Mostrando: 1 - 10 de 11 RESULTADOS

Vibraciones en una Carta Natal Numerológica

Numerología

Desde luego esta palabra ha cambiado totalmente mi vida, no porque sea algo mágico, sino porque a través de esta herramienta personal he podido comprender y conocer aspectos en mí que se me escapaban de las manos por falta de información y entendimiento.

Hay múltiples maneras de estudiar la numerología, la kármica, la tántrica, la cabalística, etc… Me formé en la numerología kármica, pero el método que practico y utilizo profesionalmente se nutre de toda mi experiencia en el mundo del desarrollo personal y espiritual, incluso la simbología me ayuda a descifrar cosas que desde una sola base no podría llegar a verlo con claridad.

Me gusta profundizar, buscar pistas, no lo puedo remediar, y desde mi percepción hay disciplinas que se quedan en lo superficial, y sí, para algunas personas ya les está bien, pero para mí es como quedarme a medias, como dejar un trabajo incompleto. Por ejemplo, los pináculos y escollos no los contemplo en mis cartas natales numerológicas, ya que se basan en el factor tiempo y las posibilidades, y me parece algo que tiende a resonar con lo adivinatorio, aunque tengan una base de estadísticas y pre disposiciones numerológicas. Un breve resumen de pináculo sería algo a favor, y un escollo algo en lo que se ha de poner consciencia, y seguramente nos va a costar de aprender, sanar etc…

En una carta natal numerológica te hablaré de tu personaje, de cómo te desenvuelves en el mundo exterior e interior, de cómo gestionas tus emociones, de tus dones y talentos, si hubiese tendencias energéticas pendientes, o intensas, de tus aprendizajes más principales en esta vida, incluso la tendencia en tus energías femenina y masculina. Con toda esta información puedes tomar consciencia de en qué puntos has de mejorar, si has de subir esa autoestima, la confianza, o si has de frenar un poco en la vida, dejar de presionarte tanto.

Discrepo cuando se dice “yo soy tal número”, aunque respeto las creencias de cada persona. Desde mi experiencia como numeróloga etiquernos en una sola vibración es como alegar que “somos así y no podemos cambiar”. Cuando estamos formados por todas las vibraciones posibles… ¡somos energía! Habrán unas frecuencias con mayor intensidad y resistencia en nosotros, y en esas son las que hemos de prestar atención para reconducirlas hacia el equilibrio.

El sendero natal (aunque a mi me gusta llamarle “ruta de vida”) conocido por el resultado que da la suma de la fecha de nacimiento, no nos define completamente, es como si solo buscáramos una sola vibración, es imposible, ya que la energía cambia, fluye y transmuta. Bueno, imposible desde mi percepción y sensibilidad.

En el nombre hay una vibración final, pero también se compone de otras vibraciones, y algunas podrían repetirse y causar intensidad en la manera de ser, en el carácter de la persona, un desequilibrio energético si no se toma consciencia de estas tendencias vibracionales en el personaje. Pero una persona no es solo esas vibraciones, ya que también me componen los apellidos y la fecha de nacimiento. Desde mi punto de vista la numerología no puede ser básica, sino personal. Sí, claro está, que como vibración básica resonará en la persona, pero sí se contemplan de dónde se nutre su vibración final, qué numeros se repiten, letras, etc… obtendremos una información más completa, es como hacer un tac vibracional. Porque tu tendencia en la vida se verá implicada en de dónde viene esa energía final. Tu sendero de vida podría ser un 5, ya, pero no será lo mismo un 5(14) que (32) o a la inversa (41) o (23). Es como ver la vibración de un aprendizaje, habrán aspectos compartidos, pero el comportamiento resonarán en otras frecuencias, por ejemplo un 6 compartirá aprendizajes sobre la autoestima, pero no será el mismo comportamiento en la vida un 6(24) que un 6(15). El primero tendrá tendencia a sufrir por amor, a engancharse emocionalmente, el segundo no tendrá la tendencia de sufrir en las relaciones, ya que le marcan unas vibraciones más independientes, el aprendizaje de la autoestima lo tiene igual, pero desde otro plano energético, o escenarios en la vida.

Por eso he bautizado mi proyecto como numerología emocional.

Te comparto el enlace de Testimonios por si te interesa leer primero las experiencias de personas que confiaron en mi trabajo. TESTIMONIOS

Si crees que una carta natal numerológica te ayudaría a entender esas cosas pendientes en tu vida que no te dejan avanzar, escríbeme y hablamos. También realizo cartas natales de pareja, o dúo, ayudan a comprender los aprendizajes en común.

Después de una carta natal si crees conveniente que has de trabajar con toda la información nueva y no sabes por dónde empezar, ofrezco un acompañamiento terapeútico transpersonal.

Puedes rellenar el formulario para ponerte en contacto conmigo

 

 

 

Reflexionando sobre la numerología

La intención de este post es aportar desde mi experiencia como numeróloga, algunos detalles sobre lo que se cree de la numerología. Escucho decir a personas “yo soy tal número”… es como cuando decimos “es que soy tal signo zodiacal”, como si quisiéramos justificar parte de nuestro carácter con la idea implícita de que no se puede cambiar. Normalmente, si queremos saber alguna vibración numerológica, y no tenemos mucha idea, buscamos lo típico y más común, que es sumar toda la fecha de nacimiento que nos da el valor conocido como sendero natal, camino de vida, o en mis cartas natales numerológicas le nombro ruta de vida. Quiero puntualizar que es un error identificarnos con esa vibración, pues esa energía que posiblemente predominará en general el paso de nuestra vida, representa los aprendizajes, los retos, cómo hemos de reconducir parte de la vibración personal para seguir creciendo personalmente, emocionalmente y como alma. Si es una energía o aprendizaje muy marcado para un@ mism@ podría estar repetida con intensidad en el resto de la carta natal de la persona.

Si como personaje vibras en cierta vibración como norma general no coincidirá con la energía de ruta de vida. A no ser que tengas muy asimilado tus aprendizajes principales para esta vida. Somos una creación de todas las vibraciones posibles como seres multidimensionales. Unas predominarán más que otras en partes de nuestra vida, personaje, como alma, como energía pendiente o kármica… Si el nombre de una persona vibra en 4, que es una energía de control, de un orden establecido, de rigor, de pasar a la acción a través de patrones esquemáticos, de trabajo, de responsabilidad… Tiene todas las papeletas para que su vibración de ruta de vida vibre en 5, que es soltar el control, no presionarse, el disfrutar del momento. Por supuesto cada vibración tiene su lado denso, y ahí es donde hay que remangarse para equilibrar los desbarajustes energéticos que causamos dentro nuestro. Las vibraciones 1, 4 y 5 coinciden en la parte profunda emocional, la expresión de los sentimientos, porque la tendencia es colocar muros de piedra entre ellas y su corazón. Desde mi punto de vista contrastado en la experiencia hay que analizar con atención y mimo qué vibraciones nos componen, para comprender comportamientos, para conocernos mejor, y de esta manera saber qué hacer para cambiar y avanzar en armonía.

Para progresar como seres humanos y no como indivíduos que buscan desesperadamente el amor en el mundo exterior sin siquiera mirarse al espejo…

La responsabilidad está en equilibrar todo aquello que somos

Las vibraciones que componen mi nombre, la letra inicial y última del nombre, apodos, nombres compuestos, seudónimos, los apellidos por separado, todo el nombre al completo teniendo en cuenta también los apellidos, la fecha de nacimiento… más tu signo solar, el lunar, el ascendente, tu planeta regente, el número de vivienda donde resides, etc… todas estas vibraciones y energías son las que manifiestan quién eres y a qué has venido, en esta encarnación, contemplando los principales y básicos aprendizajes que has de integrar en tu vida.

Si solo me quedo con la anécdota de que mi signo solar es Capricornio, ascendente en Libra, signo lunar Tauro, que mi camino de vida resuena en 6/24, que mis dones vibran en 9, y así con todo, entonces no estoy tomando responsabilidad en practicar la espiritualidad que necesita mi personaje y mi alma juntos para seguir progresando en consciencia.

Eres libre de utilizar tu energía de una manera constructiva o para destruir tu parte divina que al final será el resultado del caos de todas tus partes y de tu vida en general.

 

 

Letras de canciones que no olvidarás, historias de butaca, y guiones de sofá y manta.

Vibraciones y serendipias en la frecuencia de radio amor.

¿Serías la misma persona sin escuchar la música que te apasiona, sin disfrutar de las series o del cine, sin esos musicales u obras de teatro que te transportan al mundo de los sueños, o sin esas obras de arte que admirar que te invitan a hacer mini excursiones mentales a esos pasados, o sin bailar hasta que tus pies paren de cansancio?

Sin duda alguna sería otro aprendizaje de esos de nivel reto que se propone el alma, experimentando la vida desde una zona sin saber conectar o de renuncia/rechazo a la creatividad y con la energía innata que nos mueve para así aprender a hacerlo, ya que no hemos de olvidar que el amor es la vibración más alta que late en nuestro corazón. Un@ mism@ ya es música, ya es cine, ya es historias, ya es arte y antiguedades, aunque compartir la felicidad que somos nos emociona, nos hace sentir el gozo y la alegría. Compartir vibraciones de amor alinea a nuestro personaje con nuestra alma, y nos acerca a nuestra esencia, al origen… Cuando amas o sientes amor las cosas no parecen tan imposibles o lejanas ¿Verdad?

Puede que esta “pandemia” haya venido para que reflexionaras sobre la verdadera pasión que enciende tu corazón. En mi caso, ha venido para que equilibre vibraciones respecto al camino para ser una mujer independiente, para que crea y cree en mí, que tenga confianza en mis intuiciones, en lo que me gusta y disfruto haciendo, para que conecte con mi parte creativa y con mi niña interior. Los meses de confinamiento me trajeron el aprendizaje de compartir tiempo, paciencia, empatía, mucho amor y luz con mi hijo.

Desconozco si la premonición es una habilidad o un don que me incorporé en esta encarnación porque en otras pudo servirme para aprender sobre mí misma. No canalizo a través de imágenes, sino a raíz de cosas que me ocurren, como si de repente dentro de mí se descargara información nueva, y me es muy fácil darle un sentido a las cosas, como cuando disfrutaba de niña montando puzzles. En marzo me ocurrió una “anécdota”, al principio de la semana antes de que se decidiera el confinamiento absoluto, ese mismo lunes me quedé encerrada en mi casa justo al volver del colegio al mediodía, la llave de la puerta se quedó a la mitad de la cerradura, y era imposible sacarla. El cerrajero me dijo que como era una cerradura muy antigua estaba muy pasada, y que me volvería a ocurrir, así que a los días siguientes compré una cerradura y solucioné aquel problema. Todo esto está muy bien, pero ¿piensas en los mensajes que te traen las situaciones, las personas o los animales? Siempre hay una información que descargar. La información para mi era que me iba a quedar en casa sin salir con mi hijo, por mucho que quisiera salir, no iba a poder hacerlo, y que los patrones antiguos ya tocaba darles paz y pista libre. Este mensaje no lo descifré el mismo lunes, jaja, pero cuando aquel viernes de la misma semana ya se dictaminó el cierre de colegios, ahí sentí algo dentro de mi, acordándome de la cerradura.

Con esta pequeña aportación sobre aquellos primeros meses de encierro total, quiero transmitirte que todo lo que parece negativo también está hecho de cosas positivas para que evoluciones como persona y alma, de quien eres al completo. La actualidad está vibrando en energías de resistencia, de tiranteces, de acallar, de imponer la voz de mando y de mucha impotencia. He aprendido que a más me identificaba y posicionaba con una creencia más sufría y se manifestaba esa realidad por dóquier. No quiero decir que no exista, pero también existen más interpretaciones y maneras de ver la vida, no hay una única verdad o realidad, salvo el amor incondicional y esta energía pura lo contempla todo. Estoy aprendiendo en enfocarme a ser creativa, en sanar mis historias pasadas para experimentar un presente que vibre en tendencia a una armonía, en acompañar a mi hijo tal y como se merece, y sobre todo, en superar miedos muy internos e inconscientes como salir al exterior socialmente, presentarme al mundo para compartir quien soy sin temor, con respeto, y sin perder de vista la luz que me guía.

El ocio en general es la vía que tenemos como personas para relacionarnos con las emociones, para compartir, para sentirnos Vivos. Me apena la situación que está sufriendo este sector porque hablamos de familias, de personas que en este momento se deben de sentir perdidas porque se han quedado sin aquello que les permitía tener una vida económica, y seguro que much@s trabajadores de este sector su profesión les hacía sentirse personas realizadas disfrutando de la música, del cine, de la restauración, del arte, etc… Desde mi responsabilidad limpio estas memorias compartidas dándoles luz y recordándoles el camino del amor, de la comunicación y del respeto. La acción empieza por cambiar pensamientos, o como dice Enric Corbera “desaprender para volver a aprender”.

A mí, la música me conecta fácilmente con otros mundos, con la fantasía y la imaginación. Para escribir es como mi fuente de inspiración más fiel, creo que es mi canal más desarrollado por el cual mi voz interior fluye entre las teclas de un ordenador o se deliza con suavidad entre el bolígrafo y el papel. Sin la música parte de mi vibración de soñar despierta se bloquearía. Y tendría que aprender a encontrar otras formas de inspiración o conexión con vibraciones altas.

Desde la numerología quiero tratar las palabras Teatro, Música y Radio. Teatro vibra en energías de compartir, de escuchar, de relacionarse, de disfrutar, de tomar las riendas, de buscar conocimiento. En Música vibran energías de creatividad, muy artístico, de “ser joven”. Radio vibra en energías de guiar, de colaborar, de aceptación, y su vibración predominante es 11/29, ¡maravilloso este mundo de las vibraciones! Es una energía maestra que indica la voz, la palabra, el compartir y dar opinión, de comunicación, de cierto servicio de carácter humanitario a través de utilizar la palabra, la expresión.

Para finalizar mi sección numerológica quiero hablarte de Serendypia, es un proyecto que creó la persona que en el próximo párrafo te presentaré. Ella te explicará mejor qué es Serendypia, pero desde mi lado numerólogo quiero compartir que la palabra Serendypia se presenta vibracionalmente como algo personal, como una decisión que ayuda a empujar en la vida, y para sí misma también resuena en ser alquimista, en individualidad. A nivel general Serendypia nos habla de energías 8 que es trabajo, constancia, de esfuerzo, de ponerse retos, de encontrar el equilibro interno. Para que haya un equilibro con tanto 1, 5, 7 y 8, es aconsejable reconducir estas energías en la vibración 2, una energía más de disfrute, y con un enfoque de compartir sin dejar de tener en cuenta el objetivo personal. (Creo que sin querer ha surgido un input a una respuesta de Marisol respecto a su percepción con Serendypia, jeje)

Conozco a una mujer soñadora, con dulzura en la voz y en todo su ser. Le propuse una cita y aceptó amablemente. Me he permitido preguntarle sobre algunas cuestiones referente al mundo artístico y creativo, y en las siguientes líneas Marisol González nos abre las puertas de su corazón para compartir con nosotr@as su bella luz y experiencias de la vida.

¿Cuéntanos un poco quién es Marisol y a qué te dedicas?

Difícil esto de definirse… O, como tú siempre recuerdas en tus artículos, definir a “nuestro personaje”.

Me encantaría definirme como una romántica apasionada y soñadora que cree en la magia y en los unicornios y que, como todos, a base de diversos pequeños reveses de la vida, voy tratando de descubrirme y aprender lo que buenamente puedo, con el objetivo de vivir una vida lo más equilibrada posible a todos los niveles. Tratando siempre de potenciar la felicidad y la alegría con una consistente sensación de paz interior.

Soy funcionaria de carrera y trabajo en el Ayuntamiento de Barcelona, pero desde hace más de 20 años dedico gran parte de mi tiempo a la promoción y difusión de las artes escénicas, especialmente del teatro musical. Desde julio de 2019 tiro hacia adelante mi proyecto web personal Serendipia, que une cultura con crecimiento personal.

¿Desde cuándo sientes pasión por la música y el teatro?

Desde que tengo uso de razón. Es gracias a mi madre. Ella es una apasionada también de la cultura y desde muy pequeña me llevaba a todos los circos y espectáculos infantiles que hacían en Barcelona. En mi casa además siempre estaba puesta la radio o el tocadiscos. Mis tías y mis primas también me trasladaron su pasión por la música. Por suerte la música y el teatro siempre han formado parte de mi vida.

¿De niña soñabas con cantar o actuar?

Lo cierto es que no. Simplemente disfrutaba como espectadora. Sí que es cierto que sentía la necesidad de descubrir las entrañas del apasionante mundo artístico… Pero nunca me he visualizado sobre el escenario. No sé porqué. Imagino que tenía claro que no sabía cantar ni actuar y tampoco me interesaba tratar de aprender.

Sin teatro ni música, ¿Cómo crees que sería tu vida?

No tan interesante, emocionante ni plena. Seguro. Pero la llenaría con cine, libros y cualquier otro tipo de arte. Pero creo que sería imposible vivir sin teatro ni música. Si no existieran siempre habría alguien que los inventaría. Es la expresión natural de multitud de personas.

Con la “nueva normalidad” el mundo de la cultura en general se ha visto duramente afectado. ¿Sientes que no disponer y acceder con libertad de la cultura puede cambiar la vida de las personas?

Totalmente. La cultura mejora nuestras vidas y, evidentemente, su ausencia evita ese cambio.

Siempre he sentido y asumido que el arte era esencial para el ser humano pero, desde que hace unas semanas vi un vídeo en YouTube de Matías de Stefano afirmando que “la transformación del inconsciente colectivo está en manos de los artistas”, mi frágil creencia se convirtió en absoluta certeza y todo cobró un nuevo sentido. Incluso mi proyecto Serendypia.

Cuanto más nos emociona una obra de arte, un espectáculo, una canción; más poder tiene sobre nosotros. Y todo nos afecta mucho más cuando lo presenciamos en vivo y en directo. La conexión de corazón a corazón, entre artista y espectador es un flechazo directo e irrefrenable.

Nos emocionamos viendo una pieza de teatro, y viendo un concierto… Imagina cómo nos puede llegar la unión de las dos cosas. Por eso el teatro musical es tan potente, porque cuando consigue atraparte, no te suelta. Explicar una historia a través de canciones es tan bello… Traspasa todo tipo de barreras.

La cultura en general nos permite soñar, convertirnos en quienes realmente somos, abrir nuestra mente a nuevas ideas, descubrir nuevos mundos y conocer otras realidades. Plantearnos dudas existenciales e incluso dejar de vernos como “bichos raros” en este mundo.

¿Cómo te sientes tú respecto a esto?

Tremendamente indignada y enfadada. Aunque entiendo que anclarse en la queja no es la solución. Es una normativa totalmente incongruente ( pincha este enlace, te invito a que leas este artículo que escribió Marisol en su blog sobre Incongruencias vs Autenticidad) que creo que nos limita el derecho a la cultura, que es algo fundamental. Entiendo que algo bueno saldrá de toda esta situación pero, ahora mismo, lo percibo como un sinsentido.

Lo que está claro es que está dando que hablar y está haciendo que muchas personas valoren la gran función del teatro y de la cultura en directo en nuestra sociedad.

¿Puedes compartir una obra de teatro que causara un impacto, “un antes y un después” en tu vida?

Muchísimas. Principalmente me ha sucedido con musicales. Recuerdo que viendo MEMORY con Àngels Gonyalons en el Teatre Tívoli de Barcelona sentí aquello de “no quiero salir de aquí” estando sentada en la butaca del teatro. Me sentía inmensamente feliz y no quería que acabara nunca la función. Esas canciones y la manera en la que se interpretaron causaron un fuerte impacto en mí.

Desde entonces numerosos musicales han impactado fuertemente en mi vida. Ver sobre un escenario la historia de los personajes de Maureen y Joanne en RENT me hizo sentir orgullo de “ser como ellas”. La vergüenza quedó en un segundo plano.

Un viaje a Londres en 2007 repleto de grandes musicales me llevó a crear todoMUSICALES.com con mi entonces pareja. Una que cambió totalmente nuestra vida… Podría seguir. Pero, sin duda, son muchos los espectáculos -especialmente musicales- que han conseguido conectar con mi esencia y despertar algo en mí.

¿Cuál es la canción que te conecta con la alegría y el bienestar?

Hay muchísimas, pero ahora mismo te diría “Y vuelo” del último disco de Vanesa Martín, ‘Siete veces Sí’. Estoy en bucle con él. Las canciones de esta cantautora malagueña hace años que conectan con mi corazón de manera muy especial.

¿Nos explicas qué es tu proyecto Serendypia?

Serendypia es un magazine cultural online que habla sobre todo aquello que me apasiona y me inquieta.

El objetivo de Serendypia es explorar la vinculación entre el mundo cultural, el mundo social y el desarrollo personal.

Cuando creé Serendypia, en julio de 2019, lo hice por mi necesidad de expresarme, y de unir todo aquello que ya hacía en diferentes webs o blogs anónimos en un único lugar.

Así decidí dividir el contenido de Serendipia en varias secciones: crecimiento personal, teatro musical, recomendaciones culturales, canciones con alma, mundo social…

Aunque en un principio he de confesar que no le veía demasiado sentido a hablar de cosas tan “diferentes” en aspecto exterior, con el paso de los meses, tal y como he explicado antes, he constatado que todo está tremendamente relacionado.

¿Cómo te ayuda a nivel personal este proyecto íntimo de carácter humanitario?

Esto de “carácter humanitario” me parece una etiqueta demasiado grande. Te agradezco que lo veas así.

Escribir artículos en Serendypia me ayuda a canalizar mis emociones y, de alguna manera, situarlas. Es una especie de terapia para mí misma.

Cuando era más joven siempre pensaba que no me gustaba escribir. Yo era una chica “de ciencias” que “odiaba hacer redacciones”. Con el paso de los años, de alguna manera “me vi obligada” a escribir artículos para mis propios proyectos porque nadie más lo hacía. Esta especie de “obligación” se convirtió en una devoción. Y ahora es una “necesidad”. (Asumiendo lo “negativo” que tiene esta palabra).

Desde hace más de 20 años estoy empeñada en poder transmitir la pasión que siento por los musicales para que puedan llegar a muchísima más gente y muchas más personas puedan ser conscientes del gran talento que tienen todos estos profesionales del género que lideran carteles pero son bastante desconocidos por el gran público. Y lo he estado haciendo a través de diferentes proyectos. Ahora, con Serendypia, lo he integrado con otras muchas cosas que, de la misma manera que me interesan a mí, pienso que pueden interesar a más personas.

Escribir sobre aquello que me apasiona me hace mucho bien. Además, de la misma manera que yo me “nutro” de las recomendaciones y artículos que leo en otras páginas webs (entre ellas, la tuya) pienso que quizás lo que escribo pueda servir de algo a alguien.

Pero sin duda, a mí me sirve… Repasar artículos que yo misma escribí en el pasado me suele ayudar a posicionar cosas del presente de manera asombrosa.

¿Qué mensaje puedes decirles a los jóvenes para que le den una oportunidad a descubrir el mundo del espectáculo y artístico?

Creo que los jóvenes están totalmente abiertos a explorar. Las nuevas generaciones de artistas que se abren camino en el mundo de la música lo hacen gracias a ellos. Internet facilita mucho descubrir a nuevos artistas y conocer su trabajo.

Sí que les animaría a ir más al teatro. Que vayan a ver a sus actores favoritos, piezas comerciales, lo que sea que les atraiga… Pero que vayan. Quizás se aburran en más de una ocasión, es cierto… Pero en algunas otras descubrirán cosas que les pueden llegar a cambiar la vida. Vale la pena la inversión. Y, desde luego, siempre se aprende. Aunque para eso creo que es muy importante que los padres apuesten por llevarles al teatro desde pequeños.

Una vez compartiste conmigo que uno de tus sueños es tener tu propio programa radiofónico. ¿De qué hablarías?

Cuando tenía 21 años empecé a trabajar en Sants-Montjuiïc Radio de manera totalmente “amateur”. Esa época me abrió las puertas a un nuevo mundo. Me levantaba cada día feliz con la ilusión de ir a trabajar en aquello que me apasionaba. Aunque no cobraba ni un duro. Pero no me importaba. Empecé siendo productora de un magazine diario matinal y, en dos años, pasé a presentar mi propio programa semanal con mi entonces pareja. Se llamaba ‘Assaig General’ y en él hablábamos sobre teatro en general, con especial atención a los musicales, cómo no. Creo que estuvimos dos o tres temporadas en antena.

Desde entonces no he vuelto a hacer radio. Tan sólo alguna entrevista o alguna colaboración puntual. Pero la radio tiene una magia muy especial que te atrapa. Me encantaría poder trasladar Serendipia a la radio. Tratar en mi hipotético programa los mismos temas de los que hablo en la web. Entrevistar a profesionales de diversos ámbitos, escuchar canciones, expresarme… Unir la cultura con el crecimiento personal.

Aunque pienso que me expreso mucho mejor escribiendo que hablando, creo que sería todo un reto volverme a poner nuevamente tras un micrófono y enfundarme esos maravillosos auriculares donde todo tiene otra dimensión. Sería maravilloso.

¿Qué le dirías a la niña que hay dentro de ti para alcanzar sus sueños?

Que confíe más en ella. Y que confíe más en la vida. Y en que todo es como tiene que ser. Si haces lo que tu corazón te dicta, lo que tiene que llegar lo hará a su tiempo. Y si no llega, es porque no era lo óptimo y venía algo mejor. Que deje atrás esa necesidad de control y de que las cosas sean como ella quiere que sean. Que estamos aprendiendo y que vamos por el buen camino… Bueno, y que recuerde que ya hemos logrado muchísimos sueños. ¡Seguro que hay lugar para más!

Puedes encontrar a Marisol González a través de sus redes sociales:

Facebook

Facebook Serendypia

Web

Instagram Serendypia

Instagram

Plataforma Cultural

En Plataforma Cultural es un proyecto para apoyar a la cultura a través de donaciones.

Fundación Aroa “Despierta sonrisas”

Fundación que impulsa la salud psicosocial y el bienestar en la infancia y la adolescencia.

Te recuerdo que en mi canal de Youtube dispones de meditaciones prácticas de un proyecto personal solidario enfocado a la conexión del bienestar para niños y para adultos.

Youtube

Tu Responsabilidad en el proceso de Sanar

El ser humano tiene la tendencia a echar balones fuera cuando toca hacerse cargo de una situación. Tomar responsabilidad no significa que te martirices para el resto de tu vida por el no control que tienes sobre la vida. Sentirte culpable no te beneficia en nada para observar el error y aprender de ello, sea lo que sea. Puedes disculparte, pero sobre todo lo que va a ayudarte para agrandar tu consciencia es que te Perdones a ti mism@. La vida es una actuación de ensayo-error, pero no por mala suerte, o por un mal de ojo, sino para que aprendamos sobre los valores espirituales que nos hacen ser e identificarnos como seres humanos con alma.

De haber filosofías espirituales las hay para todos los gustos, resonancias, y egos espirituales. Un consejo que puedo compartir contigo es cuando sigas a un portavoz de alguna herramienta de desarrollo personal, o precursor-a de la espiritualidad, coge lo que te haga bien, y lo demás lo envías a la papelera de reciclaje. En mi vida personal practico habitualmente la filosofía ancestral hawaina Ho’oponopono, me aporta tranquilidad, acercamiento, comprensión y conexión con mi parte divina, cuántica, universal… (llámalo como quieras). Hay mucha gente que practica y habla de esta herramienta espiritual, much@s coinciden en el mensaje básico, pero también hay de otr@s que enseñan otras maneras de practicar Ho’oponopono. Esto ocurre con esta práctica ancestral de “deshacer el error” como con otras tantas. Si dices aquello de “no compres la realidad”, “0 identificación”, y después tienes un negocio de merchandasing sobre realidades, “el sexo nace del ego”, pero tienes pareja, criticas los que dicen “yo soy”, y cuando te presentas es a modo curricular destacando todos esos yo soy, (a modo informativo: el maestro ascendido St.Germain tiene una bonita oración del Yo Soy). Eso es como ir al médico que te eche la bronca por la alimentación o que te recomienda que dejes de fumar, y delante de tí tener a una persona con sobrepeso, y posiblemente fumadora. La entonación del mensaje cambia de vibración cuando se transmite desde un personaje con los cuerpos dimensionales desequilibrados, o cuando se hace llegar desde una armonía y coherencia emocional y álmica. Puedo tener sobrepeso y darte una orientación sobre una alimentación sana desde una zona de respeto, comprensión, y de no superioridad. No me veo a los ángeles, los guías, o la fuente misma comparándose entre ell@s a ver quien tiene más nivel espiritual porque cree que eso le hace más list@… Toda persona en este plano dimensional está en su camino que a su vez bifurcan en más caminos, y así hasta el resto de nuestros días. Sin ser mejores que nadie, pero sí versionando y actualizando el ser que somos.

Sigo a personas que hablan sobre temas de consciencia y de crecimiento personal e intento que mis pasos sean desde mi propio escalón, no negaré que existen momentos en nuestra vida que necesitamos un-a “maestr@” que nos guíe aportando luz para ver más cómodamente por nuestra propia sombra. Si crees en lo especial desde una perspectiva de “eso yo no lo tengo” entonces sí estás depositando sueños rotos de un ego herido en un mundo externo a ti. Todos somos seres mágicos y especiales, especiales porque nuestra naturaleza es de luz, del amor creador, de energía, de chispa que puede transmutar y evolucionar en todo aquello que desee. Se que la información canalizada de UCDM (Un curso de milagros) descarta y censura lo especial, y durante un tiempo de mi vida también lo creí así, pero he experimentado que en la vida hay cosas, detalles bonitos y especiales, únicos, como mi hijo, no porque sea superior a nadie más, sino porque para mí es un maestro espiritual, que me da caña cuando me despisto, y me recuerda la inocencia con su peculiar modo de ver la vida. Si su alma me eligió para ser su madre en esta encarnación, será para que su alma y la mía trasciendan vivencias pendientes, y prosperen en las nuevas, formamos un gran equipo de aprendizaje, y también compartimos desde el corazón nuestras experiencias, si pueden aportar claridad a alguna persona, bienvenida solidaridad, empatía, y madurez emocional.

El autismo que se presentó hace ocho-siete años ha cambiado su presencia, y ya no me hace sentir miedo. En cambio sí me da miedo la política y el sistema educativo que vapulea a los niñ@s, sin atención en la discapacidad, aprobando leyes donde se pisotea y vulnera situaciones personales, obviando sus derechos como seres humanos tan iguales como tu y yo. Trabajo estas memorias de miedo en mi, reflexionando, meditando, pensar en un futuro siempre trae nerviosismo, así que me ocupo (como me aconsejaba mi gran amigo Francesc Lucas: “no te preocupes, ocúpate”) de no aferrarme a pensamientos con tiempo, cultivar y tener fe, dejar que la sabiduría del amor cuántico me sorprenda con sus milagros. ¡Menudos años y años de pensamientos limitantes, de juzgarme como madre! Pero hoy, el rostro de ese autismo en este presente, no es para nada como cuando le conocí. Cada decisión, acción, cada noche acompañando al insmonio, cada palabra que no fue expresada, la dieta scd, el tratamiento biomédico, los masajes craneosacrales, la reconstrucción de la flora intestinal, la quelación de los metales pesados, cada paso que parecía ir hacia atrás, con cada zancada hacia adelante. Todo este proceso de años y años, de experiencias y vivencias, ha florecido junto con las semillas de emprender el viaje profundo hacia el interior de mi misma. Mi sanación energética limpia parte del camino andado y conjunto de y con mi hijo. ¿Cómo no voy a creer en lo especial desde el amor? Sin duda alguna, para mi alma esta encarnación está siendo un viaje singular.

Cuando luchas desde la sombra con oscuridad la batalla es sangrienta. Cuando luchas en la sombra aceptando tu luz las heridas cicatrizan. La línea que traspasa el juicio de la cuestión es fina, y muy palpable, confundibles dependiendo situación y nivel de consciencia. Gritar, dar un puñetazo sobre la mesa no va a poner fin a aquello que quieras pasar página, tan solo el amor hacia a ti mism@, tratarte con cariño y dulzura, con comprensión, te llevará a equilibrar al ego dentro de ti, y así dar espacio al espíritu que también eres y que te llama entre susurros. Aprender a escucharte para saber qué quieres, qué es lo más adecuado (que en ocasiones no será lo que quieres) para seguir subiendo escalones hacia la expansión del aprendizaje del alma, y de la consciencia de todo tu ser. El personaje tiene un compromiso con el alma en sanar y en aprender, en sentir y experimentar el amor incondicional en todas sus manifestaciones.

Vulgarmente diré que “me he quitado mucha mierda de encima”, y que no dejo de recordar a mis ancestros que se perdonen, y que todo está bien, en paz, pero también he aprendido a agradecer toda experiencia vivida ya que sin ese proceso sentido posiblemente no estaría escribiendo este post en este momento. Quizás en algún momento me deje llevar por lo irracional, y dude por qué parte de esa línea estoy caminando, si decantándome por el juicio o yendo hacia la equidad entre la cuestión y la duda. Pero todo forma parte del plan álmico, donde siempre hay hueco para el cambio y las variantes con sus posibilidades. El alma desea sanar y no bajar más, o al menos siento que la mía lo siente así… jaja.. Como para la próxima encarnación no te recordarás, pon todas tus ganas de ser feliz en esta.

 

Tarot Evolutivo: la búsqueda emocional y un encuentro espiritual

El ser humano ha manipulado la espiritualidad desde el orígen de todo, creyendo que solo la religión es espiritualidad. Puede que la religión naciera de una intención para un bien común, pero con los años se ha convertido en una herramienta de todo menos espiritual, donde la política, la codicia, y el ego con su deseo de ser como Dios han utilizado algo que era profundo y que viene del alma para el control mental de las personas.

La magia, la brujería, la alquimia, el tarot, todas estas áreas místicas tienen sus memorias ancestrales, las cuales hablan de un pasado no muy acertado con estas prácticas. Como seres humanos todos tenemos la capacidad de canalizar porque somos como un gran conducto energético, la gestión aquí entra en qué estamos canalizando, si energías de frecuencia baja o densa, o energías que resuenan en luz y amor. Somos como receptores andantes, hay personas que se dedican profesionalmente a canalizar seres de luz, y otras canalizan agujeros negros. El alma sin el cuerpo humano conoce muy bien la espiritualidad y su expansión, el amor y el poder de la luz, pero el alma con un cuerpo humano también la caga, y se lía la manta a la cabeza en muchas ocasiones. Solo el alma junto con su ego caracterizado puede utilizar la luz para ver en la oscuridad y así evolucionar en consciencia, o en cambio depositar el conocimiento que otorga la luz para agrandar a la sombra. La elección y decisión siempre está en nuestro camino de vida.

Imagino que la cosa se fue de madre (como dicen en México), cuando la vibración de la espiritualidad se desequilibró pasando al miedo, utilizando la canalización para fines no amorosos, o predecir el futuro para evitarlo y manipularlo, y a esto le sumamos que por aquellos pasados la vibración del planeta era mucho menos fluida que la actual, pues nos da la historia referente a la espiritualidad, lo mísitco, al universo cuántico, la que forjamos y escribimos con lágrimas, sudor, muerte, sangre, y poco sentido del humor.

Recuerdo cuando era niña como me ocurrían “cosas inexplicables”, las viví desde el miedo, y siempre me sentí muy extraña referente a sentir una percepción más desarrollada o sensible, hasta tal punto que inconscientemente cerré esa puerta entre mundos y dimensiones, durante años. Empecé a decir aquello de “no es que no crea, pero lo respeto”. Y aunque en mi familia la habilidad de percibir otras energías no metafísicas está heredada, nadie supo decirme qué ocurría cuando sentía golpes debajo de mi cama, o cuando se iba la luz, o cuando se me rompían vasos en las manos… Hasta que no me enfrasqué en mi camino de crecimiento personal y álmico no encontré respuestas para comprender mi infancia a todos los niveles. En mi transgeneracional hay memorias de rechazo a la espiritualidad, a canalizar, a aceptar la luz interna, y por ende trabajar para la luz y el amor incondicional. El rechazo de un don divino, o encaminado a la luz tiene la información de no merecimiento del alma, o del inconsciente familiar, o incluso colectivo. La energía pendiente de sanar y de transformar de otras vidas puede bloquear el paso y fluidez en la vida actual. Y tan solo la práctica de una espiritualidad sana es la que beneficia la evolución en consciencia, abundancia y prosperidad.

Desde la numerología consciente voy a hablar de las palabras Tarot Evolutivo, primero empezaré por Tarot, que se muestra como es, la escucha interna, el compartir consejos, como vibración de toda la palabra da 2/20 que por una parte simboliza la questión interna, la toma de consciencia, el hacer un escáner a nuestra vida, también simboliza el recogimiento personal, el prestar atención, el atender a nuestras emociones y conocer qué ocurre en nuestro interior. El equilibro energético está en poner un poco de orden (energía 4) a ese flujo de preguntas y dudas que suele tener la vibración 2 y 20. Como palabra Evolutivo la vibración predominante final es 6/42, la vibración del amor incondicional, de vivir sin enganches emocionales, de aceptación y flexibilidad, de generosidad y respeto. También resuenan energías como la 4 que es establecer unas bases, tener ideas de prosperidad, unos hábitos, de construir los puentes que nos ayudarán a pasar hacia territorios desconocidos pero necesarios para anvanzar a nivel personal. También rige la energía 3, la vibración de crear y de creer, de sentir la inocencia, de superar miedos y retos. El equilibro en la vibración 6 de evolutivo está en 11, en ser un maestro de la palabra, de dar voz a aquello que nos mueve en la vida, de hablar sobre lo que queremos hacer y ser, también de compartir la comunicación para para seguir aprendiendo en beneficio de todo ser humano. Evolutivo muestra los cambios, la aventura de experimentar, el crecimiento en la comunicación, y profundiza en ese aprendizaje a través de amarnos a nosotros mismos. Como vibración completa en Tarot Evolutivo predomina la energía 8 que nos indica el trabajo, la constancia, el tener unos objetivos pero sin expectitativas, puliendo la humildad y la honestidad, en poner al ego en el sitio que le corresponde, ni un centímetro más ni de menos, y no olvidarnos de tratarnos con cariño, de se pacientes, y de cultivar la autoconfianza.

Personalmente, el tarot me ha aportado y me ayuda mucho más y mejor desde que lo enfoco y consulto desde una zona de consejo, de escuchar los mensajes internos e inconscientes, de aceptar un análisis evolutivo y no en prestar atención en predecir nada que no contemple una responsabilidad en mi misma.

 

Quiero compartir contigo una entrevista a Helena Bendala, es canalizadora de seres de luz y trabaja con el tarot evolutivo.

 

¡Abrazos de luz para tod@s!

Mi nombre es Helena Bendala y nací en Madrid, España. Tengo 33 años, soy Piscis en Solar, Cáncer en Ascendente y Libra en Luna.

Presentarse a un@ mism@ parece fácil, pero en cierto modo es complicado porque inconscientemente buscamos dar una imagen grata de nosotr@s, así que ¡Intentaré ser lo más neutral posible…!

¿Cómo te diste cuenta de cuál era ti misión de vida?

Lleva una larga evolución desde mi infancia, así que empezaré por ella: cuando era pequeña, mi padre y mi madre potenciaron al máximo mi curiosidad, y gracias a los hábitos de lectura diaria que veía en ellos, empecé a leer y a poder ser capaz de encontrar en los libros respuestas a mis múltiples preguntas acerca de todo.

Mi padre, Paco, ama la naturaleza desde siempre, y supo transmitirme ese respeto y pasión por ella además de contarme la magia de los seres del bosque. Mi madre, Rosa, me enseñó la importancia del respeto a mis semejantes aún cuando estuviera en desacuerdo con ellos y la libertad de elección.

Con Eva, mi hermana pequeña, aprendí el compartir, el cuidar y proteger, la diversión, las risas auténticas y el tener un@ amig@ para siempre.

Con este cóctel, crecí feliz saltando por los árboles, machacando moras con mi hermana para hacer “pinturas ruprestres”, haciendo cabañas de palos y en casa dibujando sirenas, hadas, unicornios, elfos (¡Toda la fauna mágica posible!). Leyendo todo lo que pasaba por mis manos, buscando respuestas en cada texto y diversión en cada cuento.

Cuando cumplí los 11 años, me diagnosticaron un tumor cerebral.

Fui operada y todo parecía ir bien, pero 3 años más tarde se había vuelto a reproducir y volvieron a operarme de nuevo.

Con la primera operación y mis tiernos 11 años, Paco habló conmigo y me dijo que sabía que todo iba a ir bien (cuán importante es entregarle confianza a un@ niñ@), y que un@s amig@s suyos se habían reunido y habían rezado para que energías positivas, seres de luz, me ayudaran en ese camino, y también me habló de alguien que me cuidaba por encima de todo, aunque no pudiera verle. Me sorprendió mucho, porque era algo que no llegaba a entender, pero con su explicación sentí que algo se abría en mi corazón y le dí total validez a sus palabras porque encontré que era la verdad. Ahí empezó mi camino por el conocimiento de la luz, me llamaba poderosamente la atención cualquier cosa que tuviera que ver con Ángeles, tarot, seres de los bosques, extraterrestres, leía y leía sin parar, además de que experimentaba cada vez más sincronicidades.

Me fui haciendo adulta, empecé a trabajar y estuve durante casi 10 años en un sitio que cada vez me hacía más y más infeliz, sentía que no había nacido para estar en una recepción viendo mis días pasar… Me estaba alejando cada vez más de mi esencia. Y lo dejé.

Al poco caí en una profunda depresión con ataques de ansiedad muy fuertes. Me hice una promesa: tenía que superarlo sin medicación y sin ayuda externa para autodemostrarme que si había superado 2 tumores, esto no iba a poder conmigo. ¡Y lo logré! Y justo en mi “noche más oscura” (se llama así al proceso de despertar) empecé a tener unos sueños muy vívidos en los que se me aparecían unos seres preciosos que me daban mensajes, y me animaban a transmitirlos a mis seres queridos y con ello aumentar la vibración del planeta Tierra. Si ya veía señales, empezaron a ser constantes.

Todo eran sincronicidades y empecé a oír respuestas en mi cabeza, era como si me contestase a mí misma pero sabía que no era yo, hasta que entendí que eran seres de luz comunicándose conmigo. Me estaba despertando. Poco a poco, dando muchos saltos probando cuál podría ser mi camino, desde aprender a crear Apps pasando por diseñar invitaciones de boda, entendí que lo que me llenaba el corazón era escuchar a los demás y poder darles los mensajes que los seres de luz tenían para ell@s utilizándome a mí como canal.

Empezó mi plan de acción: me hice una lectura de Registros Akhásicos, me confirmaron mi camino de vida y de ahí nace “El 5 Elemento”, mi proyecto personal como Oráculo Terapeútico.

¿Qué beneficios te aporta canalizar a través de una visión del tarot evolutiva?

Lo esencial es que me alinea totalmente conmigo misma, me llena de luz y de bienestar y siento que en esta encarnación estoy cumpliendo con mi propósito, me lo paso en grande (¡los seres de luz son muy divertidos!) y aprendo cada día más a amarme a mí y a los demás.

¿Es tu única ocupación a nivel profesional?

Actualmente, compagino mi trabajo como autónoma con las lecturas de oráculos, pero mi propósito es que este sea mi único medio de vida, dedicarme 100% a mi camino de vida.

¿Nos explicas un poco sobre los ángeles y los ángeles guardianes?

Los ángeles nos guían a lo largo de nuestras vidas, desde nuestro mismo nacimiento hasta el momento de desencarnar, por lo que tod@s tenemos un ángel guardián que se define según el día y el mes en que nacimos. Un ángel guardián es un mensajero que nos ayuda y nos acompaña en nuestra vida para llevarnos por el buen camino. Es importante que sepas que tu ángel es capaz de intervenir y materializar todo lo que desees en cualquier ámbito de tu vida, es por eso que conocer tu ángel guardián puede llegar a ser muy útil.

En mi caso, el nombre de mi Ángel de la Guarda es Yebamiah, pero forma parte de mi “equipo de luz”, es decir, no está únicamente él, también hay más seres de luz a mi lado (y al tuyo, ¡Tod@s contamos con un equipo de luz!): mis guías, mis maestros, el Arcángel que en ese momento más puede ayudarme en esta etapa de mi vida, etc… Tu sabiduría interior te indicará por medio de alguna señal o pensamiento cuál está contigo.

Helena Bendala canaliza un mensaje para ti, querid@ lector-a

Es importante recordar que el tiempo es algo humano, para los seres de luz no existe, pertenecen a un plano distinto, son atemporales. Te explico esto para que entiendas que en el momento que leas este mensaje, será el momento correcto en que debas recibirlo, no existen las “casualidades”, existen las “causalidades”, todo ocurre por una causa.

Concéntrate en tus pensamientos y en tus sentimientos cuando leas una canalización, y tú mism@ sabrás si algo de esa información es aplicable a tí. ¡Espero que te resuene!

Ha acudido a mi llamada el Arcángel Miguel, para deciros estas palabras:

“Se van a producir cambios positivos en tu vida, y estás en el momento ideal para realizar cambios en tu vida. Lo que antes percibías como obstáculos en tu avance, que incluso a veces estaban haciéndote perder tu propia fé, se están disolviendo delante de tus ojos, lo que antes parecían montañas, ahora son suaves colinas. Voy a estar a vuestro lado en ésta época de cambio, recurre a mí cuando necesites tranquilidad y confianza en el siguiente paso que dar. Ten fé, todo saldrá a pedir de boca”.

Si habéis llegado hasta aquí, gracias por vuestro tiempo (y si no, ¡Gracias también!), me llena de alegría haber podido abrirme a tod@s vosotr@s, e infinitas gracias a Vanesa por la oportunidad, ha sido un auténtico placer desde el momento que me enviaste tu propuesta de colaboración hasta el resultado final

¡Tened un maravilloso día!

Muchas gracias a Helenda Bendala y al Arcángel Miguel por estas bonitas palabras que seguro que retumbarán dentro de ti. Puedes encontrar a Helena a través de sus redes sociales:

Blog

Instagram

Facebook

Quiero finalizar este post con un gran GRACIAS, a tí lector-a, a personas como Helena que me dicen sí y colaboran en mi proyecto de aportar conocimiento y otras maneras de ver la vida, pero sobre todo con una mirada amorosa, a mis ganas de seguir adelante tanto con la web, a esas más de 900 visitas al blog, a esas más de 200 personas que se han parado un momento por aquí, y desde el canal de Youtube, donde comparto vídeos sobre consciencia y numerología consciente, junto con las meditaciones del proyecto personal solidario “Conecta con el Bienestar”.

Tu Historia, mi Historia

No temas, cada paso que das es un conductor hacia tus aprendizajes, puede que el camino que escojas sea otro al que tu alma tenía preestablecido, pero todos los caminos tienen un mensaje consciente para ti. Quizás te has desviado en relación a la ruta de vida, orientándote en eso que llamas libre albedrío, mas, si supieras que esas decisiones son un empuje de tus memorias inconscientes comprenderías en su totalidad lo que creemos por libertad.

Ignoro conscientemente tu historia, pero tú que me lees no es por casualidad, compartimos memorias, e inconscientemente sí conozco partes de ti. En cierta manera nos atrae la energía pendiente, aquello que llamas karma, para que pueda ser trascendida y manifestarse en evolución y cambio.

Mi historia es larga en el tiempo, desconozco las encarnaciones que mi alma ha tenido que experimentar para aprender sobre el amor incondicional y abrirme a la práctica de la consciencia. Pero intuyo que llevo unas cuantas vidas, puede que demasiadas sobre mis espaldas, a veces la vida me agota. El cuerpo físico se deteriora, muere, pero el alma, toda esa energía invisible perdura en lo eterno. La oscuridad es energía en su densidad, y la luz es energía fluyendo. Una dimensión va muy lenta, como los planetas retrógrados, y la otra dimensión va muy deprisa, por eso nos cuesta apreciar la luz en el mundo, incluso aceptar la luz del ser, y la propia. La experiencia de la vida es a través de una dimensión densa, lenta, es un mundo que atrae más esa parte de la mente que quiere tener la razón, lo egoíco, proyectamos nuestros propios monstruos internos dirigiendo el dedo al frente en pose de jueces. La sombra se siente sola y como densidad le incomoda la luz porque la claridad aporta expansión en la mirada, existe un sentimiento de culpabilidad muy arraigado por ser “la sombra”. La cuestión no es descartar la oscuridad de nuestras vidas, porque es imposible, transitamos, queramos o no, en la dualidad, la solución pasa por la aceptación, y después ponernos manos a la obra gestionando esa parte interna y profunda con la consciencia de que también hay luz en nuestro interior. Trabajo en equipo, la vida sería más equilibrada si practicáramos esto. La medicina, la ciencia, el empleo, la educación, la familia… si trabajaran en equipo, respetando y aceptando posiblemente como humanidad no tendríamos que pasar por confinamientos, tendríamos otra clase de lecciones, eso no lo negaré, pero en sincronía a la energía de apoyo y amor que resonaría.

Normalmente, cuando estamos en pleno proceso de aprendizaje nos duele, nos resistimos, no entendemos nada, sufrimos una y otra vez, porque hay historias que se repiten en el tiempo, vuelven como una peonza derribando parte de nuestro personaje. La materia no sabe aprender de otra manera que experimentando las veces que hagan falta. ¿Te suena? Si tu alma se propuso emprender una vida, ser independiente, y aprender a amarte, no transitaras por escenarios happy flower, primero te tocará actuar en salas donde posiblemente te desvaloricen, no te sientas merecedor-a de tener oportunidades en la vida, de ser feliz, tendrás tendencia a enganches emocionales, no cuides tu físico, o te sientas víctima del mundo, también cabe la posibilidad de experimentar todo esto en su polaridad, que te cierres en banda, que sufras de egocentrismo, celos, o deposites tus creencias en lo superficial.

Mi historia se compone de drama, de abusos, de soledad sintiéndome incompleta, de caídas a pozos, algunas voluntarias, de malos tratos, también de superación, de confiar en mi equipo de guardia de luz, que hubo un tiempo que no sabían como hacerme señales para que les sintiera. Gracias a seres como mi querido amigo y maestro Francesc Lucas (que se fue para mi demasiado pronto, para él en el momento exacto) apareció en mi vida para hacerme recordar el camino a casa. No fue de inmediato, pero me comprometí a sanar, quería ser feliz, y sobre todo, quería que mi hijo tuviera todas las posibilidades para ser autosuficiente. Sí, he de decir que gracias al autismo de mi hijo me puse en marcha hacia caminos que eran desconocidos, pero me llevaron hasta la pradera en la que me siento ahora caminar. Problemas que solucionar siempre los hay, te etiquetes de espiritual o no, pero sí a más amor pongas en tu vida mejor te sentirás contigo mism@ y por ende todo los demás resonará con las mejores posibilidades para ti y tu evolución personal y álmica.

La palabra Historia a nivel numerológico nos trae vibraciones como la 9, muy intensa, es una energía que simboliza el caminar, la introspección, aceptar la luz desde tu oscuridad, y aplicarla para desbloquear patrones, para que la sombra sea menos densa y pese menos en ti. Se nutre de vibraciones 4 y 5, que simbolizan el porte, construir caminos si nos impiden ir hacia lo que queremos, poner orden, también de soltar el pasado y conectar con el presente, sin remordimientos, pero sí con toma de responsabilidad, de expresar y comunicar. La historia se compone de todos nuestros ancestros y también de todas nuestras vidas experimentadas. La historia conecta con dar paz al pasado, desechar lo que no ayuda a evolucionar, y nutrir de nuevo la parte del alma que sufre, nos habla de rejenerar la vida con otro tipo de creencias, el amor incondicional no tiene límites, pues hasta el amor acepta al miedo. Historia nos recureda el poder de curación que hay en nuestro interior, la magia que fluye en la consciencia, la alquimia que transforma a tu ser elevando tu conocimiento y sanación.

A través de mi trabajo personal aprendí que la felicidad es un complemento más que forma parte de mi ser, es  intrínseca a mi alma, es una decisión interna no algo externo. Merezco sonreír y disfrutar de la vida, valoro cada amanecer, y cuando las cosas parecen complicarse, intento no caer en el auto castigo (aunque a veces reacciono desde esa frecuencia), reflexiono qué memorias se me activan para así tomar consciencia y transmutar esa experiencia, esa emoción en energía equitativa.  Aprendo cada día a utilizar el amor sano, en observar desde un punto flexible. Aprendo cada día a poner límites, a respetarme, a creer en mi, a recordar la inocencia, la risa, y a amarme como nunca supe hacerlo. Ahora creo que sí se hacerlo, y me siento feliz, me siento feliz con mi historia.

La herida no tiene sexo

Un hecho en tu vida es un programa con llaves y claves cuánticas que se descarga desde el inconsciente y que solamente tu consciencia puede depurar. En filosofías de bienestar, herramientas como el mindfulness (prestar atención al momento) o toda corriente de desarrollo personal que contemple la mirada holística y espiritual de la vida, y en el ser humano, es conocido aquello de “el alma viene a experimentar”, estoy totalmente de acuerdo con esta afirmación, pero hay que puntualizar algunos detalles para que el ego no se disperse en vibraciones como el libertinaje y 0 responsabilidad.

Un hombre caminaría por la vida de manera equilibrada si aceptara su energía femenina. Aceptar es un primer paso que acerca a la comprensión que la felicidad está dentro de un@ mism@, mas la solución a resolver los conflictos no se queda en solo aceptar el presente, sino en prestar atención qué está ocurriendo dentro de tí, y trabajar día a día en mantener una armonía energética, o todo lo que se pueda. Vivimos en un mundo dimensional muy denso y por descarte alguna descompensación energética siempre llevaremos en nuestra vida. Un hombre no ha de vibrar solamente en masculinidad, o resonar en memorias de ser el macho alfa. ¡Como nos pesa la historia!… solo hay que echar un vistazo por eso que llamamos actualidad para reconocer en este mundo algo que ya pasó, con guiones distintos, sí, pero la información es la misma.

Una mujer andaría por la vida de manera equilibrada si aceptara su energía masculina. Una mujer no necesita a un hombre, ni un hombre necesita a una mujer, la coexistencia es a través de compartir las energías femeninas y masculinas, ni a un hombre ni a una mujer les falta nada ni están incompletos, más bien sentimos esa ausencia de “es mi otra mitad” porque es la proyección de esa creencia de carencia propia e interna. Claro está que todo esto nos da para escribir infinitos libros sobre arquetipos, roles, heridas en la infancia, encarnaciones y reencarnaciones.

El amor no es una relación externa, es una relación interna. ¿Cómo te relacionas contigo mism@? Aquí es donde hay que poner foco, ya que así te trates así será tu decorado y escenarios en tu guión de vida. También puede que te trates bien pero que tengas la información de sanar y de dar un final feliz a películas vividas en tu árbol transgeneracional. Por propia experiencia y verdad contrastada, se que todo está conectado, puede que tus padres te quieran o te quisieran estructuradamente, pero si en una de tus vidas pasadas la liaras parda siendo hombre o mujer, ahora te toque darle la paz a todo aquello, no como castigo sino como un acto de amor.

Me voy a enfocar en la parte vibracional de las palabras como mujer, hombre, femenina, masculino, energía, y herida. En la palabra Mujer vibra como energía maestra 22, que a su vez también resuena en 4. Es una vibración de manifestación, de crear, de poder constructor y hacedor. La mujer es quien a través de ella puede traer una vida a este mundo. Está muy marcada la energía de compartir, de escuchar, de seguir los pasos de otr@as personas. Está la información de compartir a nivel más humanitario, de enseñar paciencia, de equilibrar la energía femenina de este número para que no se descompense en nuestra vida y caer en la sumisión o en la obsesión del control y los celos. Como vibración repetida 4 marca la estructura, la importancia de tener en equilibro los chackras, sobre todo los que están sincronizados a la tierra, al enraizamiento, al disfrute y merecimiento. A nivel general el aparato reproductor y digestivo es un gran libro que explica memorias, miedos, y también podemos releer en qué condiciones se encuentran nuestra energía femenina y masculina. La energía 4 se caracteriza por querer poner orden, a veces rozando a la obsesión por querer sentir el control de la situación. Un dato curioso es que en la palabra mujer no le predomina ninguna energía 6, la vibración del amor incondicional, aunque con ese 2 gemelo habla del amor pero con algunas connotaciones respecto a la energía 6. Un 2 es más de relacionarse, y un 6 tiende a apegarse, al enganche emocional, aunque siempre hay que tener en cuenta la historia personal e individual de la persona.

En la palabra Hombre vibra como 7/34 que es la búsqueda, arquetípicamente se simboliza con “el recolector, quien trae el pan a casa”. En las dos palabras, el aprendizaje sobre la igualdad a todos sus niveles está implícito en las vibraciones que resuenan en ellas. El 7 es una energía de analizar, muy mental, este siete se nutre de un cuatro así que tendrá tendencia a querer tener la razón. Si equilibráramos la energía 3 en nosotr@s o a quien le vibre de manera predominante, seríamos seres humanos creadores imparables, y prósperos. En este caso es un recuerdo de que por ser hombre no hay que olvidarse de seguir jugando como un niño, de reír, de disfrutar, de que la energía masculina junto con la energía femenina forman parte de la divinidad, energía creadora, universo… como quieras llamarlo. Como vibración que se repita vuelve a salir el 4, así que un hombre y una mujer comparten aprendizajes, tan antiguos como el de construir desde el amor, la paciencia y el respeto.

La palabra femenina vibra en 4, sincronizándose con la vibración en el arquetipo mujer. Se nutre de un 0, que es esa energía del todo, el recuerdo de una vida más en la espiritualidad, de la fe y la confianza. Como vibración muy predominante resuena 5, que aquí se pone en marcha la gran sabiduría de la vida, los aprendizajes como energía 4 están en lo que vibra la energía 5, que simboliza el cambio, la comunicación, la no presión.

La palabra masculina tiene dos vertientes, si me dirijo como energía masculina vibra en 3 que se nutre de 0, ¿casualidad? sabemos que no. Esa vibración 3 que está muy en sincronía con los aprendizajes y vibraciones en la palabra hombre. Pero si decimos masculino ya nos cambia un poco la vibración, y pasa a ser 8/35, sigue predominando la energía 3, y con bastante intensidad, pero en este caso también se nutre ese 8 de un 5. La energía 8 habla de trabajo, de autoconfianza, de tener retos, ambición, pero sobre todo de domar a la bestia interna, el 8 tiene un trabajazo a la hora de equilibrar al ego, la honestidad y el reconocer cuando se equivoca. Desde mi punto de vista esta vibración la simbolizo con la femenidad, ya que a lo largo de mi trabajo con las cartas natales numerológicas he contrastado que muchas mujeres en la parte de sus apellidos se traen esta vibración para liberar memorias respecto a esta energía. La energía 5 conecta con el presente, pero tiene tendencia a querer escapar de las responsabilidades.

La palabra energía me encanta, la numeración de sus tres primeros vocablos está represenada por tres 5. ¿Mensaje de la alta consciencia? Y como vibración final es 5/41, la energía nace, cambia, transforma, comunica, viaja. La energía construye, transmuta, reforma. La energía es el empuje, el “seguir adelante”, el ser un@ mism@, confiar, ser alquimistas, de convertirnos en verdader@s mag@s.

La palabra herida vibra en 9 y se compone de un 3 y un 6. Es maravilloso este mundo de conexiones y como todo encaja desde un nivel cuántico, desde los ojos del ser humano siempre nos faltan piezas para terminar de acabar el puzzle. El 9 es una energía de introspección, de dar luz a la sombra, el 9 conoce muy bien su dolor, sus zonas oscuras, es una vibración que puede caer fácilmente en depresiones si no trabaja ciertos aspectos como la flexibilidad y la aceptación. La energía tres nos vincula a la niñez, a la felicidad, a soñar, a superar los miedos, y la energía 6 nos habla de amarnos, de poner amor en las cosas, de perdonar, comprender, de sanar.

La herida muestra parte de la información que se esconde en tu interior, es como un iceberg en medio del océano. Nos dejamos impactar por el exterior, ¡la sangre y su puesta en escena tan dramática! Nos caemos y culpamos al suelo, autoresponsabilidad 0.

¿Quieres vivir en un mundo equitativo?

¿Cómo de equitativ@ te sientes respecto a tu vida?

Para terminar comparto contigo una reflexión que me vino a través de una experiencia cercana en estos días: <Cuida tus pensamientos, que el Universo te trae lo que resuena con ellos, sin aparente orden y sentido consciente, pero con información que trascender inconscientemente>

 

 

LA OSTEOPATÍA

A lo largo de la vida en algún momento el cuerpo nos avisa de que necesita atención y cuidados por nuestra parte. Normalmente, hacemos caso omiso de sus llamadas de socorro a través de pequeñas molestias en las articulaciones, una contractura por aquí, otra por allá, ahora una rodilla no responde, epicondilitis, lumbalgías, migrañas, pesadez en las cervicales y un extenso etc… Hoy reflexionaba en cómo no podemos pensar a dónde van todos esos pensamientos y emociones que nos contradicen a diario, que vibran muy bajo, que hacen el camino denso y duro de andar. Si todo es energía en algo acabará manifestándose toda esa energía acumulada en nuestro interior y a su vez conectada a los inconscientes, un espacio inmenso y repleto con información de cada ser humano, y de todos los universos existentes, dimensiones y realidades.

Si no trabajamos en depurar toda esa sombra por sí sola no va a desaparecer, la energía no puede destruirse, solo transmutar. Desde mi trabajo como numeróloga consciente la palabra osteopatía trae vibraciones interesantes que quiero compartir contigo. Empezaré describiendo que la primera letra es una O con un valor muy importante para la humanidad, porque el vocablo O se valora en vibración 6 que es entre muchas cosas, el aprendizaje del amor incondicional. Me gusta la idea de que la vocal O comparte simbolismo con el número 0: el contacto con el origen, el recuerdo de la fe, de que somos algo más que un simple cuerpo de huesos y carne. Como vibración prima o resultante en toda la palabra osteopatía tenemos un 4 que se nutre de un 0 ¡como me apasionan las causalidades!. La energía 4 habla de estructura, que en este caso simboliza el cuerpo, el esqueleto humano, también se direcciona en obtener cierto orden, el aprendizaje en muchas ocasiones está en no obsesionarse con tener el control. Es una vibración de ser práctic@s, de trabajar y construir aquello que queremos. Voy a tener en cuenta algunas de las vibraciones predominantes en la palabra osteopatía como la energía 9, que indica el camino a la introspección, hacia la sanación del alma, el compartir conocimiento y la aceptación. El vocablo i lleva tilde, haciendo hincapié en la importancia de esta vibración 9 en nuestro camino por la vida, hacer un stop para reflexionar, invitarnos para meditar, para tomar consciencia del presente e integrar estos valores y aprendizajes para que el alma que también somos siga evolucionando y experimentando en esta dimensión dual. También resuena la vibración 1, que habla de seguir adelante, de ser alquimistas, de crear desde la autoconfianza, la vibración 2 nos habla de colaborar, de aprender a compartir, de escuchar con paciencia, de respeto.

Una de muchas técnicas que trabajan emociones a través del cuerpo es la osteopatía.

Ahora quiero presentarte a una mujer que ejerce la osteopatía entre otras técnicas y herramientas de desarrollo personal, y sanación del ser. Su nombre es Cristina Jiménez y en esta pequeña entrevista nos explica sobre este método fisioterapeútico acercándonos un poquito más a la sabiduría que hay en la osteopatía.

¿Qué es la osteopatía?

La Osteopatía Bionergética concibe el cuerpo humano como una entidad holística en la que lo físico, emocional y lo espiritual se retroalimentan. Es una medicina basada en el poder de autocuración del cuerpo y que consiste en ayudar al cuerpo a equilibrarse, buscando el origen de su disfunción, ya sea de tipo orgánico (vísceras y orgános), estructural (vértebras y musculatura) o emocional.

¿En qué nos puede beneficiar la osteopatía?

A menudo se desconoce todo el gran potencial que esta medicina tiene sobre el cuerpo, ya que no sólo trata huesos, músculos y tendones, sino que abarca áreas tan importantes como:

      La ginecológica

  • Dolores menstruales,
  • Infertilidad,
  • Ovarios poliquísticos, etc

      La emocional

  • Ansiedad
  • Estrés
  • Depresión, etc

      Problemas viscerales

  • Ardores
  • Estreñimiento
  • Problemas pulmonares, etc

      Disfunciones craneales

  • Bruxismo
  • Jaquecas, etc

¿Cómo llegó la osteopatía a tu vida?

Conocí la osteopatía cuando estudiaba fisioterapia y me lesioné. Me impresionó mucho la forma de enfocar esa lesión. El osteopata no me tocó apenas la zona lesionada y me restablecí de inmeditato.

¿Por qué decidiste estudiar y dedicarte a la osteopatía?

Me decidí hacerme osteópata porque siempre he tenido una comprensión del ser humano en su forma más global y no me parecía lógico tratar el cuerpo por partes. Es decir, si tienes dolor en un hombro, el problema puede estar en el en el hombro o a distancia a nivel corporal, o una emoción reprimida que se expresa a través del dolor en el hombro. Hay que buscar el origen que ha creado una disfunción en ese hombro. En este sentido como somos alma, cuerpo y espíritu hay que testar para ver dónde se produjo el problema. A menudo si el hombro derecho duele es porque hay mucha tensión en el hígado y la vesícular biliar, o incluso en el ovario derecho si se trata de una mujer. Esto está relacionado con emociones no dirigidas de enfado y rabia y el paciente lo muestra con una tendinitis de hombro derecho. Y así con muchas disfunciones del cuerpo. No obstante, cada persona es un mundo y sus circunstancias, por eso se trata de forma individualizada con cada caso para encontrar el origen de ese dolor.

¿Cómo podemos ponernos en contacto contigo?

A través de mi Página web

En las redes sociales:

Instagram

Facebook

Quiero finalizar este post con una frase de Enric Corbera <Aprende a cómo gestionar las emociones y creencias para potenciar tu bienestar>

 

 

Dios es el único Gurú que puede ayudarte

¿Estás buscando un héroe, un gurú que te saque las castañas del fuego? Siento decirte que esa película no es apta para el crecimiento de tu personaje ni para la expansión de tu alma. En cambio es un taquillazo para el ego.

Bastantes experiencias ocurridas en mi vida me llevaron a culpar a Dios, llegué a odiar la figura que representaba para mi ser Dios, llegué a sentir que me había abandonado por completo. Por entonces, mi vida de adolescente estaba llena de problemas, de miedos, y de abusos. Durante años cada palabra referente a la divinidad o que tuviese relación con a la espiritualidad me activaba en mi fuero interno una densidad muy violenta. Odiaba la vida, me odiaba a mí misma, lamentaba cada amanecer, y en muchos atardeceres deseé morir. Desde este presente puedo observar ese pasado con calma, y analizarlo con amor. Desde el segundo uno de nacer uno de mis caminos siempre fue encontrar esa energía inteligente, esa vibración maternal y paternal unidas. Ahora que puedo pensar en mi yo de joven desde otro nivel de consciencia, sé que siempre estuve buscando a Dios para que me volviese a querer, que me aceptara de nuevo, siempre fue un sentimiento muy profundo e íntimo, e intuyo que con connotaciones kármicas, como si una sombra del pasado pesara sobre todo mi cuerpo, mente, y alma. No es lo mismo andar por caminos ensombrecidos con catorce años, que con 39 años. Si los adultos suelen pasar de la espiritualidad, a los jóvenes les raya todo en general. También porque la religión católica en especial manipuló lo que es la luz, lo que es la consciencia, impuso a la humanidad un Dios castigador. Todas aquellas memorias de sufrimiento, de rechazo a lo espiritual, de quema de brujas, de juicios por pensar distinto, todos esos pasados están en la hucha kármica, son parte de todos los inconscientes, están en nuestra propia sombra.

La frase <que sea lo que Dios quiera> hacía que mi estómago se alterara, escuchar a la gente decir aquello me enfurecía, porque me acogí a la creencia de que existimos por nuestra cuenta. Era una superviviente sin la ayuda de la Divinidad, ni de nadie más. Me aferré a una especie de pensamiento de orfandad espiritual, hasta rozar extremos en los que me castigué a mí misma. Para mí el amor había dejado de existir. Aunque me predominan energías de atravesar el caos para transformarme en equidad, en el fondo me mantenía la ilusión de seguir despertando, no sabía cómo, era muy joven y “dependía” de situaciones, por entonces no disponía de los recursos que ahora conozco. Pasara lo que pasara en el pasado, escogí los caminos correctos y necesarios para que mi personaje integrara el perdón y la comprensión. A medida que transcurría experiencias y aprendizajes es cuando me reencontré con el verdadero significado del amor, de Dios. Guardo en el recuerdo momentos significativos en los que mis guías, o los guías en general se comunicaban a través de personas que canalizaban para decirme <ey, no estás sola, estamos aquí contigo, siempre hemos estado contigo>. También me transmitían mensajes a través de interruptores que funcionaban solos, de vasos que explotaban, con canciones que representaban a familiares fallecidos, también en sueños. Siempre tuve la voz de mis guías, de mi ángel guardían, pero inconscientemente rechazaba todo lo “extraño”, sentía miedo, y aunque me ayudaron a pasar una infancia muy imaginativa, algo hizo que cortara aquella conexión de manera natural. Cuando me embarqué a crecer personalmente, cuando acepté la responsabilidad de hacerme cargo de mi sombra, cuando experimenté que a través de mi sanación energética el autismo de mi hijo parecía ser reversible, en ese momento de mi vida es cuando verdaderamente hice un trabajo de perdón, y comprendí que no tenía que acercarme a Dios, pues él siempre estuvo en mí.

Ahora puedo decir sin sentir conflicto Acepto ser el propósito de Dios (la consciencia, el unvierso, la energía inteligente, la fuente, el origen, llámalo como tú desees) en la tierra.

Crecimiento Personal

La expansión en consciencia se consigue paso a pasito. La evolución personal y álmica no es una carrera de 50m, las prisas traen expectativas del ego y la mayoría de las veces, esto acarrea chocar contra muros de aprendizajes pendientes. No resueno con la idea y pensamiento de quienes dicen eso de yo soy la misma persona de siempre, o las personas nunca cambian. Si la vida es cambio, movimiento, no deberíamos de ser las mismas personas de hace 10 años, de hace 5 años, ni siquiera la misma persona de ayer. Si a la Vanesa de hace ocho años le contara sobre mi vida en este presente, lo que me gusta hacer, el trabajo personal que realizo, los sueños que tengo, teniendo en cuenta el camino espiritual, me dejaría de hablar cortándome rápidamente con un no me interesa. La espiritualidad es universal, y está en todo ser humano, pero el camino espiritual y su práctica es independiente y personalizado. La verdad no es gemela de otra verdad, el mundo lo interpretamos según la programación interna y personal, que ésta a su vez se integra de memorias, de inconscientes y sombras que dar luz. Mi verdad puede ser criticada o compartida, pero esto solo puede darse cuando uno experimenta con las posibilidades de la vida. Y lo que ayer te salvó mañana puede dañarte.

La sociedad le ha dado una importancia sobrevalorada al intelecto, no digo que no tenga su modo de ayudarnos en la vida, pero creernos mejor que otra persona porque sabemos escribir, o porque hablamos no se cuántos idiomas, o porque somos los mejores coachings con un sinfín de másters que el ego espiritual se jacta en enseñar cada vez que puede… a mi la titulación de manual no me aporta valor si no se contempla la inteligencia emocional. Recuerdo una vez como una psicóloga profesional trabajadora/representante de la administración pública, me dijo sin inmutarse y con una frialdad que por entonces, me activaba demasiadas memorias, que mi hijo era muy TEA… Aquella tutoría me da para escribir un mini relato entre el suspense y el humor negro. Respeto que cada persona se dedique y trabaje a lo que quiera, poniendo o no su corazón, pero no comparto esa verdad, personalmente no me ayuda a evolucionar como personaje y como alma.

¿Se puede crecer personalmente sin escuchar al alma? Dudo que sin aprender, aunque sea las lecciones básicas pactadas entre el alma y el personaje se pueda tener una vida próspera. ¿Hay felicidad en la ignorancia?, ¿hay felicidad en eso de mejor no saber? Creo que eso no es felicidad, sino inconsciencia, como el libre albedrío, tambíen tiene una carga, por no decir que toda, inconsciente. Quiero parafrasear a Carl Gustav Jung “Aquellos que no aprenden nada de los hechos desagradables de sus vidas, fuerzan a la conciencia cósmica a que los reproduzca tantas veces como sea necesario para aprender lo que enseña el drama de lo sucedido. Lo que niegas te somete. Lo que aceptas te transforma”.

El crecimiento personal es una herramienta de desarrollo individual, humano que profundiza en el ser desde una perspectiva holística y transpersonal (más allá del personaje). El crecimiento personal debería de ser una enseñanza en la vida cotidiana del ser humano, como la inteligencia emocional. Desde esta dimensión dual, el ego ha mangoneado la espiritualidad a su antojo, manipulando conceptos, incluso llegando a establecer que lo natural es una opción no habitual, con la etiqueta rar@. Mi comienzo con el crecimiento personal fue hace unos 8 años a través del autismo de mi hijo, he de decir que nunca viene solo el crecer personalmente (el aprendizaje sí lo haces en soledad, pero acompañad@ de una experiencia que sin duda te lleva a los límites del sufrimiento). La expansión en consciencia siempre va acompañada de alguna situación/aprendizaje que aceptar, que llevar a introspección, perdonar, y dar paz.  Sobre todo a un@ mism@. Puede que hayan memorias que se resisten a sanar y siguen pululando por mi energía inconsciente, pero puedo decir que ni soy la misma persona que hace unos años, y tampoco el autismo de mi hijo tiene la misma cara que cuando lo conocí por primera vez.  Puedes creer o no, pero mi consejo es que lo experimentes, que te cuestiones, incluso la espiritualidad que practicas en este presente.

Voy a aprovechar esta publicación para hacer una mini masterclass de la numerología que practico.

Tenemos las palabras CRECIMIENTO PERSONAL, las represento con la numeración correspondiente en sus vocablos. No me gusta quedarme solamente con el resultado final, para mí es importante buscar los posibles orígenes de la raíz unitaria, porque son como esas memorias que van con un@ mism@ a todas partes. Indagar en los complementos de cada suma me da información para comprender más ampliamante y en profundidad, los pequeños detalles siempre están comunicando cosas. Comparto los valores numéricos de cada letra, para que puedas entender de dónde saco esas terminaciones.

1       2      3      4       5      6       7      8      9

A      B      C      D      E       F       G      H       I

J       K      L      M      N      O      P      Q      R

S      T      U      V       W     X       Y      Z

En Crecimiento tenemos la vibración final 6, que nos habla del amor incondicional, de aprender a relacionarnos sin caer en dependencias emocionales, alejarnos del drama o el victimismo, tener una autoestima sana. Para mí el 6 nos dicta que damos demasiado a las personas y en cambio para un@ mísm@ estamos carentes de auto amor. Se nutre de un 0, que es el recuerdo de la divinidad, esa conexión con el origen. “Si no amamos no creceremos”. En Personal tenemos la vibración resultante 1, que nos habla del Yo, del personaje, de ser alquimistas, y como aprendizaje está el creer en esa parte más transpersonal para poder crear desde una zona armoniosa y creativa, el 1 es el comienzo, la salida de carrera, es el empuje a vivir a nuestra manera, es una energía muy mental, muy “yo soy mi propi@ jefe o jefa”. En CRECIMIENTO PERSONAL podemos observar que su vibración resultante es 7, energía que nos habla de la consciencia, de la búsqueda del ser, de analizar, de dejar de ser tan racionales y dar espacio al corazón, nos habla de lecciones sobre la igualdad, de equilibrar las energías femenina y masculina, de tomar las riendas de nuestra vida. Hay vibraciones a tener en cuenta como la 5, 9 y 3, que nos hablan de los cambios, de aprender a soltar el control del tiempo, de ser flexibles, de potenciar la intuición o inspiración, de aceptar que somos seres de luz que estamos para ayudar y aportar claridad al mundo, pero sobre todo a la vida propia. Sin procesos de introspección no habrá crecimiento personal. La energía 3 me gusta, nos susurra que no nos olvidemos de nuestra parte infantil y divertida, que amemos y juguemos, que reconectemos con la inocencia, que aquello que queremos está pasando la puerta del miedo, solo es una puerta, nada más. La vibración 3 es el recuerdo de que somos creadores como la inteligencia universal que nos creó y nos conoce a cada uno a la perfección.

Ama, experimenta, juega, disfruta, llora, ríe, aprende y crece.

 

 

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
YouTube
× ¿Cómo puedo ayudarte?