ordenador, dejando brillar a la consciencia en esos archivos corruptos, volviendo a tener espacio para ti una vez ordenado el inconsciente. Esto no es algo que con una vez que lo hagamos ya tenemos consciencia eterna, el mantenimiento para un buen funcionamiento interno y mental es vital. Piensa qué cosas podrías hacer que similarían ese programa antivirus y te ayudarían a volver a estar en armonía.

COMPROMISO, recuerdo esta primera palabra que me dijo una psicóloga al comenzar un camino de sesiones y de trabajo personal, por entonces era muy joven y no tenía el nivel de consciencia que tengo en este momento. Desde que nací hasta hace unos años la vida para mi era estar en batalla y siempre a la defensiva, con el tiempo he ido aprendiendo que esas guerras que veía en el exterior estaban vinculadas a frentes internos, muchos de ellos desconocidos por mi personaje, trincheras del pasado, memorias de sangre de todos los personajes que fui, y el sufrimiento de un árbol transgeneracional que anhelaba algún gesto de paz. El compromiso no es que te cases con otra persona, tampoco sacrificio, sino el amor que te das cada día, ¿te tratas con cariño y respeto? El compromiso es encontrar la libertad que uno mismo se ha acotado.

Como me gusta ahondar en las cosas pero desde una manera creativa y con un poco de locura, explico la vibración que resuena la palabra compromiso.

Por una parte tenemos los vocablos que más se repiten en la palabra con sus respectivos valores: 6/3 4/2 9/2 7/1 3/1 1/1. Estas 6 vibraciones ya nos dan una breve pincelada en la simbología de la palabra compromiso. Amor incondicional, la autoestima, el equilibrio, la confianza, el orden, construir, la igualdad, los valores, responsabilidad, poder de decisión, salir de la zona de confort, compromiso con nuestros niñ@s interiores, ser alquimistas… Increíble ¿verdad? Sigamos, porque en el apartado operaciones la palabra compromiso se nutre de 55, de 10 y de 1 como valor primo y vibración resultante. Aunque el 55 no se considera numeración maestra, personalmente sí lo incluyo como vibración maestra, que se repitan los valores, como gemelos, hay que tenerlo en cuenta, es un mensaje insistente, como un toque de atención. 55 dos veces 5 que es la vibración de los cambios, del movimiento, de Fluir, nos habla de responsabilidades, de esa comunicación que valoramos tanto en los demás, hagamos un ejercicio de introspección y apartemos las barreras que hemos puesto en nuestra propia comunicación interna, se podría decir que un compromiso con la vida es: Experimenta. La vibración 10 lleva un 0, conexión con la divinidad, con otros planos, hay más nivel de consciencia, el arcano mayor 10 en el tarot es la Rueda, aquí pueden haber temas cíclicos que se repiten para darles sanación, darnos la oportunidad de sanar, pintar un campo de posibilidades amplio, no acotado, resonando con esa libertad que venimos a aprender a sentir. Finalmente, la vibración 1 es la independencia del individuo, compromiso con los comienzos, con todas esas ideas puestas en proyectos, es ese empuje en la vida, como el impulso en una contracción, nacer, florecer, abrirse camino. El arcano mayor del tarot que representa el 1 es el Mago, el alquimista, quien es capaz de hacer cualquier cosa, pero aquí haré hincapié que la vibración 1 le falta esa conexión con la parte espiritual, es una energía muy mental y esto puede llevar a trabajos o resultados no satisfactorios. Por ejemplo, el 3 crea desde una zona artística porque hay más conexión con la parte espiritual, con lo místico, con el universo, incluso con la niñez.

COMPROMISO: la libertad.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
YouTube
× ¿Cómo puedo ayudarte?